Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 24 enero 2022
18:09
h
Partes del terreno del centro compostelano se encuentran en la primera Galería de Arte de este universo paralelo // Esta área fue comprada por un inversor español por unos 60 euros y su precio de venta actual es de 11 millones de dólares TEXTO Brais Fdez.

Una cotizada Ciudad de la Cultura en el mundo virtual

La Ciudad de la Cultura ha llegado a los mundos virtuales de los metaversos y su valor está muy cotizado. Ayer arrancó la primera Galería de Arte del Mundo en el Metaverso Next Earth, un mundo en el que se pueden adquirir obras, la mayoría de ellas landart, en el novedoso formato NFP. De este modo, a través de una cadena de bloques, los interesados adquieren una parte del terreno (de agua o de tierra) del centro compostelano, en el que, a medida que la tecnología avance, se irán introduciendo contenidos para vivir una experiencia inmersiva en ella (introducirse en su espacio con gafas de realidad virtual).

Suena a ciencia ficción, pero este tipo de contenidos son ya una realidad y su valor no para de aumentar, a medida que se van desarrollando estos metaversos. De hecho, la Ciudad de la Cultura fue adquirida por un inversor anónimo español por un valor alrededor de 60-70 euros, mientras que su precio de venta actual está en una cantidad aproximada de once millones de dólares, aunque, según apunta el responsable de controlar esta área, su objetivo sigue siendo desenvolver el proyecto y crear una galería virtual en su interior en los próximos años.

En este sentido, explican, la gente está cogiendo posiciones en la base actual para prepararse para los desarrollos futuros, una inversión que puede generar grandes rendimientos debido al interés que esperan suscitar en la sociedad durante las próximas décadas.

Para ello, la idea futura de sus creadores, a diez o veinte años vista (en función de los avances de la tecnología), es que se pueda llevar a cabo una vida virtual dentro del metaverso, esto es, un universo paparalelo donde habría empresas que harían gestiones y ventas, tal y como las conocemos en la realidad.

Los progresos en estos campos llevaron a crear la película Ready Player One, donde se interpreta una visión general de lo que sería este mundo, con mucha parte de la humanidad dependiendo de las plataformas virtuales.

Sin embargo, no todo es oro lo que reluce, ya que los riesgos también son muy elevados. Así, las cryptomonedas o bitcoins no tienen un valor físico como tal, sino que todo se resume a lo que una persona esté dispuesta a pagar por ella. En todo caso, al tratarse de una inversión, igual que quebraron grandes multinacionales con las crisis económicas, también podría producirse lo mismo aquí.

ACTUALIZACIONES CONSTANTES. Debido a que los desarrolladores de este proyecto compraron todo el planeta tierra a la plataforma Mapbox (similar a Google Maps), si se producen cambios en el terreno (por ejemplo, una construcción de un edificio), este se actualiza a los pocos días, eso sí, serían zonas sin propietario y abiertas a la compra de quien puje por ellas.

De este modo, a partir de la muestra que comenzó en la jornada de ayer, se apunta que los terrenos próximos a la Ciudad de la Cultura se encuentran muy cotizados, ante el posible crecimiento que pueda experimentar este territorio.

Queda patente, por tanto, que los mundos virtuales han llegado para quedarse y Santiago no es una excepción. En esta plataforma Next Earth, la primera gran venta, señalan, fue la del Arco del Triunfo, que se adquirió por unos 8.000 dólores, mientras que el último gran movimiento fue la adquisición del Museo de Arte Moderno de New York por unos 30.000 dólares.

Estas cantidades ponen de manifiesto el interés que generan estas propiedades en línea, las cuales son únicas e imposibles de robar, ya que permanecen guardadas con códigos que indican los compradores anteriores y sus valores.

Next Earth
Un mundo dividido en bloques

··· Del 14 al 23 de enero habrá una exposición internacional de los artistas más influyentes del Metaverso y los terrenos que se pueden adquirir.

··· Se ha creado una copia exacta del planeta tierra, con cadena de bloques, donde todas las transacciones quedan registradas y marcadas de forma pública. Todas las obras de arte, sus compradores y la sucesión de los precios de compra quedan guardados. Esto implica que las obras de cryptoarte son únicas e imposibles de robar o duplicar.

15 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.