Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
01:02
h
xacobeo 21-22. Hugo P. Cabaleiro, Lara Tronti, Cristina Cerqueiras y su marido José, Xurxo Carreño y Natalia Maquieira emprendieron el pasado martes en Sarria los cien kilómetros que desembocan hoy en Santiago TEXTO Ángela Precedo

La belleza del Camino plasmada en los ‘stories’ de nuestros influencers

El Camino está de moda. Y los influencers lo saben. Muchos han sido los que se han animado a hacerlo. Desde Carmen Lomana hasta Martiño Rivas pasando por Gala González o Carlos Herrera. Pero, en esta ocasión, los que emprendieron la aventura el pasado martes 22 de octubre fueron un grupo de siete famosos, seis de ellos gallegos, con un objetivo claro: “dar a conocer nuestra tierra y poder sentirla más dentro que nunca, la Galicia profunda, la que nos encanta y de la que nos sentimos súper orgullosos”.

Así lo describía Hugo Pérez Cabaleiro, que junto a su novia, Lara Tronti, y Raúl Ginés, como los rostros más conocidos tras su paso por La Isla de las Tentaciones; la experta en moda Cristina Cerqueiras y su marido José; el cómico Xurxo Carreño; y la blogger Natalia Maquieira, equipados con las prendas de la firma oficial del Xacobeo, se lanzaron a recorrer (y documentar en sus redes sociales) los 100 kilómetros que separan la localidad de Paradela, en Sarria (Lugo), de Santiago.

“La idea era llegar al final del miércoles con 62 kilómetros hechos, para avanzar otros 25 o 30 el jueves y así tener menos recorrido que hacer este viernes, por la predicción meteorológica de lluvia”, nos cuenta Hugo a EL CORREO. Explica que “las piernas ya se sienten cansadas, el cuerpo en general nos duele bastante, pero es un reto para nosotros y estamos encantados de hacerlo”.

La convivencia entre todo el grupo es “muy buena”. “Hicimos un grupito muy guay, aunque todas las mañanas nos cuesta despertar a Raúl, porque es un poco dormilón”, bromea Hugo. También explica que es José, el marido de Cristina, el que “se encarga del grupo, el responsable y el que organiza casi todo”. Sin olvidarse de “la empresa responsable del Xacobeo 21-22, que nos está ayudando un montón, sobre todo en tema de alojamientos y comida”.

El dormir fuera de casa a alguno se le está haciendo cuesta arriba y, aunque Raúl podría dormir en cualquier lugar, Lara Tronti cuenta en su Instagram que “yo no descanso si no estoy en casa, duermo, pero no descanso”, de manera que “lo acumulado (día tras día), pasa factura”. Con todo, destaca que la experiencia está siendo “muy bonita”, pero “llena de subidas y cuestas”. “Había una en la segunda etapa que fue brutal, lo pasamos todos fatal, porque era súper empinada”, recuerda.

Para los que estén pensando en imitar su recorrido, una recomendación clara: “chanclas, me salvaron la vida, porque tenía el pie tan hinchado que, si no llego a traer chanclas, pincho seguro”. ¡Cómo le gustaría a Lara ver su cara en el mural del peregrino de Arzúa como recompensa por el esfuerzo! Bromeaba junto a sus compañeros.

Por su parte, Xurxo Carreño, en su línea, ya planteó el llamarle a esta aventura el nuevo Juego del Calamar, porque cada etapa se le hacía más cuesta arriba. ¿Lo mejor? “El outfit bien chingón” de cada día, con camiseta oficial del Xacobeo, zapatillas “bien llenas de cacota” (para que luego no digan que no se ensucian los pies) y, sobre todo, las risas que les acompañarían durante todo el trayecto día tras día.

La otra cara conocida del reality La Isla de las Tentaciones, Raúl Ginés, también mostraba su parte más cómica en redes sociales, a pesar de un dolor en la rodilla que arrastraba durante varias etapas. Así, nos enseñaba su libro del Good peregrin, como él lo llamaba, que se basa en “coger todos los sellos posibles, como con los Pokémon, pero en sellos”. Aunque con el último y el primero al revés, “porque soy retrasado” (se reía), el miércoles por la noche ya iban once. Hugo ya decía que “ahora tenemos mono de sellos, ¡queremos sellos!”.

José, como ya nos adelantó Hugo, era el encargado de organizar las rutas, y todos le decían que “nos está engañando”, mientras se reían, terminando el día con cinco o seis kilómetros más encima de los que se suponía que iban a hacer. Aunque, gracias a él, menos kilómetros quedaban este viernes, durante el último día, de mal tiempo, para llegar a la capital. Así, tuvieron que terminar por darle las gracias.

“He perdido el gemelo, la rodilla y el pie derecho”, decía Cristina el miércoles tras haber recorrido 30 kilómetros, “los seis últimos de noche, porque nos liamos mucho comiendo”. “Sabemos que lo normal son 20 o 25 al día, y nos están preguntando mucho por qué hacemos tantos, pero es que para hoy daba un temporal horrible y no podíamos andar mucho”.

Para Natalia, más conocida como pasoapasoblog, la tercera etapa fue, sin duda, la más bonita, “por lo paisajes, con animales incluidos”, pues parte del trayecto les acompañaron las vacas de la zona.

Una vez llegado al final del recorrido, Hugo lo tiene claro: “El Camino aporta sentimientos indescriptibles y, por lo menos para mí, el orgullo de ver lo bonita que es nuestra tierra”. Así, anima a todo el mundo a realizar esta ruta histórica de la peregrinación, por simple “desconexión”. “Te aislas completamente del mundo, de la civilización, y transitas por caminos súper enxebres y rurales, pasando por pueblos de cuatro casitas que no pensabas conocer nunca”, dice, poniendo de ejemplo Ribadiso, y añadiendo que, “en el fondo, te sirve para desestresarte y te da una tranquilidad tremenda”.

Cada miembro del grupo calificaría este recorrido con una palabra: ‘Efímero’, Xurxo Carreño; ‘caliente’, Raúl Ginés; ‘nostalgia’, Natalia; ‘paz’, Cristina Cerqueiras; ‘desconexión’, Lara Tronti; ‘tranquilidad’, José; ‘risa’, JR; y ‘orgullo’, Hugo P. Cabaleiro.

29 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.