Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 08 diciembre 2022
10:21
h

Olmos ‘vacunados’ contra la grafiosis llegan a la Alameda

Una investigación del profesor Luis Gil dio con el remedio para inmunizar los árboles ante la peste

La Alameda cuenta desde ayer con cinco genotipos de olmos resistentes al hongo que provoca la enfermedad de la grafiosis, una patología que llevó esta especie casi a la extinción. La concejala de Medio Ambiente, Mila Castro, participó en esta plantación especial que se llevó a cabo en la Alameda compostelana: cinco olmos que, gracias al trabajo de investigación del catedrático Luis Gil, ponente en el Foro Talentia, son resistentes al hongo que provoca grafiosis. Con este evento, el Concello de Santiago se suma a los esfuerzos del programa español de recuperación del olmo común (Ulmus minor), que se lleva a cabo por todo el país para recuperar una especie prácticamente desaparecida.

Al acto asistió el catedrático madrileño Luis Gil Sánchez, biólogo y doctor ingeniero de montes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Montes (ETSI) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Historiador pionero de la flora forestal ibérica, reconocido con el Premio 2014 de Cooperación Internacional por mejorar el eucalipto como instrumento para la reducción de la pobreza en Tierras Altas de Etiopía, y el Premio de Investigación 2016 de la UPM en reconocimiento a su dilatada trayectoria investigadora, docente y profesional en el ámbito de la genética forestal durante la que consiguió clonar olmos resistentes a la grafiose, participó ayer en la clausura del Foro Talentia. Además, es miembro de la Real Academia de Ingeniería (RAI) desde marzo de 2022.

Los árboles son una donación de la Fundación Conde del Valle de Salazar, cuyo patronato depende de la ETSI de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). La grafiose agresiva provocada por el hongo Ophiostoma nuevo-ulmi, afectó los olmos de toda España desde los años setenta y acabó con cerca de seis millones de ejemplares, lo que provocó un cambio del paisaje de muchas zonas rurales ibéricas. En Galicia esta especie es conocida también como umeiro o ulmeiro y quedan ejemplares aislados de montaña (Ulmus glabra) en los bosques del Eume y en otros bosques de ribera en Lugo y Ourense.

LA ENFERMEDAD. Se cree que el origen del hongo que provoca la grafiosis se encuentra en el este de Asia, donde las especies de olmos son más resistentes y no se ven tan afectadas.​ La enfermedad se ha propagado por Asia, Europa, Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda, y la provoca un hongo del género Ophiostoma. Este organismo ocupa los vasos del xilema y se extiende provocando que las hojas se marchiten y que el árbol se muera. El vector epidemiológico de la grafiosis son normalmente los escarabajos del género Scolytus, que transportan en su cuerpo esporas del hongo desde ejemplares de olmo enfermos a ejemplares sanos.

Muchos remedios

··· Se han utilizado varias estrategias para combatir la plaga que ha acabado con millones de olmos en América y Europa: eliminar ejemplares muertos de olmo o partes afectadas del árbol, uso de insecticidas para impedir la proliferación de ejemplares de Scolytus, eliminación de raíces-puente entre ejemplares cercanos, uso de fungicidas y plantaciones de olmos resistentes al hongo. Los que acaban de llegar a Santiago están vacunados contra este hongo, por lo que se prevé que gocen de esperanza de vida.

Podan los robles de San Lourenzo tras someterlos a una completa revisión
Image

Santiago. Después de que uno de los carballos de San Lourenzo se viniese abajo por sorpresa hace unos días, el Concello de Santiago realizó una completa revisión de cada uno de los robles de la carballeira para conocer el estado de salud de cada uno, con el objetivo de detectar posibles patologías o debilidades que pongan en riesgo su estabilidad. Tras estos trabajos, en las últimas horas también se iniciaron labores para proceder a podar los árboles, en concreto, para quitarles altura y evitar así que el peso o el fuerte viento puedan derribarlos. Unos trabajos de los que se hizo eco la Asociación de Vecinos Río Sarela, la misma que hace unos días, a raíz del suceso acontecido, pidió al Concello una revisión de los robles, con el objetivo de evitar cualquier riesgo. Así, ayer se podía ver en la carballeira de San Lourenzo a varios operarios que ayudados por una grúa procedieron a los trabajos de podado. En concreto, los técnicos se centraron ayer en los ejemplares cercanos al acceso del pazo de San Lourenzo.

25 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito