Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 26 octubre 2021
23:18
h

Una farmacéutica harta de robos sube a redes un vídeo del ladrón en plena ‘faena’

La titular de la Farmacia Rosalía de Castro decidió finalmente retirarlo para evitar que el delincuente la pudiese denunciar

Impotencia. Esa es la palabra que mejor define cómo se siente Dolores Sánchez, la titular de la farmacia Rosalía de Castro, tras sufrir un nuevo robo en su establecimiento, del que informaba el digital Quincemil. En este caso el presunto delincuente se llevó, según confirmó Dolores Sánchez a EL CORREO GALLEGO, “dos productos valorados en cien euros. En concreto, dos cajas de ampollas anticaída de Vichy, y me dio mucha rabia, porque es una cantidad importante”.

Acostumbrada a sufrir este tipo de hurtos cada cierto tiempo, a denunciarlos y finalmente a comprobar cómo a las personas que los cometen no les pasa nada, Dolores decidió subir a la cuenta de Instagram de la farmacia la grabación en la que se veía a esta persona meter en su bolso los dos productos y marcharse con ellos. “Ves la impunidad con la que esta gente actúa y te sientes impotente. Quería que, por lo menos, se reconociese y se le cayera la cara de vergüenza. Este tipo de hurtos nos suceden de vez en cuando, aunque suelen ser cantidades menores, los denunciamos y al final no sirve de nada. Es una pérdida de tiempo”, cuenta con impotencia. Sin embargo, finalmente decidió retirar el vídeo tras la advertencia de una compañera boticaria. “Ella aún sufre más robos de este tipo que yo, y me dijo que la Policía le había advertido que no subiera estas grabaciones a sus redes sociales, porque las personas afectadas, si se reconocen, pueden denunciar y aún por encima habría que indemnizarlas”, explicó.

La titular de la Farmacia Rosalía de Castro comentó que suelen padecer este tipo de actos delictivos cada tres meses, y que en el caso de su establecimiento la mayoría de las veces los que los cometen son hombres.

Además, curiosamente, algunos de ellos son clientes de la farmacia que, cuando van a pagar en el mostrador, “aprovechan para robar unos caramelos o un pintalabios. Son robos de tres o cuatro euros. Es robar por robar”, dice Dolores.

De hecho, contó el caso de un abuelo “que siempre se llevaba, sin pagar, un esmalte de uñas para regalar a su nieta”, explica. A la mayoría de esta gente la identifican, gracias a la tarjeta sanitaria, “pero por dos o tres euros no merece la pena avisar a la Policía”, indica. No es el caso de este último robo, en el que sí van a interponer una denuncia en la Comisaría de Santiago. “Estoy esperando a tener las imágenes de la grabación certificadas de la empresa de seguridad para denunciar”.

DIVERSOS SISTEMAS DE SEGURIDAD CONTRA LA PICARESCA. Para evitar esta sustracciones cuentan con diferentes sistemas como arcos de seguridad, que desgraciadamente el día en el que se produjo el robo estaban desconectados. “Tenían una avería que provocaba que pitasen todo el tiempo, así que los apagamos”, añade.

También utilizan alarmas que suelen ir dentro de las cajas de los productos cosméticos, “pero a veces abren las cajas, retiran las alarmas y se llevan solo los botes para que no les pite”, concluye Dolores Sánchez.

datos
Mismo modus operandi

··· Las horas en las que se suelen cometer este tipo de actos delictivos son en las centrales del día.

··· Normalmente, vigilan desde la calle los movimientos del personal del establecimiento. Disimulan, hacen que están mirando el escaparate y cuando el empleado va al almacén o está ocupado con un cliente, entran y se llevan a tiro fijo el producto que habían fichado.

24 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito