Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

Investigadores del IDIS descubren propiedades oncogénicas en la covid

Un nuevo estudio vincula la infección por coronavirus con la pérdida de una proteína supresora de tumores

Investigadores del Grupo de Investigación en Genética, Vacunas e Infecciones (GENVIP) del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS) publicaron en la revista Journal of Infection un nuevo estudio que sugiere que el coronavirus podría tener propiedades oncogénicas.

Alberto Gómez Carballa, Federico Martinón Torres y Antonio Salas Ellacuriaga, en colaboración con el grupo de investigación GEN-COVID y el Imperial College de Londres, mostraron evidencias moleculares de la posible relación genética entre la infección de la covid y el cáncer, apoyando la hipótesis sugerida por investigadores chinos en la misma revista que relaciona el coronavirus y el cáncer de endometrio severo. Así, los investigadores realizaron un estudio que añade evidencias a esta posible relación y apunta a que podría abarcar un espectro del cáncer más general.

INVADE Y SE REPLICA. Concretamente, el proceso daría comienzo cuando los antígenos -cuerpos o sustancias extrañas para el organismo- generados por la covid “secuestran” la proteína p53, contenida en el gen TP53. Esta proteína, llamada también el ‘guardián del genoma’, es conocida por poseer el potencial de detener el crecimiento de los tumores en el cuerpo humano. Una vez el virus invade p53, causándole daño oxidativo y degenerándola, se adueña también de las vías que estaban bajo su control y consigue ignorar las respuestas inmunitarias enviadas por el organismo a modo de defensa, todo mientras crea un caldo de cultivo que facilita su replicación.

Por ende, los investigadores se plantean la hipótesis de que la medición de niveles bajos de p53 en un organismo infectado por la covid podría suponer, de hecho, un biomarcador de enfermedad grave. Y, dada la naturaleza supresora de tumores de esta proteína, inevitablemente surge otra hipótesis: la de que, a largo plazo, esta inhibición de p53 a causa de la covid podría ser un factor de riesgo de carcinogénesis.

En este sentido, durante el estudio se obtuvieron evidencias de que tanto los pacientes en fase aguda de covid como aquellos con infección de larga duración (covid persistente) muestran baja presencia de p53 en sus sistemas, datos que parecen apoyar esta teoría. Para llegar a estas conclusiones se realizaron tres estudios con pacientes sanos e infectados de covid que fueron estratificados según su gravedad: desde enfermos críticos a graves, leves y personas saludables, en diferentes momentos tras producirse la infección (a las 12, 16 y 24 semanas tras el test negativo o el alta médica). Este estudio fue financiado por la Axencia Galega de Innovación, GAIN (Plan Rescata-COVID), y ACIS, la Axencia de Coñecemento en Saúde, así como el Insitituto de Salud Carlos III y los fondos europeos del programa H2020.

IMPLICACIONES. Al respecto de los resultados extraídos, los investigadores son claros: “Esto no demuestra una relación causal entre SARS-CoV-2 y el cáncer” pero, apuntan, “en el caso de que estudios más grandes en muestra y extensos en seguimiento lo confirmen, el impacto en la salud pública mundial sería enorme”. Según Salas, “nuestra evidencia se origina en el ámbito de la expresión génica, lo que nosotros denominamos la transcriptómica. El hecho de que hayamos encontrado una evidencia convergente en tres estudios independientes sienta una base lo suficientemente sólida como para iniciar estudios en el ámbito clínico y epidemiológico que permitan arrojar luz sobre este posible vínculo”.

Por su parte, Martinón añade que “por el contexto pandémico por el que hemos pasado y seguimos estando, y por las consecuencias que podría tener en los sistemas de salud a medio/largo plazo, sería importante llevar a cabo estudios que delimiten el alcance concreto de nuestros resultados”. Matiza Salas sobre esto que “del estudio se infiere que el SARS-CoV-2 podría llegar a ser un factor de riesgo, como lo son otras muchas variables en diversos tipos de cáncer, desde mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de desarrollar un cáncer hasta factores ambientales”. De un modo u otro, ambos coinciden en la necesidad de hacer más estudios y en el deseo de estar equivocados.

27 ago 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito