Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 febrero 2021
23:36
h

Fuerte vigilancia policial para frenar a los compradores de fuera de Santiago

El despliegue fue ayer muy visible en las grandes zonas comerciales para advertir a los insumisos de que se será implacable // Arranca el cierre perimetral con la ciudad en alerta máxima

Solo unas horas antes de que entrase en vigor el cierre perimetral de un total de 63 concellos, incluido Santiago y el resto de ciudades gallegas, que desde hoy tienen restringida su movilidad fuera de los límites del municipio, la Policía Nacional intensificó los controles en los centros comerciales de Compostela. De hecho, desde primera hora de la mañana de ayer varios agentes estuvieron en As Cancelas comprobando que todo aquel que se acercaba a realizar las compras cumplía con los requisitos que demanda la actual situación sanitaria. “Al menos cuatro agentes de la Policía Nacional estuvieron pidiendo el DNI y controlando que no entrase gente de otros concellos”, apuntaba en torno a las once de la mañana una compostelana que acudía ayer al centro comercial de As Cancelas.

Todo ello después de que en las últimas jornadas se haya constatado más movimiento del habitual en este tipo de establecimientos, en gran medida por el inicio de las rebajas, pero también porque muchas personas han estado haciendo acopio de comestibles y otros productos por temor a otro confinamiento, puesto que las cifras de contagio por COVID se han disparando en los últimos días.

En este sentido, a lo largo de esta semana también se han sucedido los controles en la zona de El Corte Inglés, donde varias patrullas de la Policía Nacional han realizado labores de vigilancia.

De esta forma, y como medida disuasoria hacia quienes a partir de hoy pretendan saltarse el cierre perimetral, Policía Nacional y Guardia Civil han anunciado que aumentarán los controles en los centros comerciales y en sus entornos “de cara a evitar que se produzcan aglomeraciones y desplazamientos innecesarios”. Así lo acordó el Centro de Coordinación autonómico (Cecor) en su reunión de ayer, en la que participó el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, y en la que se abordó el nuevo catálogo de medidas sanitarias y restricciones que entraron en vigor esta madrugada. De esta forma, el órgano encargado de la coordinación de las fuerzas del orden en Galicia intensificará la vigilancia en la hostelería y el comercio.

Asimismo, también han anunciado que habrá dispositivos “dinámicos” de tráfico en las vías de comunicación con mayor tráfico, especialmente en las de entrada y salida a las cabeceras de las áreas metropolitanas. Igualmente, la Policía Local continuará realizando controles para vigilar que se cumplen las restricciones, tanto de movilidad como de cumplimiento del toque de queda establecido, que se adelanta a las 22.00 horas.

Nivel máximo de restricciones por unas cifras de contagios que se desbocan en la capital gallega
El alcalde señala que los últimos datos sitúan a Compostela por encima de la media

Una de las principales novedades que incluyen las nuevas medidas de la Xunta, que entraron en vigor esta madrugada, es romper todas las almendras existentes. Esto es, los ayuntamientos que están perimetrados lo harán, en todos los casos, de forma individual. De esta manera, se rompe la conexión que formaban Santiago, Teo y Ames, y cada uno de estos concellos quedará aislado de manera individual. Sobre esta situación, el alcalde de la capital gallega admitió que esta medida es un problema para la ciudad, puesto que son muchos los vecinos de otros ayuntamientos del área que “trabajan o estudian” en Compostela, que, al igual que otros 62 concellos de Galicia, se sitúa en el nivel de restricciones máximo. En relación a los datos, Xosé Sánchez Bugallo indicó ayer que la incidencia acumulada en los últimos días se sitúa en 400 casos por cada 100.000 habitantes, un dato que se posiciona por encima de la media gallega, aunque es inferior a la española, según el alcalde.

En este sentido, mostró su apoyo a las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno gallego ante la “aceleración del deterioro” de las cifras de contagios por COVID registradas en la ciudad, aunque reconoce que parte de estas nuevas medidas son especialmente “dolorosas”. También lamentó el cierre de la hostelería a las 18.00 horas, y limitada a uso solo de terraza.

Asimismo, Sánchez Bugallo también incidió en que el crecimiento de los datos negativos es “mucho más rápido” desde el pasado 5 de enero que entre el 23 de diciembre y el día 4 de este mes. Y una vez más hizo un llamamiento a la responsabilidad de toda la sociedad.

15 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.