Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h
Cada vez son más los jóvenes que se suman a la acogida en el Camino ante la gran oportunidad que ofrece para aprender idiomas // Los norteamericanos se ponen a la cabeza de los interesados para prestar servicio en Carretas este año TEXTO Arturo Reboyras

La Catedral recluta voluntarios de todo el mundo para acoger al peregrino ante un nuevo ‘boom’

Después de las cifras de récord que se registraron en el último bienio jacobeo, el Centro Internacional de Acogida al Peregrino se prepara para otra temporada de elevada afluencia. La resaca de los Xacobeos ha sido habitualmente en términos numéricos en el Camino de Santiago. Son muchos los peregrinos que evitan las aglomeraciones de los jubileos y que creen que es mejor calzarse las sandalias el año anterior o el posterior al gran acontecimiento. Así, con el fenómeno jacobeo en pleno apogeo y tras levantarse las restricciones por la pandemia, todo apunta a que el Camino se convertirá a partir de este verano en un nuevo hervidero de gentes.

En la Catedral son conscientes de esta tendencia y de la torre de Babel en la que podría convertirse una edición más la ciudad del Apóstol. Por eso se ha puesto en marcha una nueva campaña para reclutar voluntarios de todo el mundo, un llamamiento que en apenas pocos días ha tenido muy buena respuesta, tal y como explica a EL CORREO Montse Díaz Baltar, coordinadora de voluntariado de la Oficina del Peregrino, ubicada en la rúa Carretas.

“Tenemos una base de datos con 900 voluntarios de todo el mundo y, como todos los años, empezamos contactando con ellos por si a alguno le apetece repetir”, señala. Explica que los voluntarios que llegan a Santiago lo hacen con una única misión: acoger al peregrino. “Lo primero que hacemos cuando llegan es ofrecerles una pequeña formación que les ayude en el proceso de acogida. Porque hay que tener en cuenta que la Oficina del Peregrino no es un lugar donde solo se pone un sello y se entrega la Compostela. El peregrino que llega después de un largo viaje necesita casi siempre una palabra amable, ser escuchado, que alguien le hable en su idioma y le ofrezca una palabra amiga”. Todo ello de la mano de la Fundación Acogida Cristiana en el Camino, que en Santiago, además de la Oficina del Peregrino, también cuenta en los meses de verano con un punto de bienvenida en el Monte do Gozo, el primer punto donde los caminantes tienen contacto con la capital gallega.

Montse Díaz explica que los turnos de voluntarios se organizan por quincenas: “Habitualmente hacemos turno de hasta 20 extranjeros de diferentes países que colaboran de la mano de los voluntarios locales”, detalla, a la vez que apunta que muchos quieren vivir la experiencia de la acogida en el centro de Carretas pero que también hay muchos que desean compatibilizar esta estancia con una vivencia en un albergue: “Algunos se quedan una semana en Santiago y luego les enviamos a algún albergue en el Camino”, detalla Montse, antes de confirmar que cada vez es mayor el número de peticiones de extranjeros que reciben para echar una mano en la bienvenida al caminante.

“Hemos notado estas semanas un aumento significativo de las solicitudes de estadounidenses y también hay muchos italianos interesados, pero con frecuencia tenemos voluntarios de Australia, Canadá, Brasil, Francia, Portugal, Holanda, Bélgica... Además, percibimos que cada vez más jóvenes quieren hacer voluntariado porque se han dado cuenta de que la Oficina del Peregrino ofrece una oportunidad excelente para aprender idiomas”, comenta Díaz.

Llegan de todo el mundo, hablan infinidad de idiomas y la Catedral les ofrece una calurosa y agradecida bienvenida con alojamiento gratuito. “Los desplazamientos y gastos de manutención se los tienen que costear ellos, pero nosotros les ofrecemos el albergue de San Lázaro para hospedarse, con habitaciones individuales, baños bien acondicionados, una cocina amplia; y a mayores les entregamos una tarjeta del transporte público para que puedan desplazarse por la ciudad con facilidad”, indica.

El voluntario presta atención cinco horas al día, en turno de mañana o tarde, y complementa el trabajo que realiza el personal de la Catedral. “Hay que tener en cuenta que llegamos a recibir hasta 4.200 peregrinos en un solo día. El personal es el que es y los voluntarios, la verdad, hacen una labor maravillosa”, subraya Montse, antes de indicar que para participar en el programa simplemente es necesario cubrir el formulario colgado en la web de la Catedral.

Sobre el perfil habitual, comenta que “viene mucha gente jubilada y con formación que después de vivir la experiencia del Camino desean probar la del voluntariado. Y la verdad es que la mayoría repite. A los jubilados, como hemos comentado, se suman cada vez más jóvenes con ansia por aprender idiomas y compartir con gente de otros países. A las decenas de extranjeros que acuden cada año hay que sumar un grupo de entre 15 y 20 voluntarios locales que acuden a la Oficina del Peregrino con frecuencia a echar una mano.

Por otro lado, la Catedral también cuenta con el apoyo de las asociaciones internacionales de peregrinos. La American Pilgrims, de Estados Unidos, ya avanzó que este año prevé enviar a Santiago un nutrido grupo de voluntarios para ofrecer acogida.

31 ene 2023 / 06:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito