Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 21 enero 2021
02:02
h

Pendientes aún de otro nudo clave en la zona de Formarís

El inicio de las obras del enlace orbital supone dar satisfacción a una vieja demanda compostelana, y no solo del área empresarial del Tambre, sino de toda la ciudad. De hecho, ayer, además de los representantes municipales, también estuvieron presentes en el acto representantes de la Cámara de Comercio y de la Asociación de Empresarios del Polígono do Tambre. Pero a pesar de la satisfacción por el inicio de los trabajos, aún queda pendiente otra obra trascendental y complementaria de la anterior.

Se trata del denominado orbitaliño, otra rotonda también en la zona industrial, que en este caso estará situada en Formarís, y servirá para completar la conexión con la autopista con otra con la carretera N-550 y, a través del polígono industrial del Tambre, con la variante de Aradas, completando así las conexiones de los polígonos.

Durante la mañana de ayer tuvo lugar una reunión en el Ayuntamiento sobre este tema, según informaron Bugallo y Losada, el proyecto, una vez superada la fase de información de impacto ambiental, se encuentra ahora en la de resolución de alegaciones, por lo que se espera que se pueda licitar en breve. De hecho, en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado figura una partida de 200.000 euros para convocar el concurso de este proyecto, que sería interesante que estuviera completado al mismo tiempo que el orbital.

La propuesta del Ayuntamiento, que también formuló una alegación, es que se retome el proyecto diseñado hace años, mucho más económico, y con un cambio en la ubicación, lo que evitaría cortar en dos la zona de A Sionlla, tal y como también formularon en sus alegaciones los vecinos de esta parroquia compostelana.

Estas dos rotondas se complementarán con las obras que también, recordó Losada, están presupuestas para completar los tramos pendientes de la A-54, la autovía que unirá Santiago con Lugo, y que contará con una partida de 69 millones de euros.

Los otros dos grandes proyectos que quedan ahora pendientes para Santiago son la construcción de la nueva estación del AVE en el complejo de la intermodal, así como la depuradora que sustituirá a la de A Silvouta. Dos infraestructuras cuya consecución también se ha dilatado en el tiempo.

La primera ya estaba prevista en 2011, pero su construcción se aplazó y ahora mismo está pendiente de la revisión de un convenio firmado en 2016, en el que se establece que no se iniciará hasta que Santiago alcance los 3,5 millones de viajeros.

Tren y agua
Pendientes de los fondos

··· A la espera de que el acuerdo para retirar la cláusula de los 3,5 millones de viajeros se plasme en un nuevo convenio, la realidad es que la nueva estación del AVE ya cuenta con un anteproyecto, y una previsión presupuestaria de 30 millones de euros, de los que en la propuesta para 2021 figuran tres, que permitirían iniciar la realización del proyecto.

··· Con cargo a los remanentes de 2019, el Ayuntamiento ya ha aprobado la obra para solucionar el entronque de la pasarela peatonal del complejo en la rúa do Hórreo.

··· Por lo que se refiere a la estación depuradora, se calcula un coste de unos 68 millones de euros, y el proyecto ha sido seleccionado por el Gobierno entre los que aspirarán a recibir financiación a través del Fondo Europeo para la Recuperación, de forma que el coste no repercuta posteriormente en el recibo.

“Es un polígono aún por desarrollar pero que tiene muchas posibilidades”

Santiago. Un proyecto trascendental que da sentido a todo lo demás. Con esta frase resume el presidente del Club Financiero de Santiago lo que significa que se haya empezado a construir el orbital. Roberto Pereira lo ve como una vía de conexión de la ciudad con las afueras, como es el caso del aeropuerto, y con el eje de autovías que une Galicia de norte a sur.

“Está en una situación estratégica porque permitirá enlazar el trazado de la autovía con los dos polígonos industriales. Eso tiene una significación muy importante porque va a permitir que el tráfico pesado tenga una vía directa y, al mismo tiempo, libera de tráfico los accesos”, asegura Pereira. Es decir, mata dos pájaros de un tiro.

También permitirá que se pueda enlazar directamente con la autovía que va al aeropuerto, como en la actualidad lo hacen los viajeros que provienen de Vigo. Pereira recuerda que mejorar la conexión con Lavacolla es una de las viejas demandas de la capital gallega.

“Estoy satisfecho porque se está dinamizando mucho el polígono. Está aún por desarrollar pero tiene muchas posibilidades. Y estaremos en mejores condiciones cuando ese orbital, que facilita la movilidad, esté listo”, asegura pensando en la creación de empleo que generarán las empresas que ya se están instalando. En este sentido, el presidente del Club Financiero considera que Santiago tiene que ir un paso más allá apostando por la investigación y el desarrollo para que la ciudad no lleve consigo solo los carteles de ciudad turística y de ciudad universitaria.

“Tenemos una Universidade excepcional, líder en investigación, con los mejores graduados de la historia, y no podemos dejar que se marchen. Tienen que tener oportunidades aquí y dar valor añadido a la ciudad”, incide. “No podemos competir con China o Taiwán y su mano de obra barata, pero podemos ofrecer empleo de calidad y dejar a un lado los contratos precarios”, reitera. “Esa es la mejor apuesta para superar la crisis”, concluye.

Captar el talento joven y emigrado: el objetivo para los próximos años

Santiago. Atascos a horas puntas, lento acceso al aeropuerto, desesperación durante las tardes de los sábados... Así define el presidente de la Asociación Área Empresarial do Tambre la situación que se vive habitualmente en el polígono de Costa Vella. “O orbital é necesario para que o resto funcione, é a chave”, afirma. Ayer se dio el primer paso, pero para garantizar su continuidad Alborés incide en que se necesita mayor dotación presupuestaria. “Senón non se vai pasar de poñer os carteles e remover o terreo”, explica. Reconoce que el compromiso de Bugallo es firme en este sentido.

Cuando habla de “chave” se refiere a los futuros proyectos empresariales que llegarán a Compostela, como el centro logístico que se está haciendo al lado de Mercadona o el proyecto tecnológico Biotech. Con este último se pretende dar trabajo a ese talento formado aquí y que se ha tenido que ir al extranjero, o a todos esos becarios que trabajan en los laboratorios de la USC: “O que queremos é que queden na cidade, que non teñan que buscar traballo fóra”.

“Dentro de tres anos A Sionlla vai ter máis actividade. Temos que ser optimistas pese á situación que se está a vivir”, explica Alborés. Considera que descongestionar la zona es necesario para que todo lo demás funcione, ya que permitirá estar a unos minutos del aeropuerto y coger otros desvíos de la autopista sin necesidad “de meterse no meollo. Hai que darse conta de que Bricomar, Leroy, Lidl... moven moitísimo coche e os enlaces de bus non abundan”. Sus objetivos pasan por promocionar Santiago como una ciudad con oportunidades laborales y cómoda para el día a día.

26 nov 2020 / 00:10
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito