Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 28 enero 2023
04:13
h

La estructura de la estación de autobuses ‘cede’ ante el temporal: llueve en el interior

La nueva terminal amaneció ayer con un charco de grandes dimensiones y una filtración en el techo que no para de gotear

A pesar de su reciente construcción y de que se trata de una innovadora estructura, la nueva estación de autobuses de la Intermodal compostelana ‘ha cedido’ ante las inclemencias meteorológicas del temporal que azota Santiago. Así, en la mañana de ayer, la terminal amaneció con un charco de importantes dimensiones en su interior, así como con una filtración en el techo que no ha parado de caer en todo el día.

Acostumbrados a las goteras que había en el viejo edificio de los autocares, en San Caetano, donde cada día de lluvia importante se colocaban calderos para recoger el agua que se derramaba desde la cubierta, llama la atención que, en apenas año y medio, la innovadora construcción ya presente problemas de este tipo.

En este sentido, cabe destacar que la balsa se encuentra en un espacio de escaso tránsito peatonal, lo que no implica que se trate de una situación que no debería ocurrir, puesto que teniendo en cuenta la climatología de la capital gallega, la construcción debería estar adaptada a los chubascos habituales de Compostela, más teniendo en cuenta que las precipitaciones, si bien fueron abundantes, no resultaron desmesuradas para esta época del año.

Así, la entrada de agua se produjo en la parte inferior, junto a la salida a las cocheras, aunque en un espacio poco utilizado por los usuarios, en el que se encuentra una máquina expendedora. De este modo, las salidas principales se encuentran previas a este rincón anegado, que se estuvo limpiando a lo largo de toda la mañana.

Pese a todo, ya no es la primera vez que la Intermodal se encuentra en tela de juicio por la adaptación de sus materiales al tiempo de Santiago. En esta línea, a poco de abrir, comenzaron las críticas porque en la pasarela entraba agua por los laterales, una problemática que no se solucionó hasta bien entrado este año, cuando se recubrieron los huecos en la valla metalizada para frenar el paso de la lluvia.

Teniendo en cuenta que la borrasca seguirá afectando a la ciudad en las próximas horas, quedará por ver cómo influye en esta construcción, una vez ya se han producido los primeros problemas con las filtraciones. A mayores, resulta peculiar que no sea el único edificio público, algunos de ellos de reciente construcción, como este, que tiene problemas con las goteras, más teniendo en cuenta su ubicación en el territorio gallego. Así, por ejemplo, es habitual que los pabellones municipales filtren el agua, dificultando o impidiendo la práctica en su interior.

Por otra parte, cabe citar que, también a consecuencia de las persistentes precipitaciones, en la Rúa Clara Campoamor, el parterre junto al carril bici se desplazó por toda esta vía, obligando a su limpieza inmediata, un hecho que lleva repitiéndose desde la semana pasada.

28 oct 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.