Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 mayo 2024
20:39
h

La privatización de la torre supondría contratar al menos 12 controladores más

El sindicato USCA denuncia que no se producirá el ahorro que argumenta el Gobierno central // Afirma que en A Coruña y Vigo ni se han abaratado los billetes ni ha mejorado el servicio

La privatización de la torre de control de la terminal de Lavacolla supondría la contratación de al menos una docena de controladores aéreos más, por lo que, pese a que una parte del servicio será externalizado, los costes no solo no se reducirían sino que aumentarían notablemente. Así lo asegura Susana Romero, controladora aérea en Santiago y portavoz del sindicato USCA.

“Os servizos que presta a torre de Lavacolla son máis amplos cos das torres de A Coruña e Vigo, xa privatizadas. O aeroporto de Santiago está aberto as 24 horas do día e ademáis conta co radar que controla o espazo aéreo galego (todas as aeronaves que sobrevoan Galicia), presta servizo a Alvedro e Peinador e regula todas as maniobras de aproximación do norte de Portugal, é dicir, o descenso de todos os voos procedentes do norte de Europa que toman terra na pista de Oporto”, explica Romero.

Esta prestación, indica, no entraría en el paquete que el Gobierno central pretende privatizar, puesto que por el momento la normativa exige que el control de este tipo de radares lo realicen empleados públicos de Enaire, el gestor de navegación aérea de España. “O que ocorrerá agora será que os controladores que víñamos traballando en torre e radar, quedarémonos só co control do radar, posto que da torre se encargará a empresa concesionaria; pero esto non implica que se rebaixen custos por unha reducción de persoal, posto que os 34 controladores de Enaire seguiremos traballando aquí, e haberá que contratar alomenos entre doce e quince para que se encarguen da xestión da torre”, asegura. Apunta que ni ella ni sus compañeros pueden ser subrogados por la empresa concesionaria del servicio por su condición de empleados públicos; y que cuando se da la privatización de torres como las de A Coruña o Vigo los controladores de Enaire que prestan el servicio son destinados a otras plazas en instalaciones de gestión pública.

La portavoz de USCA en Santiago detalla que actualmente en Lavacolla se trabaja a turnos, con cuatro profesionales en cada uno, doce al día, que se encargan de torre y radar, por lo que calcula que para el funcionamiento de la torre durante las 24 horas serían necesarias al menos doce personas, sin que esto signifique que se vaya a reducir la plantilla actual de 34.

“Non ten sentido, e menos cando é evidente que para a xestión dunha torre de control como a de Santiago fan falta persoas cunha certa experiencia”, subraya la controladora, que no entiende la decisión del Gobierno, sobre todo, “porque os datos evidencian que esta é unha torre con moi poucas demoras. En todo 2022 sumamos só 150 minutos de retrasos e a maioría se deberon a inclemencias do tempo, non á xestión do control aéreo”, revela. Romero está completamente convencida de que la privatización no permitirá reducir costes de gestión o personal, ni tampoco disminuir las demoras, “porque xa son moi baixas en comparación con outros aeroportos”, ni rebajar el precio de los billetes, uno de los argumentos que utiliza el Gobierno para justificar la liberalización del servicio.

“Para comprobar que isto non é verdade simplemente é necesario comparar os prezos de billetes da mesma compañía a Madrid desde Santiago e A Coruña e Vigo, que xa teñen a torre privatizada, e veremos que non é certo que supoña un aforro para os pasaxeiros”, comenta Romero, que dice no entender la “aposta da coalición de goberno progresista pola privatización dun servizo que queren convertir nun negocio millonario para empresas privadas do sector aéreo”.

LA EXPERTA
“Queren facer un negocio”
Controladora aérea y portavoz de USCA Susana Romero

Susana Romero sostiene que la privatización de las torres de control responde “á intención de querer facer un negocio dunha empresa pública que o ano pasado, so entre xaneiro e setembro, deu 500 millóns de euros en beneficios, que se repartiron en dividendos”. Está convencida de que ahora lo que se pretende “é regalar unha empresa pública para que os beneficios sexan para o sector privado”. Con esto, insiste en que las compañías que compiten por hacerse con las torres “fan da vixiancia e a seguridade aérea un negocio”. Apunta que estas empresas privadas ofrecen cursos de formación a precio de oro a aspirantes a controladores comprometiéndose a contratarles en las torres de los aeropuertos que van consiguiendo en concesiones de la administración pública.

11 feb 2023 / 06:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito