Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 octubre 2020
08:55
h

Porto no logra vender la casa del crimen y tiene aún a su nombre los pisos heredados

El abogado de la madre de Asunta lamenta el penoso estado del chalé de Teo // Rosario ha vuelto a solicitar permisos para poder salir algunos días de prisión

A pocos días de que se cumplan siete años desde el trágico fallecimiento de Asunta Basterra, asesinada por sus padres, Alfonso Basterra y Rosario Porto, son muchos los que todavía se preguntan qué ha pasado con los bienes inmuebles que Porto tenía en propiedad. La madre de la pequeña, de origen chino, proviene de una familia adinerada de Compostela. Su padre, Francisco Porto Mella, era abogado y ostentó el cargo de cónsul honorífico de Francia, el cual cedió a su hija antes de que ella cumpliese los treinta. María del Socorro Ortega Romero era una prestigiosa historiadora del arte que ejerció como profesora en la Universidade de Santiago. Así, ambos, pertenecientes a la clase alta compostelana, pudieron dejar en herencia a su hija diferentes propiedades.

“No se ha vendido nada”, confirma el abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, en declaraciones a este periódico. Con ese nada se refiere a cuatro propiedades que siguen estando a nombre de Rosario Porto: el chalé de Teo, en el que se sitúa el lugar de la muerte de Asunta Basterra; el piso de verano, en Vilanova de Arousa; la vivienda de Doutor Teixeir,o en la que Porto vivía con la niña; y el piso de Xeneral Pardiñas, en el que habían residido los abuelos maternos de Asunta. “Esas propiedades siguen estando a nombre de Rosario Porto. Yo, como abogado, soy el único que tiene las facultades para cualquier gestión de ventas”. Ante las informaciones publicadas en un periódico coruñés, que ayer anunciaban la transacción de dos inmuebles por un importe conjunto cercano a los 750.000 euros, el abogado insiste en que “ni el piso de Vilanova de Arousa ni el de Xeneral Pardiñas están vendidos”. El único inmueble que ya no pertenece a Rosario es un piso situado en Montero Ríos en el que tanto su padre como ella habían tenido su despacho de abogados, cerrado con anterioridad al crimen de Asunta.

De hecho, el piso localizado en Xeneral Pardiñas conserva todavía la plaza con el nombre F. Porto Mella, en alusión al padre de Rosario Porto. El timbre no funciona, y hay un aviso de vigilancia con alarma de seguridad. Cuando se realizó la investigación del crimen, una de las principales pistas fue el recorrido en coche realizado por Porto desde Santiago a la casa de Teo. Las cámaras de una joyería de Xeneral Pardiñas captaron cómo salía con su coche del garaje de dicho piso. Posteriormente, una de las pruebas fundamentales fue la aportada por la cámara de seguridad de la gasolinera de la Galuresa, que captó una figura correspondiente a una persona menuda en el asiento del copiloto, la cual los investigadores asociaron a Asunta.

Asimismo, Aranguren se lamenta por la situación del chalé de Teo, que no ha conseguido venderse. Como publicó EL CORREO GALLEGO esta semana, la casona de piedra heredada por Rosario Porto está en un estado lamentable, totalmente abierta y desvalijada. “Las fotos son para llorar. Somos conscientes de cómo está, totalmente abierto y abandonado, cualquier puede entrar allí”, lamenta el abogado de Porto. Aranguren confirma además que el chalé sigue en venta.

IBI. Así, con cuatro propiedades a su nombre, dos de ellas en pleno Ensanche, y una de una hectárea de superficie, la cantidad anual de IBI asciende a los tres mil euros. Porto lleva siete años en prisión, desde el día del velatorio de su hija, y desde 2015 con sentencia firme y una condena a 18 años de prisión por el asesinato con alevosía de Asunta y agravante de parentesco, misma pena que cumple su exmarido Alfonso Basterra. Ella permanece en la prisión para mujeres de Brieva, en Ávila, a la que fue trasladada desde el centro penitenciario de A Lama en marzo de este mismo año. Basterra sí continúa cumpliendo la pena en Galicia, concretamente en la cárcel de Teixeiro.

SALIDAS DE PRISIÓN. Gutiérrez Aranguren también ha comunicado que se están realizando trámites para volver a solicitar permisos para que su defendida pueda salir temporalmente de prisión, aunque reconoce que el proceso, entre solicitudes y recursos, es algo lento. “Se están pidiendo, pero hay que esperar a que se cumplan todos los trámites”, añade el letrado.

Tanto a Rosario como a Alfonso les queda más de la mitad de la condena por cumplir. De momento, han completado un cuarto de la misma, ya en 2018, lo que les deja en régimen de segundo grado penitenciario y les da derecho a permisos de fin de semana. Sin embargo, en 2019 Instituciones Penitenciarias rechazó el primer permiso solicitado por Porto para pasar unos días alejada del centro carcelario. Y el pasado mes de mayo, tanto Basterra como Porto cursaron solicitudes para salir de prisión. Ambos reclamaron desde entonces dos permisos cada uno, que les fueron denegados a los dos por la Junta de Tratamiento Penitenciario de los penales en los que están internos. Algunas expertos achacan la decisión a la repercusión social que ha tenido el caso.

ANIVERSARIO DEL ASESINATO. El próximo lunes 21 se cumplirán siete años desde este trágico suceso que conmocionó a la capital gallega, en la que la familia era muy conocida. La noche de ese día, dos hombres localizaron el cuerpo sin vida de la niña en una pista forestal de Teo, muy cerca de la carretera, y a tan solo unos kilómetros del chalé familiar de los Porto. La investigación no tardó en centrarse en el entorno cercano de la niña. El día del velatorio de la niña se produjo la detención de la madre, en el propio tanatorio, del que salió en coche judicial. Un día después, Basterra salió también detenido del registro realizado en la finca de Teo. La niña había muerto por asfixia, y tras ingerir altas dosis de Orfidal. No era la primera vez que se producía el consumo (forzoso) de este ansiolítico. De hecho, algunos de los profesores de las actividades extraescolares de la niña habían manifestado que acudía dormida a clase. Y ella misma había confesado a la madre de una amiga que le habían dado unos polvos blancos.

El lugar en el que fue encontrado el cuerpo de Asunta, en Teo, sigue a día de hoy convertido en un auténtico altar. Está lleno de flores y de peluches, así como de santos. Y cuenta con un buda en posición de rezo que recuerda el origen asiático de la niña, la primera adoptada en China a la que se pudo ver en las calles de Compostela. Asimismo, en ese santuario se puede ver una placa con una inscripción de dinos desde el cielo qué pasó con tus abuelos. Todos sus conocidos han destacado la inteligencia, la simpatía y las muchas habilidades que tenía.

18 sep 2020 / 00:50
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito