Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 diciembre 2021
02:00
h

El periférico no se libra del recorte de velocidades máximas por toda la ciudad

El límite en la SC-20, la vía de circunvalación de Santiago, se ha reducido de 80 a 70 km/h // En muchas calles ya se aplica el ‘tope’ de 30 desde el mes de mayo

La apuesta por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) de reducir los límites de velocidad en las carreteras españolas sigue teniendo sus efectos en la capital gallega. Si el pasado mes de mayo, con la entrada en vigor de los nuevos máximos en los distintos tipos de vías, se aplicaba el límite de 30 Km/h en la zona de San Lázaro, A Choupana, Rosalía de Castro, Xoán Carlos I o en la avenida de Romero Donallo; ahora, cinco meses después, los cambios afectan al periférico (SC-20), donde ya se han instalado las señales que marcan en 70 km/h la velocidad máxima en esta vía de circunvalación de la ciudad.

Así pues, en lo que va de año, ha cambiado por completo la velocidad permitida en numerosos puntos de la capital gallega. En este sentido, en todas las calles del Campus Sur, por ejemplo, no está permitido circular a más de 20 km/h, y en la recién renovada avenida de Asturias el límite se ha reducido de 50 a 30 km/h. Por contra, en puntos como O Restollal, Cruceiro da Coruña o en la avenida de Lugo se mantiene el límite de 50 km/h.

“La idea es seguir tomando medidas para mejorar el tráfico y avanzar en nuestra intención de peatonalizar y semipeatonalizar muchos espacios de la ciudad”, destaca el concejal de Mobilidade de Santiago, Gonzalo Muíños, quien añade, además, que ya con anterioridad el Concello puso en marcha la Zona 30 en todo el Ensanche.

Igualmente, hace unos meses, Raxoi activó un plan de peatonalización parcial –a partir de las 15.00 horas– en el entorno de la Praza de Abastos, desde Tras San Fiz de Solovio hasta la praza de Mazarelos. Con esta medida, el gobierno local de la capital gallega busca liberar de coches este punto de la zona monumental, teniendo en cuenta la gran cantidad de peatones (vecinos, comerciantes, turistas, peregrinos, estudiantes...) que transitan por estas zonas y que convivían a diario con el constante paso de vehículos.

Ante este escenario, el Concello apostó por limitar la circulación, y permitir el acceso solo a los residentes y transporte de mercancías. “Es uno de los pocos espacios que restaba por peatonalizar en el casco histórico; queremos recuperar la zona para los vecinos”, sostiene Muíños.

las razones. Según la DGT, los motivos que le han llevado a implantar los nuevos límites son, en primer lugar, la demanda de los ayuntamientos para tener un paraguas legal normativo y poder aplicar los 30 km/h en sus localidades. En este sentido, Tráfico argumenta que en el año 2019 los muertos en siniestros de tráfico en las ciudades se incrementaron un 6%, mientras que en las vías interurbanas bajaron un 6 %. Además, el 82 % de los fallecidos en ciudades en aquel año eran usuarios vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motoristas. Con la bajada de los límites de velocidad máxima permitida en las ciudades también se reduce un 80 % el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello. Si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 km/h, el riesgo es de un 10 %, mientras que si la velocidad es a 50 km/h, ese riesgo de fallecimiento se eleva al 90 %, señalan los datos de la DGT, que añade que se reduce a la mitad la distancia que se necesita para detener el vehículo al pasar de 50 km/h a 30 km/h.

AGENDA 2030
Zonas 30: efecto positivo

··· Tráfico argumenta que las experiencias existentes de zonas 30 en ciudades demuestran “el efecto positivo” sobre la siniestralidad, con reducciones de los accidentes que han llegado a superar el 40 %. Desde la DGT indican que la reducción de la velocidad en las ciudades a 30 km/h es una de las prioridades de la Agenda 2030 con el objetivo de convertir las ciudades en espacios más seguros.

28 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito