El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

El cese del transporte de cargas en Lavacolla mina a las funerarias locales

"Tenemos que ir a Madrid para envíar cuerpos y ya no recibimos", señalan

M. MAYO   | 14.08.2019 
A- A+

Santiago. Desde que la empresa de transporte de mercancías aéreas Deltacargo cesara el pasado año su actividad en el aeropuerto de Lavacolla -que antes concentraba el 75 % de las operaciones de envío y recibo de cargas de Galicia-, muchas han sido las empresas perjudicadas.

Además de las compañías exportadoras de marisco y otros productos locales, las más afectadas han sido las funerarias locales, que se servían del servicio de la compañía para la repatriación de cuerpos. Así lo explica a EL CORREO el administrador de Funeraria Apóstol, José Domínguez, que desde la cancelación del servicio ha pasado "de recibir un mínimo de dos cadáveres por semana a no recibir ni uno".

Según relata el empresario, el cese de operaciones de Deltacargo se traduce en que "los cuerpos son enviados a los aeropuertos de Vigo o Coruña" y los que antaño fueran sus clientes prefieren contratar una funeraria de dichas localidades gallegas.

"Sin ir más lejos, hace poco nos contactaron para enviar un cadáver desde Francia a Vila de Cruces, pero, al no haber recepción en Santiago, prefirieron enviarlo a Peinador y contratar una empresa viguesa", cuenta Domínguez.

"Esto para nosotros es un prejuicio, por no hablar de lo increíble que resulta que el único aeropuerto internacional de la región, y con las instalaciones adecuadas para ello, prescinda de este tipo de transporte", señala el empresario.

En lo que respecta a los envíos desde Santiago, la Funeraria Apóstol viene haciéndolos desde hace tiempo desde el aeropuerto de Barajas, en Madrid, a donde se trasladan en coche, para ahorrarse la escala que les supondría hacerlo desde los aeródromos regionales. "Los últimos dos traslados los hicimos a Marruecos y tuvimos que hacerlo vía Madrid", cuenta.

La cosa se complica, explica Domínguez, cuando se trata de vuelos internacionales, ya que la existencia de las aduanas supone otro trámite que ralentiza aún más el proceso. "Esto nos afecta habitualmente. Los envíos a Suiza, América o, incluso, las islas Canarias son recurrentes, y las aduanas suelen ser un engorro que implica una planificación mucho más grande", explica.

José Domínguez

funeraria apóstol

"Antes recibíamos dos cadáveres a la semana y ahora ninguno"

"Las aduanas de

los aeropuertos internacionales son un engorro"