Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 abril 2021
02:00
h
testimonios. Los profesionales gallegos alertan sobre los efectos del impacto psicológico que sufren // Los pacientes llegan asustados y muy preocupados TEXTO Lorena Rodríguez

SOS desde las ucis: “Es agotador no ver un final”

Agotados pero al pie del cañón un día tras otro. Así están en críticos. No en vano, es la mejor definición del estado de ánimo de los profesionales sanitarios que lidian con los contagios de la COVID, tanto desde Cuidados Intensivos (uci) como en REA, unidad de vigilancia posquirúrgica. “Nos sentimos cansados físicamente, pero psicológicamente es agotador no ver un final cercano. Respecto a la primera ola, pensábamos que iba a superarse; la segunda, también. Pero esto se repite y ya creo que volveremos a tener una cuarta”, reflexiona el especialista de Medicina Intensiva del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), Pablo Vidal.

La dureza de la tercera ola empieza a sumir a estos profesionales, que se encuentran casi al límite de sus fuerzas, en una honda desesperación, provocada por la sobrecarga asistencial y la sensación de haber regresado a la casilla de salida, aunque ahora mejor preparados.

“Un desafío”, resume este intensivista. Vidal forma parte del amplio equipo que atiende a los pacientes más graves del hospital, en uci y REA, y muestra su preocupación por el alto número de infecciones, cuyo pico espera que se empiece a ver “en unos diez o quince días” y con la principal diferencia –respecto a los inicios– de que ahora llegan familias enteras con la enfermedad.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria, han ido pasando pacientes por las diferentes unidades de críticos de su centro, muchos con insuficiencia respiratoria muy severa. De hecho, en un altísimo porcentaje requirieron ventilación mecánica y sedación. Para muestra un botón. Este profesional cuenta “con los dedos de las manos los que no se intuban”.

¿Y cómo llegan los pacientes? “Lo que se ve es que están asustados y muy preocupados, ven que puede ir mal y eso se aprecia en su cara de angustia”, destaca Vidal.

Hugo Babarro, enfermero de uci que en la primera ola alzó la voz para criticar duramente el material defectuoso que había en el centro hospitalario, lamenta que un año después tengan la sensación de “volver a estar en la casilla de salida”, aunque mejor preparados.

A sus 45 años y con más de dos décadas de experiencia profesional, quince de esos años en uci, esgrime que la actual es una de las situaciones “más estresantes” que ha experimentado. Al principio, rememora, porque los medios de protección eran los justos. No se conocían bien los protocolos y faltaba material. Ahora, por la presión asistencial.

Uno de los primeros ingresos que tiene grabado a fuego Hugo Babarro en su mente es el de una persona procedente de Alemania. “Se habían contagiado sus padres; al poco de venir, acabó en uci y falleció”, dice este profesional que trabaja en la zona “sucia” del hospital.

Con la experiencia de casi doce meses bregando contra la adversidad, la gente como Babarro pide auxilio para poder atender la enorme carga de trabajo, agravada porque además de los casos con COVID-19 tienen que ocuparse lógicamente de pacientes de otras patologías.

Esta situación, sostiene, “ha obligado a readaptar espacios y traslado de pacientes, como los enfermos coronarios. Ya no es la sobrecarga en sí, sino lo que sobrecarga al resto de unidades”, reflexiona este enfermero, que ha visto como la reanimación “se está usando como unidad COVID”.

Hugo cree que si la ciudadanía viese “la cruda realidad” a la que se enfrentan, se “concienciaría más”. “Puedes pensar que no es para tanto. Porque semeja que a quien no le ha tocado esto de cerca, pues parece que no va con él”, se queja.

“Pero si viesen las miserias que vemos aquí, la gente no se tomaría las medidas tan a la ligera”, incide este enfermero, que siente “más protegido” dentro que “fuera”. Todas estas son observaciones que deja este trabajador de la sanidad pública, que ha visto “de todo” en este tiempo, desde pacientes que se muestran “muy críticos” con los que incumplen las normas en la calle hasta “negacionistas que decían no haber tenido COVID”.

A la espera de recibir la segunda dosis de la vacuna, estos profesionales del hospital ourensano coinciden en que el antídoto es la “clave” para acabar con “los estragos” causados por el SARS-CoV-2, un minúsculo patógeno. “La vacunación será lo que nos saque de esto”, rematan Babarro y Vidal.

04 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito