Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 30 septiembre 2022
02:13
h

“Estamos desesperados, si traspaso el Literarios me voy para Marruecos”

Muchos hosteleros, algunos de los más veteranos de Santiago, como Suso Pais, anuncian que están a punto de cerrar // Los establecimientos están al límite

“Me rindo. Acabo de poner el anuncio de traspaso del local y si cierro la operación me voy a Marruecos”. Son las palabras de uno de los hosteleros más veteranos del casco histórico de Santiago, Suso Pais, propietario del café Literarios, radicado en la plaza de A Quintana.

Y es que el, al igual que muchos de sus compañeros de profesión, no puede más y se siente totalmente acorralado. “Estamos muy desesperados y nos parece injusto lo que está sucediendo”, comentó el empresario a EL CORREO GALLEGO en referencia las restricciones que afectan a los negocios de hostelería debido a los brotes de covid-19 en Santiago. “Se nos culpa de todo a nosotros. Primero nos obligaron a cerrar a la una de la madrugada y ahora nos limitan el aforo al 50 por ciento y nos prohiben servir en la barra, pero los alquileres que pagamos siguen siendo los mismos. Esto es la puntilla”, añadió Pais.

“Yo, que estoy en la plaza de A Quintana, en julio tuve una facturación un 72 por ciento más baja que el año pasado. Y la media del verano fue un 60 por ciento inferior”, indicó el propietario del Literarios. Unas cifras nefastas que invitan a tirar la toalla si la situación no remonta de forma rápida.

Otro hostelero, David Dopazo, del Ventosela, también manifestó en Onda Cero Santiago su amargura. “Si las medidas duran mucho tiempo, habrá que cerrar definitivamente”, señaló.

También habló de cierre, pero temporal, Alejandro Pardo. “Los negocios de la zona vieja los cerraré en invierno, porque este verano la facturación fue mucho más baja. El problema es que no hay turistas, porque tienen miedo”, afirmó. Pardo es propietario del Bar Rosalía de Castro, en la Plaza de Vigo, y también de la Terraza de la Quintana y el Bar Croques, ubicado en la misma zona. “En el casco antiguo ya tenía asumido que no había turistas y ahora en el Ensanche me reducen el aforo y me dejan sin capacidad para atender a toda la clientela. Me quedo solamente con diecisiete plazas en la terraza y 13 dentro. Así no se cubren ni los gastos del personal”, se queja amargamente.

“Tenemos unas medidas bastante más estrictas que en otros lugares”, insiste, al tiempo que se pregunta si realmente la culpa de lo que está sucediendo en la capital gallega con los brotes es realmente de la Hostelería.

En este sentido, Lois Lópes, de la Asociación Hostelería Compostela y propietario de La nave de Vidán, lamentó profundamente las nuevas restricciones anunciadas por la Xunta de Galicia para Santiago, “porque están destruyendo el sector. Estamos al límite de nuestra capacidad”, dijo. “Nos imponen nuevas restricciones pero no nos dan ninguna alternativa para la supervivencia de nuestros negocios”, afirmó.

POCA EFECTIVIDAD DE LAS MEDIDAS. Además, incidió en el hecho de que todas las medidas que se vienen imponiendo desde el principio a los bares y restaurantes “no están sirviendo para contener el virus, puesto que la mayoría de los brotes se están produciendo en otros establecimientos o en reuniones familiares y sociales de carácter privado”. Así, los hosteleros creen necesario lograr un equilibrio entre la seguridad sanitaria y la viabilidad económica de uno de los sectores más castigados por la pandemia. “Esto va a dejar una crisis económica enorme y bolsas de pobreza muy grandes, y si estas medidas sirvieran para algo..., bien, pero se está demostrando que no contienen el virus”.

En Santiago son numerosos los establecimientos que no llegaron a abrir desde la declaración del estado de alarma o que están a punto de cerrar definitivamente, con cientos de trabajadores que continúan en ERTE y con incontables empresas relacionadas con la hostelería (distribuidores, proveedores...) que también están gravemente perjudicados. El futuro, además, pinta muy negro.

Hostelería Compostela opina que los esfuerzos deberían centrarse en las medidas preventivas de pruebas PCR y en la labor de los rastreadores, como máxima garantía de la contención del virus.

Los hosteleros hacen, además, de nuevo un llamamiento a la responsabilidad individual de los ciudadanos para cumplir las normas.

santiago@elcorreogallego.es

04 sep 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.