Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 septiembre 2021
02:49
h

Las cámaras que blindarán el casco histórico no guardarán las imágenes

Sindo Guinarte asegura que serán totalmente respetuosas con la privacidad// El pliego del contrato especifica que sí se podrán almacenar cuando detecten la celebración de “eventos”

Uno de los proyectos estrella que el Concello está ejecutando es Smartiago, un programa que pretende revolucionar la movilidad en la ciudad. Para lograrlo, se desplegarán 43 cámaras por el casco histórico que controlarán el flujo de personas y vehículos a través de avanzados algoritmos pioneros en Europa. Sin embargo, surgen dudas sobre su funcionamiento, especialmente en lo que atinge al posible choque con derechos fundamentales como el de la privacidad o la intimidad, entre otros.

En declaraciones a este periódico, el concejal de Turismo, Sindo Guinarte, afirma que las cámaras “no son de videovigilancia, por lo que no almacenan las imágenes que graban”. No obstante, en el pliego del contrato se contempla su almacenamiento durante 30 días en aquellos casos en que los aparatos detecten algún “evento”, sin más concreción que esa. El vídeo guardado debe difuminar los rostros de las personas que aparezcan en él para garantizar su anonimato.

Guinarte afirma que las cámaras cuentan con “todos los informes de movilidad favorables” y anuncia que su instalación comenzará “en los primeros días de septiembre”. Matiza que en caso de necesitarse, pedirá un informe técnico que garantice que los aparatos respetan los derechos de la ciudadanía. Con el nuevo sistema no se podrá pillar a los infractores con las manos en la masa. En el caso, por ejemplo, de que alguien esté realizando una pintada en algún edificio, las cámaras solo podrán identificar el grafito a través de algoritmos, ya que se trata de una alteración del entorno, pero no a su autor. La manera de proceder sería dando aviso a la Policía Local, que se desplazaría hasta el lugar, pero probablemente para cuando llegara el infractor ya habría huido y al no poder almacenar las imágenes no se le podría identificar.

Los algoritmos que regirán el funcionamiento de las cámaras podrán distinguir a los peregrinos del resto de personas por su atuendo o la presencia de mochilas. Se trata de un modelo estandarizado pionero en el mundo que fue licitado por 350.000 € de los que el Concello financia un 10 %. Pero el concejal insiste en que estarán equipadas con un “software que permite anonimizar a la gente”.

La empresa encargada de la instalación y mantenimiento de las cámaras es Kapsch, un grupo de origen austriaco con experiencia en gestión de tráfico. El contrato –distinto del de los algortimos– fue adjudicado en diciembre por 1,4 millones de euros. La misma compañía fue la encargada de la colocación de varios paneles informativos sobre la circulación que ya lucen en diferentes puntos de la ciudad.

Una de las críticas de la oposición a Smartiago es relativa a su viabilidad, ya que la cuestión concreta de la instalación de las cámaras no cuenta con el visto bueno de la Comisión Asesora do Patrimonio Histórico. Otros proyectos como la rehabilitación de viviendas o la instalación de fibra óptica deben contar con el dictamen favorable del órgano. A este respecto el concejal de Turismo argumenta que fue “el plan completo” el que pasó por la Comisión, pero no la situación concreta de “cada cámara”. Al igual, sostiene, que tampoco lo hace “cada una de las cajas de la fibra óptica”.

Precisamente, en el pleno ordinario de julio que tendrá lugar hoy en Raxoi, CA lleva un ruego en el que solicita al Gobierno local que elabore un informe previo “sobre cada unha das 43 cámaras que se van instalar na zona histórica”.

Hace dos semanas, el regidor municipal, Xosé Sánchez Bugallo, firmaba un bando de Alcaldía en el que solicitaba la “colaboración voluntaria” de los propietarios de inmuebles en cuyas fachadas se van a instalar las cámaras, un total de 34 entre las públicas y las privadas. Guinarte afirma que todos ellos están “obligados a soportar la servidumbre” de ceder espacios de su propiedad, al igual que ocurre “con la fibra óptica o los cables del teléfono”. Pero anticipa que el montaje se hará “con mucho cuidado” y que “en caso de que se causase algún daño, se indemnizaría a los propietarios”.

Por su parte, las cámaras que regularán el tráfico en las entradas a la almendra contarán con un dispositivo capaz de reconocer matrículas, por lo que los conductores que realicen alguna infracción sí serán identificados, además de avisar a la Policía Local. Serán 31 distribuidas por el casco histórico y algunos otros puntos de Compostela.

tres ejes
Los retos de Smartiago

1 Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (RSU). El objetivo es alcanzar el 50 % de reutilización y reciclaje –actualmente es de un 13 %– a través de tecnologías pioneras de ‘smart waste’.

2 Movilidad inteligente y sostenible. Se pretende organizar el reparto de última milla en el casco histórico a través de vehículos eléctricos.

3 Alumbrado ornamental eficiente. A través de tecnologías ‘smart’ se procura, por un lado, ahorrar costes y, por otro, preservar el patrimonio histórico.

29 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito