Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 noviembre 2020
21:05
h

“Los humanos tenemos mecanismos psicológicos contra la fatiga pandémica”

Miedo, incertidumbre y pérdida de seguridad psicológica definen nuestro estado actual

El pasado mes de octubre la OMS acuñó la expresión ‘fatiga pandémica’ para referirse a un “hartazgo” generalizado. “Viene a indicarse que hay un cansancio y una desmotivación para seguir las recomendaciones de modo estricto, como se venía haciendo hasta ahora, porque la situación ya dura mucho tiempo”, puntualiza el catedrático de Psicología Clínica de la USC, Elisardo Becoña, que recientemente ha publicado el libro Lo inesperado en nuestras vidas: Manual de supervivencia psicológica, sobre el tema.

Además, incide en que “esta ‘fatiga pandémica’ va más allá de los 10 meses de covid que llevamos arrastrando, y es que, realmente, “no sabemos cuánto tiempo falta todavía para tener controlado al virus, pues no solo tiene que haber una vacuna, sino que sea efectiva y que nos proteja a todos”.

Aún queda un periodo largo de tiempo, y es por ello que la OMS y otros organismos de salud van estudiando estas temáticas y extrayendo ideas, consejos y medidas para, por una parte, controlar la pandemia y, por la otra, hacerle frente psicológicamente.

“Lo que nos está ocurriendo en esta situación de confinamiento lleva estudiándose muchos años, por lo que contamos con unos estudios precedentes que nos dan pistas para comprender”, explica el profesor Becoña. Sin embargo, concede “sí es cierto que no nos había ocurrido antes un confinamiento tan masivo como el actual ni tan extenso, ya que en estos momentos abarca a muchísimos lugares del mundo”. De este modo, “por un lado, tenemos información, pero por otro, hay elementos nuevos que no nos habían ocurrido”, asevera.

Desde la perspectiva psicológica, tal y como apunta el catedrático, hay tres elementos que caracterizan el estado anímico de una persona en situaciones catastróficas y de crisis. “El primero es el miedo a lo que nos puede ocurrir como emoción básica; luego la incertidumbre de que no sabemos lo que nos va a pasar ese día o mes; y, finalmente, la pérdida de seguridad psicológica por la pérdida de control sobre el mundo”, indica.

CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN DEL SER HUMANO. “Actualmente no hay duda de que el miedo, la incertidumbre y la pérdida de seguridad psicológica están afectando a casi todo el mundo, pero de aquí a cinco años la perspectiva es más optimista, debido a que la capacidad adaptativa del ser humano es impresionante”, asegura el psicólogo.

En este sentido, detalla que hay tres elementos que modulan el comportamiento de los humanos de cara al futuro: “La enorme capacidad de resistencia, conocida como ‘resiliencia psicológica’, que le permite hacer frente a situaciones muy difíciles y ser capaz de superarlas; el optimismo, rasgo central de personalidad en el comportamiento humano (realista, no desaforado); y el apoyo social, muy importante actualmente”.

Por estas tres razones, el profesor Becoña considera que, “pese a que ahora hay un sufrimiento colectivo evidente, es asumible y superable”. Y es que, pese a tratarse de una mala etapa para la población mundial, “tenemos mecanismos biológicos y psicológicos para hacerle frente”. “Lo peor que puede pasar es que una persona contraiga el covid y se produzca una letalidad en ella, lo demás se puede afrontar y superar”, sentencia Elisardo Becoña.

de pandemia a ‘sindemia’

··· El profesor de la USC Elisardo Becoña hace referencia a otro término para definir la situación que estamos atravesando además de ‘fatiga pandémica’, y es ‘sindemia’. ¿Su significado? Viene a indicar que ahora, a diferencia de lo sucedido en otros momentos históricos, se mezcla el tema sanitario (el control de la epidemia) y el social, es decir, las consecuencias a nivel económico y de organización vital. “No solo hay una parte sanitaria a la que hacer frente con aislamiento, intervenciones hospitalarias y prevención, sino también una parte social de gente que pierde su trabajo o se va al ERTE”, dice el profesor.

··· “Se precisa también de un apoyo social que amortigüe ese tipo de efectos”. “Lo que podemos deducir desde una perspectiva histórica y de cómo son las pandemias es que de esto vamos a salir bien, pero no mañana, así que es necesario aguantar durante un periodo de tiempo estos impactos (a nivel económico, familiar, de salud y psicológico)”, sentencia.

21 nov 2020 / 23:52
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito