Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 26 octubre 2020
02:22
h
Ya está en obras y prevé inaugurarlo en agosto // Ocupa 160 m2 y pretende que sea un local de cocina tradicional // La decoración será sencilla // Está en el puerto // Salieron a la luz las losas de piedra de la antigua planta de salazón TEXTO Suso Souto

Chipperfield abrirá este verano un bar-restaurante en Corrubedo

Las escapadas del prestigioso arquitecto británico David Chipperfield a la localidad ribeirense de Corrubedo (donde veranea desde hace décadas y donde adquirió varias casas) son cada vez más frecuentes y, sus estancias, cada vez más prolongadas. Y, después de haberse implicado con el municipio creando la Fundación RIA o instalando una escultura del artista Gormley a orillas de la playa de As Furnas, ahora avanza en su compromiso con Ribeira para abrir allí un establecimiento hostelero.

Y será, como no podía ser de otra manera, en Corrubedo. Concretamente en el puerto. A través de su empresa David Chipperfield Architects ha alquilado la planta baja del inmueble situado en el número 4 de la zona portuaria, frente a la playa de A Robeira (al lado del bar Pequeño).

Se trata de un local de aproximadamente 160 metros cuadrados, que pretende convertir en un bar-restaurante en el que se ofrezca cocina tradicional gallega. La decoración será sencilla porque quiere que sea un establecimiento “como los de toda la vida”, según comenta la arquitecta a la que encomendó el proyecto, Sofía Blanco Santos.

Y, de hecho, Chipperfield se refiere a este negocio como “la reapertura de un bar que cerró hace años”. Añade que “la idea es que sea un bar local para el pueblo de Corrubedo, más que un restaurante” y que tendrá cocinero gallego.

Las obras ya están en marcha desde principios de este mes. Estaba previsto iniciarlas ya en marzo, pero el decreto del estado de alarma retrasó el comienzo de los trabajos, que lleva a cabo una empresa de la zona: Construcciones y Reformas Francisco Brión, de Olveira.

En las primeras tareas, en las que se han saneado los muros, ha saltado una sorpresa: salieron a la luz las losas de piedra (de cincuenta por treinta centímetros) de la antigua planta de salazón que hubo en ese lugar. El local pertenece a Isolino Brión, quien indica que antiguamente hubo allí una planta de salazón y que, con posterioridad, se construyó la casa en su lugar.

Su padre, Isolino, regentó allí una pescadería durante unos meses. Pero el negocio no prosperó, y en los años setenta abrió un bar que regentó junto su esposa, María Santos. Se llamaba Bar O Porto y fue famoso por la exquisitez de las tapas que elaboraba la mujer. Estuvo abierto hasta el año 1992.

La entrada del futuro negocio hostelero ocupa unos sesenta metros cuadrados; la zona destinada a la cocina, unos diez; y la del bar, unos cincuenta. En la parte posterior cuenta con un almacén.

En principio, Chipperfield pretende que el establecimiento pueda abrir sus puertas ya este verano, en principio en agosto, aunque la fecha no es firme. Baraja varios nombres. Uno de ellos es O Bar do Porto.

En cuanto a Sofía Blanco Santos (Santiago, 1990) es licenciada en Arquitectura por la ETSAM de Madrid y Master por el Graduate School of Design de la Universidad de Harvard. En 2018 abrió su estudio en Galicia y, entre los proyectos que realizó en Barbanza figuran los apartamentos de verano en el camping de Coroso (Ribeira).

areadecompostela@elcorreogallego.es

el protagonista
UN APASIONADO DE LA RÍA DE AROUSA
Image
David Chipperfield
Arquitecto

Después de casi tres décadas veraneando en Corrubedo, David Chipperfield siente un gran y profundo afecto por Ribeira, por la ría de Arousa y por Galicia. Por su paisaje y por su costa, por el ambiente de la comunidad y por sus costumbres. Ni él ni su esposa Evelyn han faltado nunca a su cita estival con la localidad corrubedana, a la que acuden también en otras épocas del año y en la que ejercen como anfitriones-embajadores de sus amigos. También sus tres hijos les acompañan cada año... y también ellos se han enamorado de la zona del Barbanza.

En 2017, Chipperfield lanzó la Fundación RIA en Galicia (entidad sin ánimo de lucro) para fomentar un crecimiento urbanístico sostenible y respetuoso con el medio y con la cultura tradicional.

Entre las numerosas distinciones que atesora, es comandante de la Orden del Imperio Británico; recibió la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania; fue distinguido también como caballero por sus servicios a la arquitectura en el Reino Unido y Alemania; y posee la RIBA Royal Gold Medal for Architecture y el Praemium Imperiale de la Japan Art Association, ambos otorgados en reconocimiento al trabajo de toda una vida. Asimismo, fue galardonado con el premio Concello de Ribeira y posee el título de Gallego del Año que le otorgó el Grupo Correo Gallego.

{ la letra pequeña }
Compromiso e implicación
Suso Souto

IMAGINO que muchos alcaldes gallegos mirarán hacia Ribeira con sana envidia. Algunos se contentarían con que una personalidad tan relevante a nivel internacional como lo es el arquitecto británico David Chipperfield veranease en su localidad de vez en cuando. Ribeira no sólo tiene esa suerte: también es un municipio afortunado por haber conseguido enamorarle hasta el punto de poder beneficiarse de su compromiso con el territorio. A través de la Fundación RIA y, no lo olvidemos, de forma desinteresada, realiza un intenso y valioso trabajo en pro de un crecimiento urbanístico sostenible y respetuoso con el medio y con la cultura tradicional. Su pasión es nuestra esperanza; su reto debe ser también el nuestro.

26 may 2020 / 03:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito