Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 noviembre 2021
01:00
h

Medicina y cultura

    EL Súbito fallecimiento del profesor Carro Otero deja una laguna en Galicia en ese fascinante mundo intermedio que hay entre la medicina y las humanidades. Gran orador, profesor que dejaba impronta y ameno conferenciante, podría decirse que el Dr. Carro tocó todos los palos de la cultura, siempre en torno a la medicina: anatomista, antropólogo físico, arqueólogo, historiador de la medicina, comisario de exposiciones y, a mi modo de ver, sobre todo, un gran presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia. De su polifacética tarea, esta última quizás la más difícil y laboriosa, la llevó con verdadera pasión hasta el final.

    Tras la seriedad, el cientifismo y el oropel de los actos académicos, lamentablemente, hay una dura y desagradable tarea diaria de conseguir fondos y recursos para estas instituciones, dejadas de la mano de las administraciones públicas o, como mínimo, insuficientemente tratadas en este aspecto por quienes deberían mimarlas, como foco de cultura y organismo asesor de los poderes públicos, que son desde el origen de las mismas en el siglo XVIII.

    En esta labor el difunto profesor Carro, hay que reconocerlo, no tuvo igual. Movía Roma con Santiago con tal de sacar la Academia adelante y conseguir sus objetivos, desde un cargo muy prestigioso, pero muy duro en el día a día, que él ostentó numerosos años. En este sentido deja el listón muy alto.

    Descanse en paz.

    24 abr 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.