Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 mayo 2024
20:39
h
delicias. ObviousEat y BO&GO se unen por tercer año consecutivo para repartir un desayuno tradicional a los compostelanos que quieran estrenar el año a lo grande // Llevarán por las casas raciones de seis, doce o veinticuatro unidades TEXTO V.Álvarez

Doscientos litros de chocolate y 4.000 churros en Nochevieja

Este será el tercer año consecutivo -ya se ha convertido en una tradición en Santiago de Compostela-que BO&GO y ObviousEat trabajen conjuntamente con la intención de hacer llegar a casa de los compostelanos una buena taza de chocolate caliente con churros para estrenar el año nuevo. BO&GO, una tienda dedicada al café de especialidad y a la repostería casera en el Ensanche (rúa de Santiago del Estero, nº6), ha vuelto a poner en marcha su servicio de entrega a domicilio de esta exquisita combinación, típica de estos días.

“Este año volvemos a ofrecer chocolate con churros en la puerta de casa en Año Nuevo”, explican desde BO&GO. Una iniciativa que lleva siendo todo un éxito los dos últimos diciembres, alegrando las mañanas del primer día de enero a muchas familias.

“Su objetivo”, dicen, “es despachar por completo los 200 litros de chocolate y los más de 4.000 churros que estarán listos ese día”. Para ello contarán con los repartidores de ObviousEat, la empresa de reparto local de Compostela, que se encargarán de hacérselo llegar no solo a todo Santiago, sino también a las poblaciones vecinas, como son: Os Tilos, Cacheiras, Milladoiro, As Galanas, A Barcia, Roxos, Aríns, A Susana, Bertamiráns, Brión y Bastavales; junto a las urbanizaciones de As Mimosas, Campos de Mirabel, Os Verxeles y Aldea Nova. Un conjunto de puntos a los cuales la empresa de reparto ya entrega en su día a día la comida de los mejores restaurantes de la ciudad.

Aquellas personas que quieran disfrutar en la mañana del día 1 de un delicioso chocolate con churros, solo tienen que entrar en la aplicación y realizar el pedido a través del restaurante “Año Nuevo”, antes de las 16.00 horas del día 31 de diciembre.

“El primer desayuno del año estará recién hecho esa misma madrugada en nuestras instalaciones de BO&GO y repartido por ObviousEat”, explican. “Se puede armar el pedido con botellas de vidrio de 500 ml de chocolate caliente y raciones de 6, 12 y 24 churros, o directamente pedir el pack que mejor se adapte a cada uno”.

El reparto comenzará a las 08.30 horas y se extenderá hasta las 12.00 horas del día 1. Eso sí, los promotores de la iniciativa hacen hincapié en “tener en cuenta que las horas de entrega serán aproximadas, con un margen de 60 minutos tras la hora fijada, sobre todo en las zonas más alejadas del centro de Santiago”, recomendando a los clientes “añadir en las notas una franja de 60 minutos en la que desearían recibir la entrega”, intentando evitar así demasiadas sorpresas con una entrega demasiado tempranera o tardía.

“Planificaremos rutas por zonas y horas”, añaden además, para poder realizarlas todas con cierto orden. “Estar presentes un día tan especial en los hogares de los santiagueses es algo que requiere esfuerzo y coordinación, pero que nos llena de satisfacción” concluyen.

UN CLÁSICO DE AÑO NUEVO. El chocolate con churros es uno de los desayunos insignia de este país, aunque desde luego no es algo que se haga diariamente. En función de cada persona o de donde viva, puede tener más éxito en unas determinadas fechas. Por ejemplo, en muchas ciudades triunfa las mañanas de los domingos, mientras en algunos barrios o pueblos son el desayuno típico de los días de feria, coinciendiendo a mitad de semana.

Sin embargo, la mañana de Año Nuevo es uno de esos días en los que poca gente se plantea otro desayuno, cuadre a principios, mitad o fin de semana. Y en Compostela, de hecho, es tradición encontrarse con los bares (y sus terrazas, si el tiempo lo permite) repletas de gente tomando su primer chocolate con churros del año desde muy temprano. Sean los más madrugadores de la ciudad, o bien los juerguistas que salieron a disfrutar de la primera noche del año, que antes de retirarse a sus hogares aprovechan la apertura de los bares para darse un último lujo.

Y es que al igual que sucedió con Nochebuena y Navidad, todo el mundo se encuentra ansioso por recuperar los bonitos hábitos tradicionales de estas fechas, sean reuniones familiares, grandes cenas, fiestas masivas o, por último pero no menos importante, el delicioso desayuno de Año Nuevo a base de chocolate y churros.

27 dic 2022 / 01:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito