Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 30 noviembre 2021
02:47
h
Esta ritidectomía es utilizada para actuar sobre las consecuencias provocadas por el paso del tiempo en los tejidos profundos de la cara y el cuello // La Clínica Doctor Valdés está especializada en este tipo de intervención, logrando un índice de satisfacción altísimo en las pacientes que la realizan TEXTO F. Cernadas

‘Lifting’ cervicofacial, tratamiento para el envejecimiento de la piel

A pesar de que el envejecimiento natural sucede de distintas y múltiples formas, en la mayoría de las ocasiones simultáneamente, siempre hay una de las causas que predomina sobre las demás en cada caso en particular, por lo que los tratamientos estéticos tienen un papel fundamental a la hora de intervenir sobre las mismas.

En este sentido, una de las consecuencias provocadas por el paso del tiempo en los tejidos de la cara de las pacientes son su relajación y caída progresiva. Fruto de su experiencia, según el equipo médico de la clínica del doctor Valdés, este declive comienza a percibirse como una sensación de “flacidez”, que con el tiempo progresa a exceso cutáneo, el cual “cuelga” a varios niveles, al principio de forma sutil, pero luego de manera más evidente.

Principalmente, en estos casos, apuntan desde el centro compostelano, se puede apreciar una caída de la posición de la cola de la ceja, que desciende respecto a su cabeza y que hace que parezca que se tenga más exceso de piel en el párpado superior. Asimismo, remarcan, se aprecia también una profundización en las ojeras, un aplanamiento de los pómulos, una mayor profundidad en los pliegues nasogenianos, una pérdida del contorno del óvalo facial y un exceso de piel en el cuello, a veces acompañado de bandas cervicales anteriores.

Por ello, dado que el origen de muchos de estos cambios resulta del exceso relativo de piel, este se puede tratar mediante una reposición de los volúmenes faciales que se van perdiendo con la edad. No obstante, en ocasiones, el sobrante de piel es absoluto, en cuyo caso, el mejor tratamiento, con diferencia, es el lifting cervicofacial, conocido técnicamente por ritidectomía, una intervención utilizada para tratar el envejecimiento intrínseco de la piel y los tejidos profundos de la cara y el cuello.

Especializados en este tipo de cirugía estética, para llevarla a cabo, los profesionales de la Clínica Doctor Valdés realizan una incisión delante y detrás de la oreja, extendida un poco en el interior del pelo, una disección de los tejidos faciales y una extirpación de la piel redundante de cara y cuello, siempre resecando aquella que sobra de forma natural, no tensando la que queda. Así, mediante esta técnica, se asegura un resultado muy armónico.

En definitiva, con ella, se reposicionan los tejidos allí donde solían estar, por lo que no están modificando la arquitectura de la cara, alcanzando así unos resultados totalmente satisfactorios para la persona.

De esta manera, y ya que durante la operación también pueden actuar sobre la voluminización de las estructuras profundas, consiguen un rejuvenecimiento global, de un modo muy natural. Por ello, con esta intervención, señalan, resulta sencillo para la paciente “quitarse” diez o quince años de encima, teniendo un periodo de recuperación relativamente corto, que se extiende entre dos y tres semanas. “A pesar de que, evidentemente, el proceso de envejecimiento seguirá su curso, la extirpación de piel es definitiva, siendo el resultado final, por tanto, muy duradero”, aseguran.

Durante la evaluación en la consulta, el equipo médico del doctor Valdés analiza el origen de aquellas características que provocan aquello que no le gusta a cada paciente y recomienda el tratamiento que mejor se adapta a las mismas. “Cuando el lifting está indicado, este proporciona un índice de satisfacción altísimo en las personas en las que se le realiza”, certifican.

clínica dr. valdés
proceso

··· Con el lifting cervicofacial tratan los cambios producidos por el llamado envejecimiento gravitacional. Los surcos nasogenianos se profundizan, se marca la línea de muñeca, entre la comisura de los labios y el mentón, la línea de la mandíbula pierde su contorno suave, y se producen arrugas profundas en las mejillas. En el cuello, los tejidos también caen, formándose pliegues horizontales, descolgamiento de la papada, y bandas cervicales anteriores, en sentido vertical.

··· Existen muchos tipos de lifting. El tradicional, llamado subcutáneo, es el más usado y conlleva la disección de una capa continua de piel y grasa, hasta que se alcanza el defecto más central que se debe corregir. Una vez disecado, este colgajo es traccionado hacia atrás y hacia arriba, y se extirpa lo que sobra, para ser luego suturado. Antes de la sutura, sin embargo, suele ser necesario tensar tejidos faciales profundos, que evidentemente también se han visto afectados por la edad, tensando así también el armazón sobre el cual la piel y la grasa descansan. Esto es particularmente importante en el cuello.

··· Esta cirugía elimina gran parte de los estigmas del envejecimiento y, realizada correctamente, no deja ninguna secuela del tipo “tensión excesiva”, al contrario de lo que se suele pensar. Una vez llevada a cabo, debido a la amplia disección que acarrea, se produce un edema facial que, aunque moderado, es detectable, en particular durante las primeras semanas, por lo que es un tratamiento que se reserva para las pacientes que pueden cogerse un tiempo libre tras ser operadas.

··· Por norma general, el efecto del lifting equivale a 10-15 años de envejecimiento, siendo frecuente pacientes que repiten el procedimiento tras este periodo.

26 nov 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito