Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 06 diciembre 2022
21:07
h
Explotaciones Gallegas adquirió la extensión en 1993 y cuatro años más tarde inició la recuperación de los espacios degradados // El Centro de Valorización Ambiental tiene en nómina 300 trabajadores y sostiene más de 200 empleos indirectos // Desarrollan su actividad 4 empresas FIRMA: C. Estévez

El 80% del terreno de la antigua mina de Touro ya está regenerado

El Centro de Valorización Ambiental (Vatop) de Touro-O Pino es una extensión de terreno de 520 hectáreas repartidas entre los términos municipales de ambos concellos. La superficie fue utilizada como mina de cobre por Riotinto hasta 1986. En 1993 la adquirió Explotaciones Gallegas (EXGA) que, cuatro años más tarde, emprendió una recuperación intensiva de los espacios degradados. En estos momentos, “la extensión regenerada o en proceso de regeneración y mantenimiento medioambiental equivale a un 80 % del total”, aseguran fuentes del Centro de Valorización.

Vatop mantiene en nómina a día de hoy a 300 profesionales y sostiene más de 200 empleos indirectos. La mayor parte del personal procede de los ayuntamientos del entorno. En la actualidad, sobre las parcelas no sujetas a este proceso de regeneración, desarrollan sus actividades cuatro empresas.

Una de ellas se trata de Explotaciones Gallegas (EXGA), dedicada a la extracción y producción de áridos y obra pública. “Actualmente, F. Gómez y Cía, S.L. y Explotaciones Gallegas, S.L. son empresas herederas de más de 130 años de continuidad familiar empresarial que trabajan con medios propios, con un continuo compromiso con la calidad, seguridad y respeto al medio ambiente”, indican desde Vatop. Su actividad se dirige a la fabricación de áridos y mezclas asfálticas, explotación y conservación de carreteras y promoción de suelo industrial, entres otras.

Tratamientos Ecológicos del Noroeste (TEN) es otra de las empresas que opera en los terrenos de la mina. Esta planta está especializada en la gestión y valorización de residuos. TEN desarrolla dos tipos de productos, utilizando para ello residuos no tóxicos ni peligrosos, tales como lodos de depuradoras (EDAR), cenizas de calderas de biomasa o escorias, generados en la comunidad gallega.

Además elabora tecnosoles, suelos artificiales que se emplean para la restauración de espacios degradados por actividades mineras o por la construcción de grandes infraestructuras para corregir la calidad de los suelos y, a su vez, repoblar las zonas que han sufrido alteraciones ambientales debido a alguna actividad industrial. “En un principio, los tecnosoles diseñados por CVAN en colaboración con la USC, fueron empleados exclusivamente para recuperar los terrenos de la antigua mina de Touro pero, a día de hoy, su uso se extiende a otros puntos: han sido empleados en la restauración de las escombreras de las obras del AVE en A Gudiña, entre otros”, señalan fuentes de TEN

En esta planta se fabrican además fertilizantes orgánicos naturales, a través de técnicas de compostaje, para su empleo en agricultura extensiva (campos de maíz, viñedos, etc.). “Este abono natural actúa como un excelente nutriente para el suelo, mejorando la estructura y ayudando a reducir la erosión y a aumentar la absorción de agua por parte de los cultivos”, explican. La planta de TEN cuenta con la Autorización Ambiental Integrada otorgada por la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio y es líder en Galicia en la gestión de este tipo de desechos.

Dende TEN ofrecen servicio a más de dos millones de habitantes y gestionan además lodos y cenizas de Ence, Finsa, Pescanova y Coren, entre otras empresas. Desde Tratamientos Ecológicos del Noroeste aseguran que los residuos valorizados en la planta proceden de: lodos de depuradoras del eje atlántico (A Coruña, Santiago, Pontevedra, Vilagarcía, Sanxenxo...), Cenizas de Biomasa de las principales industrias gallegas que tienen calderas de biomasa (Ence, Finsa...) y Lodos industria Agroalimentaria (conserveras, cocederos...).

Tyrma (Tecnología y Materiales de Reciclaje) es otra de las empresas que operan en los terrenos de la vieja mina. Siguiendo con las actividades enfocadas a la economía verde y circular, se trata de la única planta gallega especializada en el reciclaje y valorización de plástico flexible procedente de la recogida de residuos sólidos urbanos (bolsas, film, envases ligeros, etc.) y plástico de uso agrícola e industrial (bolsas de silo, plástico de invernadero...) que alcanza las 8.000 toneladas anuales.

Gracias a Tyrma y en colaboración con la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio en un programa de recogida de plásticos, “evitamos el vertido y la incineración de gran parte de estos plásticos (prácticas que dañan el medio ambiente) en los que se obtiene polietileno de alta y baja densidad (granza) destinado a la fabricación de nuevos productos, dándole un segundo uso a estos plásticos”, apuntan fuentes de la entidad.

Tyrma produce aproximadamente 6.000 toneladas de granza al año. El 60 % del plástico generado se destina a la elaboración de bolsas de basura y un 40 % a tuberías de uso agrícola. Se encarga de gestionar los plásticos de este tipo de más de cien municipios gallegos. A esto se suma el tratamiento de plástico flexible procedente de la recogida de desechos sólidos urbanos (bolsas, film, envases ligeros, etc.).

En las instalaciones se reciben para su reciclaje residuos de construcción y demolición,● separación de los diferentes elementos reutilizables tales como metal, plásticos, cartón o madera. Se fabrican áridos reciclados para volver a usar y se envía al vertedero final autorizado la fracción no reutilizable de los desperdicios recibidos.

Por último, CVAN (Centro de Valorización Ambiental del Norte), se dedica a la investigación, desarrollo e innovación en materia medioambiental. CVAN diseña procesos innovadores de valorización de residuos, subproductos y materias primas para conseguir una mejora ambiental sostenible de suelos, aguas y ecosistemas. Mantiene una colaboración activa con diferentes universidades (USC, UVigo, Universidade do Minho) y empresas (Ferrovial, OHL, Hifas da Terra, Sogama, Edafotec, Lipor o EN USA) para el desarrollo de proyectos de l+D medioambiental.

Actualmente participa en varias iniciativas. Por un lado, está implicada en el diseño, formulación y elaboración de tecnosoles para la biorremediación de suelos contaminados por hidrocarburos o metales pesados y suelos de canteras de pizarras. Por otro lado, se centra en la valorización de desechos orgánicos con control avanzado y monitorización óptica. También se encarga de la valorización sostenible de residuos vitivinícolas y su principal función es la de promover el compostaje como práctica de gestión de desperdicios orgánicos en la agricultura y la silvicultura.

El plan de regeneración de la vieja mina se inició en la segunda mitad de los 90 en cooperación con un equipo de investigadores del departamento de Edafología de la USC, liderado por el catedrático Felipe Macías. Este proyecto pionero enseguida se convirtió en un ejemplo a nivel mundial por recuperar la calidad de las aguas de los ríos del entorno y el uso de tecnosoles para regenerar los suelos. Vatop es todo un ejemplo de sostenibilidad: estudiosos de más de 40 países han visitado los terrenos para imitar su plan.

31 ago 2020 / 00:38
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito