Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
00:32
h

Comienza a funcionar la nueva línea 6A para evitar dejar a pasajeros ‘tirados’

Cubrirá el recorrido entre la Intermodal y el aeropuerto // La alta actividad en la terminal durante el verano impedía el uso del autobús a algunos vecinos

Hoy comienzan a funcionar los horarios de invierno en el transporte urbano, y con ellos las modificaciones ideadas por Tussa para intentar descongestionar la línea 6, que desde que presta servicio al aeropuerto deja a vecinos de Lavacolla, San Marcos y San Lázaro tirados en la parada, al llegar los autobuses llenos ya desde la terminal.

Los cambios serán de calado: se dividirá en dos la línea, quedando una para el uso de los vecinos y la otra para los usuarios del aeropuerto. La línea 6, la clásica, volverá al recorrido que tenía antes, el comprendido entre Os Tilos y San Marcos; la nueva, la línea 6A, tendrá un itinerario comprendido entre la Intermodal y el aeropuerto Rosalía de Castro. El gerente de Tussa, José Ramón Mosquera, relata a EL CORREO que lo que se pretende es “actuar en el tramo de mayor congestión, el comprendido entre la Intermodal y San Marcos”. De esta manera se pretende que los vecinos puedan usar cualquiera de las dos rutas de forma indistinta, mientras que los viajeros de la terminal tengan la suya propia. Además, tal y como confirmó el alcalde Sánchez Bugallo recientemente, se añadirá un bus más, hasta un total de nueve.

Aunque los nuevos trayectos incrementarán el número de expediciones y ayudarán a descongestionar la situación, la óptica desde la que se han enfocada resulta algo liosa de cara al usuario. Y es que ambas líneas, 6 y 6A funcionarán de lunes a viernes, cada una con su respectivo recorrido; pero los fines de semana solo lo hará la 6A, que cubrirá el recorrido íntegro entre el aeropuerto y Os Tilos, tal y como venía ocurriendo hasta ahora. Es decir, que dependiendo del día de la semana una ruta va a tener un destino u otro, con la consiguiente confusión que eso puede provocar.

Asimismo, las prolongaciones a Bando y Vilamaior que ahora realizaba la ruta P5 pasarán a ser asumidas –de nuevo– por la 6, pero solo de lunes a viernes, porque el sábado sí funcionará la P5. Lo ideal es que una red de transporte público sea clara, estable y entendible para el usuario, que ahora tendrá que utilizar una línea diferente para un mismo destino en base a qué día realice el viaje.

Nombres similares. Otra de las cuestiones que podría provocar desconcierto entre los viajeros es la denominación de las diferentes líneas. Así, a partir de hoy existen la 6, 6A, C6 y P6. A preguntas de este periódico, José Ramón Mosquera afirma que “es mejor no cambiarlos porque la gente está acostumbrada a ellos, y si se modificaran de un día para otro podrían causar aún más confusión”.

Ajuste de frecuencias. Los horarios de invierno traen consigo el “ajuste” de las frecuencias de paso de las líneas 5 (A Rocha - Vite) y 9 (Casas Novas - Cidade da Cultura). Así, la primera pasará de 16 a 20 minutos, mientras que la segunda lo hace de media hora a 35 minutos. En el caso de la 13 (Xeneral Pardiñas - Belvís), también se han adaptado algunas expediciones para asegurar que los pasos están adaptados a la realidad. Y es que cabe mencionar que tras la peatona lización de San Pedro algunas rutas se vieron obligadas a dar un rodeo sin haber modificado sus horarios, lo que causó ciertos desajustes que ahora se pretenden solventar para asegurar su correcto funcionamiento.

Con todo, la situación es “provisional” a la espera de la renovación del contrato del transporte urbano, expirado en 2016. Cuando el Concello lo tenía listo para licitar irrumpió la pandemia, que cambió el escenario por completo. De hecho, aunque a partir de julio de 2020 se recuperaron la totalidad de los servicios suprimidos durante el confinamiento, la demanda de usuarios aún no se ha recuperado por completo, y la implantación del modelo telemático en prácticamente todos los ámbitos parece indicar que así va a seguir siendo durante los próximos meses.

El transporte metropolitano pierde la parada del Hórreo
Será de manera temporal por las obras // Se trasladarán a la Rosa y a la Intermodal

Santiago. Las obras de reurbanización en el entorno del Hórreo –que también comienzan hoy– van a afectar a los servicios de autobuses urbanos y metropolitanos. En relación a los primeros, por allí solo pasa la línea C2, que la única modificación que va a sufrir es el desplazamiento de su parada. Ahora estaba situada justo en frente de la estación Intermodal, y su nueva ubicación es entre las calles San Pedro de Mezonzo y Fernando III O Santo. Por su parte, el transporte comarcal cambiará la cabecera del Hórreo. Se trasladarán a la calle de la Rosa las líneas de Monbus hacia A Gándara, Bertamiráns, Milladoiro, Firmistáns, Brión, Portomouro y Ameixenda, mientras que las que tienen como destino Negreira y Muxía lo harán al interior de la estación.

Tras las obras se espera acondicionar un espacio en el mismo Hórreo para la parada de hasta ocho autocares. Esta nueva ubicación para el transporte comarcal, estrenada en diciembre del año pasado, suscitó quejas entre los usuarios al no haber ninguna marquesina en la que resguardarse de las inclemencias meteorológicas. Además, el espacio de parada para los buses resultaba escaso, y cuando algún coche lo invadía se creban enormes atascos que colapsaban uno de los puntos más conflictivos para el tráfico en la ciudad. Cuando terminen las obras, la zona del Hórreo pasará a ser el intercambiador de transporte “más importante de Galicia”, en palabras del alcalde, al combinar tren y autobuses urbanos, metropolitanos y de largo recorrido. I. S.

06 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.