Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 mayo 2021
20:22
h

‘Guerra de antenas’: legalidad y salud frente a usuarios sin Red

Residentes en Rosalía de Castro aplauden que se quitase por fin la situada en su calle, aunque entienden las quejas de los comerciantes, que se han quedado sin conexión

Los vecinos que residen en las inmediaciones de la antena de telefonía que ha sido retirada del edificio situado en el número 63 de la avenida de Rosalía de Castro inciden en lo dañinas que son este tipo de instalaciones. “Entiendo las quejas de los responsables de tiendas y bares de la zona a raíz del desmantelamiento de la referida antena, puesto que su actividad se ve condicionada, pero no es comparable al efecto nocivo que supone para los residentes que la tenemos a 10 metros”, afirma uno de los vecinos que vive en la zona. En este sentido, añade que en una situación de este tipo “debe primar la protección de la salud”. Además, señala que esta antena “es ilegal”.

Estas valoraciones se producen después de que varios comerciantes de la rúa Nova de Abaixo se quejasen de los problemas de conexión que provocan la mala cobertura telefónica, con caídas constantes de la red de internet. Sin embargo, este vecino pone en valor “la insistente intervención de la Valedora do Pobo a instancias de los residentes para agilizar la retirada de la antena”.

“No obstante, hubo que repetir la petición para conseguir la retirada del mástil, lo que se ejecutó recientemente. Es probable que la empresa pretendiese volver a colocarla pasado no mucho tiempo y seguramente lo haga pronto en otro lugar no muy lejano...”, sostiene este afectado por la antena de telefonía. Y añade: “Somos conscientes de la pérdida de señal que puede ocasionar la ausencia de la antena, pero, en primer lugar, no se puede consentir de ningún modo una instalación ilegal por muy grande y poderosa que sea la empresa y lo permisivo que sea el Concello de Santiago con la misma”.

Asimismo, considera que ante un escenario de estas características “se debe primar la cobertura por cable, con menos efecto negativo y la cobertura wifi de los locales que deseen ofrecer tal servicio” y aguarda que “cualquier nueva autorización debiera ser con el conocimiento no sólo de los residentes del edificio en cuestión, sino de los del entorno afectado, y siempre con garantías en materia de salud”. Igualmente, se refiere a los informes elaborados por la Valedora, que “reproducen y acreditan la lenta y torpe acción del Ayuntamiento en este caso”.

¿Son legales las de Concheiros?
En esta calle hay dos, una de ellas situada casi enfrente de
un centro docente

Santiago. ¿Son legales las de Concheiros? Es la gran pregunta que nadie parece dispuesto a responder. ¿Tienen licencia en regla las antenas ubicadas en Concheiros? Muchos vecinos de la calle sostienen (o sospechan) que hay dos en la rúa. Una de ellas se disfrazó ya hace un tiempo con forma de chimenea, pero allí mismo había otra y resultan cuando menos sospechosos los cables que hay en su base, no muy típicos precisamente de una salida de humos. Más adelante hay otra, esta descaradamente antena telefónica. Lo curioso es que está situada prácticamente enfrente del Colegio Xuventude, algo que en teoría no debería ser muy legal. Sin embargo, fuentes municipales consultadas no aclaran definitivamente la legalidad o no de ambas instalaciones, y de hecho ni siquiera tienen conocimiento de que haya dos. Alguien debería responder definitivamente si es así, si ambas son antenas de telefonía, y si cuentan con todos los permisos, a pesar de estar, una de ellas, frente a un centro docente.

En este sentido, el Parlamento Europeo aprobó un informe en el que reclama que las antenas de telefonía móvil, las redes eléctricas de alta tensión o las torres de telecomunicaciones se instalen a una distancia mínima de escuelas, residencias de ancianos o centros de salud y que se publiquen mapas con los niveles de exposición a estas ondas tras advertir de las consecuencias para la salud humana que la exposición a determinados campos electromagnéticos pueden tener.

Asimismo, los eurodiputados defienden que las administraciones públicas apoyen el establecimiento de infraestructuras y antenas compartidas por compañías con el objeto de “reducir su número y la exposición de la población”. También proponen reorientar las antenas para que los campos electromagnéticos no incidan tan directamente sobre las poblaciones habitadas.

05 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito