Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 05 febrero 2023
10:18
h
exposición. El Auditorio de Galicia inaugura una muestra que trata de dignificar la creación artística que se originó durante las protestas del Nunca Máis // Incluye además unas 60 piezas diseñadas específicamente para el proyecto que reflexiona sobre el ecologismo y la protesta TEXTO Natalia Sequeiro

El arte que surgió con el ‘Prestige’

Al tiempo que la costa gallega se cubría con el chapapote del Prestige, en Galicia surgía una explosión creativa desde el pueblo. Era un arte barato, efímero, hecho con materiales precarios como papeles, cartones, residuos, plásticos o el propio fuel que se impregnaba en las rocas. Veinte años después muchas de esas piezas, algunas originales, otras reconstruidas, llegan al Auditorio de Galicia a través de una exposición que pretende dignificar a esos creadores reunidos en torno al grito de Nunca Máis. La muestra, inaugurada en la tarde de ayer, permanecerá abierta hasta el 31 de mayo con entrada gratuita.

Sempre Máis. Arte, ecoloxía e protesta na Galiza do Prestige ha preferido ya desde su título imprimir un cambio al famoso lema. “Queríamos girar la mirada no hacia el pasado, sino hacia el futuro. Volver a mirar el archivo de las protestas y la producción de cultura y pensar para qué nos pueden servir hoy frente a las grandes amenazas climáticas”, explica Germán Labrador, comisario de la exposición y director de actividades públicas en el Museo Reina Sofía. “El siglo XXI necesita una nueva relación con el medio ambiente y las prácticas artísticas nos permiten imaginar”, prosigue. La muestra no es simplemente un contenedor de las obras creadas hace veinte años sino que va más allá para reflexionar sobre el arte, la ecología y la protesta. Unas 60 de las 200 piezas que acoge el Auditorio de Galicia se crearon específicamente para la exposición por artistas de proyección internacional como Cristina Lucas, que tiene obras en museos como el Centro Pompidou de París. Para la exposición del Auditorio aporta un cuadro hecho con petróleo. También podrán contemplarse restos de una de las lanchas del Prestige, imágenes inéditas del hundimiento, pinturas que se llevaban a las manifestaciones, las grandes cartas de la baraja del Prestige o obras cedidas por el Museo de Man de Camelle, entre muchas otras.

“Durante la protesta del Nunca Mais, la cultura popular gallega y sus procedimientos típicos, como el carnaval, la matanza del cerdo, los mecos... se activaron en un contexto de lucha ecologista”, reflexiona Labrador. “Fue un proceso espontáneo del que surgieron ideas como los velatorios del mar, la idea de juntar muerte y vida. Se puede decir que fue una gran revolución cultural”, sostiene.

Cinco ejes. La exposición, que se estructura en cinco ejes, comienza analizando la creación de la conciencia ecológica en Galicia. Echa la vista más allá del Prestige, para recordar otros buques cargados de petróleo u otras sustancias contaminantes que también naufragaron en la costa gallega. En las salas del Auditorio estarán presentes el Casón, el Polycommander o el Mar Egeo. “El grito de Nunca Máis ya se utilizó en el hundimiento del Mar Egeo y recuperamos carteles y noticias, dibujos, pegatinas, panfletos... ”, explica el comisario. Con el título de Petrocalipse, el segundo eje aborda el fin de los combustibles fósiles, el cambio climático, las guerras y su conexión con el hundimiento de barcos. La tercera sala se dedica al entroido y la cultura popular. “Explicamos la importancia que tuvo la risa, la sátira y la burla que fue central en las protestas”, señala Labrador.

El cuarto eje del proyecto reflexiona en torno a la nuevas formas de arte que surgieron a partir de 2002 desde el diálogo y la observación de la naturaleza. En esta sala se podrán contemplar, por ejemplo, piezas realizadas con algas. Cierra el proyecto expositivo Redes e Redeiras, un eje que muestra que el movimiento de protesta frente al Prestige sirvió de laboratorio para el incipiente arte digital y para la comunicación por internet. “Aparecieron los primeros memes, aunque no sabíamos que se llamaban así, hubo crowfounding, que tampoco sabíamos que se llamaba así. Muchas de las formas de organización que llegaron después estaban allí como en potencia”, asevera el comisario de la muestra. Para Labrador, el movimiento de protesta que surgió tras la catástrofe ecológica fue una escuela artística. “Mucha gente que estaba en las escuelas de arte se sumó al movimiento, muchos de los grafiteros actuales surgieron de ahí”, apunta el comisario.

Desde hace más de un año, la asociación Una Gran Burla Negra, constituida en 2017, lleva trabajando en la muestra. Fue la heredera de la Plataforma contra la Burla Negra creada hace 20 años para canalizar toda la dimensión artística de la tragedia . Nunca antes se había montado una exposición de estas características en torno a la marea negra del Prestige. “Buscábamos hacer una revisión histórica de la memoria artística del Nunca Mais en unas claves novedosas”, explica Labrador. “La única muestra grande que se hizo fue en el Marco de Vigo en 2012, A Balea Negra,en la que se reflexionaba desde el arte contemporáneo sobre el petróleo, la naturaleza, la contaminación y el clima”, indica el comisario.

25 ene 2023 / 06:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.