Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

Cientos de universitarios abarrotan las inmobiliarias a la caza de un piso digno

Una oferta de cien viviendas colapsan una conocida oficina de Santiago // “Ahora los estudiantes se adelantan: saben que el mercado está muy mal y que conseguir una habitación buena es muy difícil”

Apenas hace unos días que finalizó el curso universitario, pero parece que los estudiantes no se van tranquilos de vacaciones si no tienen antes amarrado el piso del próximo año académico. La vivienda en alquiler escasea, como por todos es sabido, y ayer, primer lunes de julio, las colas en las inmobiliarias de Santiago llamaban la atención de hasta los más despistados. Una de la más llamativas fue la de una conocida oficina de la avenida de la Vilagarcía, que ofreció una bolsa de cien pisos de alquiler, y donde desde primera hora de la mañana se agolparon cientos de personas con la esperanza de hacerse con un dormitorio. Los estudiantes son conscientes de que hay poca vivienda en alquiler en la capital gallega, y que, además, buena parte de la oferta se encuentra en un estado de conservación cuestionable, nada que ver con un hogar.

Las inmobiliarias que consultó ayer este periódico confirmaron que ahora los estudiantes se lo toman mucho más en serio, y que prefieren marcharse de vacaciones con una habitación asegurada para el siguiente curso. “Antiguamente no había tanta prisa. Algunos incluso venían a finales de agosto o principios de septiembre, y siempre encontraban. Pero ahora, dada la escasez y que muchos pisos son antiguos y carecen de servicios, la gente se apura más. Sobre todo los de primero de carrera, que son nuevos y quieren tener el piso asegurado”, señalan desde una inmobiliaria del Ensanche, antes de añadir que “muchos de los que llevan varios cursos en Santiago suelen dejar ya apalabrado el alquiler para el siguiente año académico, si no tienen intención de cambiar de piso por algún motivo”.

Como ya ha informado EL CORREO en numerosas ocasiones, la búsqueda de un piso de alquiler para vivir en Santiago se ha convertido en un deporte de riesgo. La nula oferta de inmuebles en este régimen tradicional en la capital gallega provoca que cada opción que sale al mercado, vuele. Dan igual las condiciones o el precio, es tal el punto de desesperación que cualquier vivienda encuentra posibles inquilinos en tiempo récord, unos interesados que se pelean por llevarse el premio final, al más puro estilo de los depredadores para hacerse con una jugosa presa.

En cuando a lo que demandan los estudiantes, la mayoría busca pisos compartidos, aunque también hay casos en que se solicitan apartamentos pequeños de un dormitorio. Evidentemente, el precio varía en base a tres variables, fundamentalmente: la situación, el estado de conservación y la amplitud. También influyen otros aspectos, como las condiciones del inmueble. No es lo mismo que sea un primero sin ascensor que un cuarto en el que hay que subir escaleras. Los bloques con ascensor también se cotizan más. Asimismo, la cercanía al Campus Vida también tiene más demanda. El Ensanche suele ser el barrio más demandado, aunque encontrar un piso en condiciones óptimas y a un buen precio en esta zona se ha convertido en una misión casi imposible. Hoy en día ya es prácticamente encontrar una habitación por menos de 200 euros en un piso compartido del Ensanche, señalan desde una inmobiliaria; en la que apuntan que un apartamento de una habitación rondaría los 500 euros.

Estos hechos ponen de manifiesto el gran volumen de peticiones que registran las inmobiliarias compostelanas por cualquier inmueble que sacan a la luz para alquilar. Tal es el punto crítico que muchas empresas ya ni cogen las llamadas de los particulares, saturados con tal cantidad de peticiones que registran por cada una de las viviendas en el mercado.

Hoy por hoy, Santiago tiene un problema muy grave de viviendas. El tirón turístico de la capital gallega y el suculento negocio de las viviendas vacacionales, muy rentables económicamente, ha provocado un cambio drástico en la oferta de la ciudad, un giro de 180 grados que se ha convertido en un drama. Actualmente, por cada piso en alquiler ya hay diez para visitantes. Esta tendencia, arrastrada desde hace unos años, provoca que cada vez sea más difícil para cualquier persona poder establecerse en Compostela. Así, las opciones cada vez son menores para una demanda amplia, lo que provoca una subida de precios, escalada esta que ya fue puesta en conocimiento y criticada por los estudiantes de la USC.

“La demanda es altísima y la oferta es muy muy baja. Es una cantidad que no da para abastecer la ciudad, es imposible. No resuelve la demanda y las consecuencias son que se disparan los precios, las calidades permanecen igual o bajan (pero sin duda no mejoran) y complica una barbaridad a los que buscan esta oferta”, explica Carlos Debasa, presidente de la Asociación Galega de Inmobiliarias (Agalin). Asimismo, los llamados resistentes del casco histórico, también llevan tiempo reclamando la ausencia de pisos para vivir en la zona monumental, en la que se agolpan, sin embargo, las habitaciones turísticas.

Todo ello lleva a unos datos sangrantes, recogidos por el ente inmobiliario. De este modo, en estos momentos, hay disponibles tan sólo entre 120 y 130 viviendas en régimen de alquiler tradicional, por las 800 censadas por la Xunta de Galicia para uso turístico. Sin embargo, a ese dato habría que sumarle, apuntan, entorno a un tercio más que operan al margen de la ley (comparando los datos oficiales con los de las plataformas), aunque este es un registro no oficial, por lo que “hablamos de más de mil viviendas en la ciudad”. Tras las últimas sentencias favorables que ha obtenido el Concello, que declararía ilegales aquellas viviendas turísticas que no cuenten con licencia municipal, el gobierno local ya ha solicitado a la Xunta que las elimine de su registró y ha iniciado inspecciones a través de la Policía Local para comprobar que han cesado la actividad. Todo ello con la esperanza de que todos estos pisos vuelvan al mercado de alquiler tradicional y satisfagan la demanda de los ciudadanos.

05 jul 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito