Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h
TEATRO. Antón Coucheiro es el gran impulsor de un formato al alza en el Eme Club, Riquela o Camalea, donde este actor de eco internacional actúa el jueves. TEXTO Xabier Sanmartín

“La improvisación deportiva gusta en Santiago porque es rock and roll”

No hay plaza, bar, sala o teatro de Santiago donde Antón Coucheiro (Antas de Ulla, Lugo 1978), alias Cou, no haya recaudado aplausos, ya sea al aire libre tras una nariz de clown o bajo telones de cultura más formal. “Santiago es una ciudad donde siempre están pasando cosas y aunque hubo tiempos mejores también peores”, tercia este curtido actor que ha mamado Compostela por los cuatro costados.

Debe su vocación actoral a la agitación de finales de los años 90 y en las primeras primaveras de este siglo, cuando salas como la Nasa (hoy Malatesta) o la Galán, “hacían de catalizadores” de inquietudes, “porque siempre que hay lugares haciendo cosas todo se mueve más”, añade en charla con EL CORREO.

Antón es el impulsor del repunte del teatro improvisado en Galicia y más aún en locales picheleiros como el Café Camalea (Plaza de San Martín Pinario, nº4), Eme Music Club (Alfredo Brañas, 19, sótano) o el Riquela (Preguntoiro, 35, cerrado hasta el viernes 3 de febrero, día del concierto de los Fabulous Resaca Brothers , 21 h., 6 euros).

Cada uno de esos recintos suele abrigar una sesión de teatro improvisado una vez cada semana. “En el caso del Camalea se hacía los miércoles y a partir de esta semana se hará los jueves. Sandra Varela y Arturo Cobas son los actores fijos, ambos alumnos míos pero el próximo jueves actuaré como invitado a las 21 horas”, explica Cou. Él ha trabajado con Chévere, Matarile, Factoría Teatro o Pistacatro, entre otras compañías, en muchos casos en arenas de comedia pero en los últimos diez años su rol en el teatro improvisado (impro) ha crecido de forma muy destacada.

Cou sabe lo que es girar por ciudades de Colombia, Perú, República Dominicana o Costa Rica... “En Bogotá recibí clases de teatro improvisado y ahora voy allí de profesor”, detalla en días de ensayo (“Entrenamiento, decimos en la impro”, apostilla) con la mirada puesta en su presencia en el Festival Internacional de Teatro Improvisado de Sintra (Portugal), en marzo. Y prepara con Arturo Cobas y Daniel Blanco un nuevo espectáculo: Absurdia. “Se basa en Beckett y el teatro del absurdo y nos ayuda el equipo del CDG (Centro Dramático Galego)”.

“La impro llegó al Camalea en 2012. Entonces la hacíamos muchos pero luego nos quedamos siete personas en ello e hicimos del local nuestra sede cada miércoles”. Después de esa fase inicial, Antón se fue a Oporto y a su vuelta a Compostela montó junto a Alfonso Medina una escuela llamada La Espontánea, un árbol creativo plantado en 2019 que fue talado por un imprevisto de alcance mundial.

“Vino la pandemia y hubo que cerrar”, rememora. Sin embargo, su tutela en talleres y festivales sí fue germinando. De su enseñanza parte el repunte actual de la impro. La Fábrica de la Improvisación suele anidar una vez por semana en el Riquela (reabre el viernes), El Camino de la Improvisación en el Eme Club los miércoles (22 h.) y The Momento Impro en el Camalea, ahora los jueves (21 h., 5 euros).

“La mayoría del público que va son estudiantes y suelen encontrarse formatos de la llamada improvisación deportiva, el rock and roll de la impro igual que la impro más dramática sería el jazz. La impro deportiva gusta porque es un espectáculo ágil, muy participativo, con juegos como pedirle al público frases... Es un estilo más canalla e inmediato e incluso hay actores con su fan zone”.

30 ene 2023 / 06:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.