Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 25 septiembre 2021
07:58
h

“Nunca había tenido un vertido, no me explico qué pudo pasar”

El propietario de la finca trasladó ayer a los técnicos autonómicos que para abrir el depósito se requiere un último paso manual, y se mostró dispuesto a ayudar

Durante los trabajos realizados ayer por el personal técnico de la Xunta en la explotación ganadera de Trazo, estuvo presente el propietario de la misma. Según pudieron saber testigos presentes en dichas inspecciones, el hombre se mostró en todo momento dispuesto a colaborar. Los trabajos se centran ahora en colocar medios de contención para evitar que el agua siga arrastrando el purín. El personal que trabajó ayer presencialmente en la finca pidió al dueño que colocase paja para contener el vertido, a lo cual accedió voluntariasomente.

Las mismas fuentes apuntan a la incredulidad mostrada por el implicado, quien afirmó que no se explica lo que pudo pasar. Relató que es la primera vez que tiene un vertido como el ocurrido. También indicó que el sistema del depósito de purines implica un proceso mecanizado de apertura, pero también uno final manual para proceder al vaciado. Asimismo, confirmó que, tal y como comunicó en su declaración, no tiene enemigos ni en el pueblo ni entre sus trabajadores. Cabe recordar que, en un primer momento, él mismo apuntó a la posibilidad de haber sufrido un sabotaje.

La explotación ganadera se encuentra en el concello de Trazo, próxima a un lugar conocido como Viaño Grande. Se trata de una finca de grandes dimensiones con capacidad para más de 200 vacas y, en la que además del responsable, trabajan más personas. Vecinos de la zona que conocen al dueño desde hace tiempo indican que se trata de una persona meticulosa y organizado con su trabajo, y se mostraron sorprendidos por lo ocurrido. Aún no se conocen detalles de la investigación, por lo que será el resultado de la misma el que determine quién o quiénes son los responsables, así como la cuantía económica que estos deben abonar en concepto de sanción por los daños.

Parte de los vecinos de Santiago que se vieron afectados por el vertido se muestran preocupados por el daño ambiental que se pudiese ocasionar, y piden que se depuren todas las responsabilidades.

Rectificación
Error en la foto publicada

··· Desde este periódico publicamos esta rectificación relativa a la primera imagen publicada en la página 20 del periódico de ayer lunes. La fotografía corresponde a una vivienda que, de forma errónea, confundimos con la explotación agraria en la que se originó el vertido de purines el pasado jueves. Dirigimos las disculpas especialmente a los propietarios de la finca que aparecía en la fotografía publicada, entendemos su indignación y reiteramos que no fue intencionado. Se trató de un error provocado por una información equivocada que nos proporcionaron. Asimismo, debemos explicar que dicha imagen fue retirada de nuestra página web a la mayor brevedad. Tanto el equipo de redacción como de cierre reitera sus más sinceras disculpas.

La Xunta abrió recientemente el debate sobre cómo gestionar el purín
ASAGA afirma “que non hai demasiada normativa máis alá do tamaño do depósito”

Santiago. El vertido que desde el pasado sábado afecta al suministro de agua en Santiago y concellos vecinos procede del depósito de purín de una explotación de Trazo. En plena investigación sobre lo ocurrido, cabe destacar que la normativa sobre gestión de purines está en pleno proceso de debate. Así, la Xunta tiene previsto elaborar un proxecto de Lei y además ha formulado alegaciones recientemente al decreto estatal sobre este asunto. Ya en 2019, inició una consulta para realizar aportaciones a esa futura Lei do sistema integrado para a xestión de dexeccións gandeiras xeradas nas explotacións. Actualmente, cualquiera que solicite un permiso para abrir una explotación debe aportar documentación sobre la capacidad de almacenar el purín y de gestionarlo, sea a modo de abono o cediéndolo a terceros para que sea tratado como tal.

Según el texto autonómico hecho público en 2019 para la consulta, “nos últimos anos observase unha concentración de actividade gandeira intensiva en determinadas comarcas de Galicia. Esta realidade está xerando excedentes de esterco e xurro en determinadas zonas que a agricultura non é capaz de absorber, ocasionando un risco ambiental que é preciso atallar o antes posible, coa finalidade de previr graves problemas medioambientais que poden derivarse dunha xestión inadecuada de xurros e de esterco tales como a contaminación difusa da auga, acumulación de fósforo e metais pesados no solo e emisións á atmosfera de amoníaco e gases de efecto invernadoiro, así como a xeración de olores”.

Dicho anteproyecto preveía la implantación de una aplicación informática en todas las explotaciones agroganaderas de Galicia para controlar los purines y los estiércoles que producen y su aplicación; y la otra alternativa era la enfocada a dar una solución para las ganaderías que producen más purín del que pueden aplicar. En este sentido, se hablaba de camiones cisterna que recojan ese excedente en las granjas para transportarlo a una planta cercana.

Actualmente, tal y como confirman desde la Asociación Agraria de Galicia (Asaga), “no hai unha normativa de fosas de purín salvo a lei xeral de medio ambiente de prevención de vertidos, basicamente o que impera é o propio manexo que cada un faga”, explica Paco Bello, portavoz de ASAGA en Santiago. “O que si se especifica é, por exemplo, a dimensión do depósito de puríns en relación ás cabezas de gando”, añade. En este sentido, estima que una explotación con 100 vacas necesitaría una fosa con capacidad para almacenar 200 mil litros -justo la cantidad vertida en Trazo-. “Tes que ter capacidade de almacenamento porque non tes terreno para botalo”, añade. Asimismo, desde Asaga explican que en esta época del año los depósitos suelen estar al completo a la espera de usar el purín en el ensilado del millo. “Hai que ter claro que é un subproduto de uso agrario, non un residuo, é un abono”, reitera Bello.

Sobre el anteproyecto de la Xunta, Bello apunta a que lo que estaba en cuestión era la forma de esparcirlo. Es decir, no tanto su almacenaje sino su uso posterior. Lo que se planteaba era una forma de proceder en su utilización que redujese el impacto ambiental. La asociación agraria también manda un mensaje tranquilizador, ya que “en Galicia hai 7 mil explotacións lácteas, e vertidos deste tipo non recordo máis dun par”.

14 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.