Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 15 abril 2021
09:49
h

El obús hallado era el ‘suvenir’ de un antiguo militar y estaba desactivado

Apareció en el sótano cuando se disponían a iniciar obras en la instalación eléctrica // Fraga vivió de estudiante en la casona

“En el momento que nos dijeron que teníamos que desalojar el edificio llevamos un susto tremendo, pero pronto nos recuperamos”. Son palabras de uno de los cinco vecinos que conforman la comunidad del número 12 de la rúa Casas Reais. En conversaciones con EL CORREO, este testigo señala que todo sucedió cuando el propietario del sótano del edificio, que también cuenta con vivienda en el mismo, se dispuso a hacer limpieza para una próxima reforma en la instalación eléctrica y también en la de agua.

“En medio de muebles viejos y otros trastos se encontró con el obús, que estaba un poco escondido. Nos comentó que debía tratarse de una especie de suvenir con el que se pudo haber quedado en su día un antepasado suyo que era militar”, indica la fuente, antes de matizar que el propietario del sótano, que tiene su residencia habitual en Madrid, también se llevó un buen susto. “Por eso decidió llamar a la Policía Nacional, que de inmediato procedió a desalojar el edificio y a acordonar la zona, hasta que llegaron los tedax, que comprobaron en poco tiempo que el proyectil estaba desactivado”, asegura el testigo.

De hecho, así se lo hicieron saber a los residentes los propios tedax, que no precisaron robots para proceder a desactivar el explosivo. En cuestión de pocos minutos, los expertos introdujeron el proyectil en una caja de madera adaptada para transportarlo hasta los laboratorios de su unidad, donde continúan los trabajos para esclarecer el origen del obús y el motivo por el que llegó al histórico edificio de Casas Reais.

Los tedax tendrán que elaborar un informe sobre el suceso y también sobre el artefacto. Una de las incógnitas que hay que despejar es el año de fabricación del proyectil. Si bien algunas fuentes apuntan a que podría remontarse a 1880, no se descarta que se trate de uno de los modelos utilizados en la Guerra Civil española. En todo caso, lo único que está claro es que a la casona compostelana no cayó desde ningún avión bombardero, sino que fue almacenado por alguien en el sótano de los trastos viejos. Posiblemente por un antepasado del actual propietario, un militar del siglo pasado que decidió quedárselo a modo de reliquia y desactivado, es decir, sin ningún riesgo.

Lo cierto es que suvenires de este tipo están al alcance de todo el mundo en páginas web para coleccionistas. En una búsqueda rápida, este periódico pudo encontrar ayer varias ofertas de proyectiles similares al encontrado en Casas Reais desde cien euros. Eso sí, sin riesgo de explotar.

Sobre el edificio donde se produjo el hallazgo, cabe recordar que se trata de una de las casas más antiguas del casco histórico compostelano. Situada junto al pazo Fondevila, un reputado historiador de la ciudad recordaba ayer en conversaciones con esta Redacción que el expresidente de la Xunta Manuel Fraga residió en este inmueble en su época de estudiante en la Universidade de Santiago.

seguridad
GRAN DESPLIEGUE POLICIAL

··· Después de recibir la llamada de alerta del vecino del número 12 de Casas Reais por la presencia del obús en el sótano de su casa, el Cuerpo Nacional de Policía organizó la tarde de este lunes un dispositivo en pocos minutos para garantizar la seguridad en la zona. Así, se procedió al desalojo del edificio y también a cortar la calle y a acordonar el entorno del inmueble histórico. Permaneció blindada la zona hasta que los tedax llegaron al lugar de los hechos y comprobaron que el obús no presentaba peligro, para luego transportarlo en una caja adaptada hasta los laboratorios especializados. El suceso generó gran expectación en el casco histórico compostelano.

12 ago 2020 / 00:15
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.