Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 16 mayo 2022
02:00
h
ENTREVISTA
DAVID MECA // Deportista y nadador de aguas abiertas

“Aunque el reto sea duro el sufrimiento se olvida”

Ha sido dos veces campeón del mundo FINA en la distancia de 10 km en el Campeonato Mundial de Natación en Aguas Abiertas de Honolulú (2000) y en la distancia de 25 km en Montreal. Ganador de 28 Copas del Mundo en aguas abiertas. Nueve medallas entre Mundiales y europeos oficiales. Llegó a ser el nadador más laureado de la natación en aguas abiertas a nivel internacional. Uno de sus retos fue hacer el Camino de Santiago nadando (Xacobeo 2010). Como curiosidad, su frecuencia cardiaca es de 28 pulsaciones por minuto (un adulto no entrenado tiene sobre 60-70).

¿Qué hace un campeón del mundo de aguas abiertas en los caminos de tierra del Camino de Santiago?

Marcarme nuevos retos y seguir creciendo, porque la vida consiste en ponerse objetivos permanentemente y tratar de conquistarlos.

¿Se ha abierto en canal? ¿Conoceremos al Meca más intimista en El Camino Interior?

Completamente. En un clima relajado como el que se crea en la serie es fácil hablar y conectar. En El Camino interior se genera un clima de conversación profunda que podía intuir pero que no alcanzaba a imaginar del todo. Y Miguel Ángel me lo ha puesto muy fácil.

¿A usted le ha servido personalmente participar en este proyecto? ¿En qué?

Me ha servido mucho. A todos nos ayuda tener momentos donde poder encontrarnos a nosotros mismos y compartir yo más íntimo. Y si esto sirve para ayudar a otras personas ya es un gran regalo.

En las primeras imágenes de su capítulo en el documental se le ve muy contento. A veces los caminos cuestan, pero se hacen más llevaderos con una sonrisa.

La sonrisa no hay que perderla nunca. Entre otras cosas, es la expresión de un lenguaje positivo con uno mismo y con los demás. Desde pequeño he aprendido a luchar contra la adversidad. He entendido que a cualquier crisis se le hace frente con lucha y con predisposición para superar ese obstáculo. Así es como realmente nos hacemos más fuertes.

Anda usted la segunda etapa, desde Mazarife hasta Astorga. ¿Se ha quedado con ganas de pisar Galicia?

Hice el Camino de Santiago a nado hace once años siguiendo la ruta marítimo-fluvial por la que llegó el apóstol Santiago en el año 44. Conozco bien Galicia, y tengo muchos amigos gallegos, pero participar en la serie me ha despertado el deseo de recorrer con calma todos estos itinerarios llenos de energía.

Aquel reto a nado hasta Santiago fue duro. ¿Cuándo uno consigue un reto se olvida del sufrimiento y del esfuerzo?

Aunque el reto sea duro, el sufrimiento se olvida. Llegar a una meta, conseguir un objetivo, tiene un efecto balsámico: hace que el dolor se pase, y eso que de aquel reto gallego acabé en el hospital con hipotermia, porque nadamos en la primera semana de enero con un frío brutal.

¿Nos olvidaremos de la pandemia?

Espero que no. Hemos perdido a demasiada gente. Yo sí creo que estamos aprendiendo a ser mejores personas y como me explicó Miguel Ángel de porqué creó este proyecto, aprender también a ir más a lo esencial en nuestras vidas.

Su vida incluye una infancia dura, una juventud llena de éxitos deportivos y una madurez como conferenciante. ¿Tiene ahora más tiempo de sacarle partido a las reflexiones sobre las cosas que ha vivido?

Me retiré hace una década y desde entonces he tenido más tiempo para la reflexión y para satisfacer mis inquietudes interiores. Siempre ando entre retos, pero ahora son menos exhaustivos y me dejan más tiempo para seguir madurando mi esfera más íntima. Cada vez me interesa más escuchar las historias de luchadores y luchadoras que saben acertar con la vida. Me encantaría que la gente me recuerde más como una buena persona que como un campeón del mundo.

Muchos deportistas se pierden cuando acaba su etapa en primera línea. ¿Lo ha pasado usted mal? ¿Cuáles son los anclajes de su vida?

Yo siempre fui consciente de que mi etapa deportiva acabaría pronto y tenía que formarme para estar listo cuando empezara la nueva fase. Estudié tres carreras y desde hace diez años afronto la vida con normalidad. Viví momentos deportivos muy bonitos, pero ahora sigo adelante con una vida llena de pasiones, pero sin necesidad de demostrar nada.

¿Sigue entrenando? ¿Hacia dónde se dirige ahora su camino?

Sigo entrenando casi todos los días, con menos intensidad, claro. Es, también, una manera de dar ejemplo: el deporte nos hace mejores como personas, y como sociedad. Mi camino se dirige hacia una vida lo más feliz posible, como tratan de hacer otras muchas personas.

Después de su experiencia en el rodaje, ¿qué podemos esperar de El Camino Interior?

En El Camino Interior vamos a ver a personas increíbles que abren sus corazones con una generosidad extraordinaria. Son personas con vidas muy trabajadas y que tienen muchas cosas que aportar. En esta sociedad hacen falta personas con valores para que los jóvenes tengan referentes a los que ver y escuchar.

La huella

David Meca ha logrado ser un campeón del mundo contra viento y marea. Pudo haber sido una persona reservada, sedentaria, resignada, dolida y triste, de esas que se pasan la historia buscando culpables. Pero se echó a nadar sobre las dificultades y convirtió la mar brava en un podio. Querer ganar la partida, esforzarse y tener un corazón tamaño Atlántico han logrado que la mejor medalla de su vitrina sea la sonrisa que viste y que brilla mucho más que el speedo

05 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.