Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 16 enero 2021
08:05
h

Fracasa la ley antitabaco: uno de cada tres compostelanos continúa atado al cigarrillo

Es la misma cifra que hace quince años, cuando entró en vigor la normativa actual // Los expertos y plataformas ciudadanas piden un país libre de humos de cara a la nueva década

Se cumplen ahora quince años de la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, que en su día levantó tantas ampollas, al prohibir fumar tanto en el interior de los lugares de trabajo como en los locales de hostelería. Eran muchos los que pensaban que los resultados iban a ser notables, pero los datos demuestran que no ha sido así. De hecho, a pesar de las restricciones no se logró reducir el porcentaje de fumadores diarios, que el ministerio de Sanidad cifra en torno al 32 por ciento de la población, un dato prácticamente igual al del año 2005.

Según explicó ayer a EL CORREO el técnico de prevención de drogodependencia de la UMAD de Santiago, Jorge Carballido, estos datos “son extrapolables a Compostela. De cada tres personas, una fuma. Es un dato tremendo”, afirma Carballido.

“En quince años no avanzamos mucho. Quizás avanzaron más tecnológica y publicitariamente las industrias del tabaco, así que nos toca revisar esa normativa”, cuenta este experto.

En un primer momento, la normativa sí fue efectiva, sobre todo entre los más jóvenes, pero con el paso de los años el número de fumadores volvió a ser el mismo.

En opinión de Jorge Carballido se debería de haber hecho una actualización constante de la normativa. “Quince años es mucho tiempo para no renovar una ley. Pensemos en los accidentes de tráfico, llegamos a tener seis mil muertos cada año. Para paliarlo cada año se fue adaptando la normativa y se consiguieron bajar esos datos hasta los 1.500 fallecidos al año”, indica.

Para que los ciudadanos sean conscientes de cuantas vidas se lleva por delante la nicotina, este técnico de la UMAD hace una comparación con los actuales datos de la pandemia. “Se estima que llevamos unos 50.000 fallecidos por COVID, pues por tabaco hablamos anualmente de 60.000 muertos a nivel nacional”, señala.

Jorge Carballido destaca el poder adictivo de esta sustancia. “La gente no es consciente de que es una adición muy potente. La molécula de la nicotina es una de las más adictivas en la naturaleza. Tenemos que impedir que la gente siga accediendo a ella de esta forma, que puede causarle tanto daño”, insiste.

En el caso de los más jóvenes, de catorce a dieciocho años de edad, Carballido explica que “los chavales nos cuentan que se sigue fumando mucho por postureo y para la foto. Empiezan con el tabaco por presión social y por quedar bien. Y parece que el trabajo de los influencers, a través de Youtube e Instagram, está haciendo bastante daño”.

PROHIBICIÓN EN ESPACIOS PÚBLICOS. Para este técnico de la UMAD, la reforma de la ley tendría que contemplar dos aspectos básicos. “Es necesario prohibir fumar en los espacios públicos, es decir, que no se pueda fumar en la calle, las terrazas, las playas, etc y solo permitiría la venta de tabaco en estancos. La regulación tiene que ser muy potente, porque es una sustancia muy adictiva. Hay gente que se despierta a las cuatro de la madrugada para fumar un cigarrillo”, indica. En la misma línea se pronuncia la Plataforma para la reducción del daño por tabaquismo, que insta a que se apliquen medidas “innovadoras” para acabar con las altas tasas de consumo de tabaco y alcanzar un país sin humo para 2030.

Por su parte, Sanidad trabaja en una nueva modificación de la norma con la ampliación de los espacios sin humo o la subida de precios, mientras sanitarios, científicos y plataformas ciudadanas reclaman una hoja de ruta para alcanzar una España sin humo en el futuro.

Un veinte por ciento de jóvenes reconoce el consumo de cannabis

Los datos que baraja la UMAD de Santiago respecto al consumo de sustancias como el cannabis entre jóvenes de 14 a 18 años de edad también son preocupantes. “A pesar de ser una sustancia ilegal su consumo entre adolescentes se aproxima bastante al del tabaco”, dice Jorge Carballido. En este caso, este experto afirma que “hay mucha presión, porque muchos de los grupos musicales que gustan a los chavales hacen una apología del consumo de cannabis tremenda”.

Cuando les preguntas a los adolescentes, “un 20 por ciento reconoce haber fumado porros en el último mes. No diariamente, pero aún así son unos datos tremendos, porque estamos hablando de una sustancia ilegal”.

Otro tema que preocupa en la UMAD es el del juego, puesto que el 10 por ciento de los adolescentes de entre 14 y 18 años de edad confirman haber realizado una apuesta deportiva en el último mes”.

Respecto, al incremento del consumo de heroína en la capital gallega en los últimos años, desde la UMAD señalan que “no detectamos un incremento de la demanda sanitaria por adicción a heroína”, lo que no significa que pueda haber un incremento en su consumo.

12 ene 2021 / 21:59
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito