Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h
Mar Sánchez Sierra

Encargada de velar por la imagen, y algo más, del presidente

Secretaria xeral de Medios de la Xunta

Decía el general Colin Powell que “la lealtad significa darme tu opinión honesta, ya sea que pienses que me gustará o no” y Mar Sánchez Sierra, mujer de convicciones muy profundas, es la única persona que en el mundo de la política capaz de señalarle a Alberto Núñez Feijóo, parodiando el famoso cuento del danés Hans Christian Andersen, que se pasea desnudo. De decirle directamente que se equivoca alguna vez, que no acierta siempre. Lleva veinte años siendo la persona que, en medio de la cadena de mayorías absolutas, le obliga a tener los pies en el suelo para no perder el contacto con la realidad y ver los problemas de los ciudadanos alejados de las moquetas del poder.

Dicen los expertos en asuntos Feijóo que el presidente acostumbra a pedir opiniones a bastantes personas y que cuenta con distintos números dos en función del tema que se trate; ya pueda ser Alfonso Rueda, Pedro Puy, Miguel Tellado o Francisco Conde, o algunos más, pero que siempre acude a la misma fuente cuando se trata de asuntos de capital importancia. Un buen ejemplo ocurrió en 2018 cuando dudaba si debía o no presentarse para liderar el PP. Reunió a su núcleo duro y pidió que se prepararan dos discursos, uno anunciando que se iba y otro diciendo que se quedaba. De los allí presentes solo una persona, Feijóo aparte, sabía cuál había que retocar y pasar a limpio: era Mar Sánchez.

Todo el mundo podría dudar o especular sobre quiénes le acompañarían en esta nueva singladura, pero la secretaria xeral de Medios era fija en todas las quinielas. Ella es la persona en la que más confía el presidente de la Xunta y ella es la que se va a encargar de lidiar con el miura que representan los medios de comunicación en Madrid. Javier Casqueiro en El País ya reflejó que Feijóo pidió un respiro inicial a los periodistas madrileños y que recibió una negativa por respuesta. Sabe que le miran con lupa pero también es consciente de que Mar se encargará, desde ya, de establecer un cordón de protección.

Son mucho años ya en esta función y conoce como pocos los resortes. Que nadie se equivoque, ella no es del estilo de Miguel Ángel Rodríguez ni de Iván Redondo, ella tiene marca propia y controla dentro y fuera. El mejor ejemplo lo vivimos la noche del motín en Génova. Siempre atenta no tardó ni cinco minutos en apagar un incendio en el que solo se iba a quemar el político gallego. Lo hizo al más puro estilo Mar: dándole la vuelta a la tortilla y frenando de seco el alboroto. Sin estridencias, como es ella, la verdadera “vicepresidenta”, o la número dos, de Feijóo. SABELa ARIAS

05 abr 2022 / 00:31
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito