Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 05 julio 2022
02:08
h

Carmen Thyssen consigue firmar un ventajoso acuerdo en su pulso con el Gobierno

Rubricó con el ministro de Cultura el alquiler de su colección por 6,5 millones de euros anuales durante un total de quince años

Carmen Thyssen y el Gobierno firmaron ayer, por fin, el acuerdo para que la colección de la aristócrata permanezca en España. El documento, fruto de años de negociaciones, incluye el alquiler de 330 obras por 6,5 millones de euros anuales durante 15 años y otras ventajosas condiciones.

“Por fin. Es un día histórico, estoy muy emocionada” aseguró la baronesa, con lagrimas en los ojos. Su ilusión, también declaró, era que las dos colecciones (la suya y la de su marido) “estuvieran juntas”, y desde ayer así continuarán, por lo menos los 15 años que dura el acuerdo.

Desde hoy mismo, el público podrá ver las nuevas salas de la Colección Carmen Thyssen, ubicadas ahora en la planta baja del museo, con acceso directo desde el hall principal, donde se colgaron 170 de las 330 obras incluidas del acuerdo.

La colección estuvo 21 años cedida de manera gratuita, al principio solo por un periodo de diez años, pero la falta de acuerdo y los numerosos estancamientos de las negociaciones ralentizaron el proceso, informa Efe.

LAs obras de la baronesa. La Colección Carmen Thyssen es distinta a la que su marido, el barón Heinrich Thyssen- Bornemisza vendió al Gobierno en los noventa y que es el corazón del Museo Thyssen.

Antes de resolver la venta de su colección, el barón dividió su legado entre sus hijos y su mujer para evitar posibles disputas.

Durante un tiempo siguió comprando obras, la herencia de su viuda y esas compras posteriores son las que conforman la Colección Carmen Thyssen.

El núcleo principal de la colección es la pintura holandesa del siglo XVII, el vedutismo del siglo XVIII, el paisajismo naturalista del XIX, el impresionismo, el postimpresionismo y las primeras vanguardias del siglo XX.

Entre los nombres más destacados se encuentran Picasso, Van Gogh, Juan Gris, Matisse, O’Keeffe, Canaletto, Delaunay, Kandinsky, Gauguin, o Toulousse Lautrec.

La muestra incluye tres esculturas de Rodin, que el abuelo del barón encargó al escultor, y tres cuadros de Borja Thyssen, un Estes, un Picabia y un Julian Opie.

El hijo de la baronesa firmó el acuerdo junto a su madre, ya que también es titular de las dos empresas propiedad de las obras, Omicron Collections S.L.U y Nautilis S.L.

Estas empresas y ambos se reparten los 6,5 millones de euros de alquiler de la colección con unos porcentajes que no fueron desvelados ayer, ya que el acuerdo difundido por el Gobierno es un borrador del documento.

“Es un día muy especial”. “Mi padre me enseño a amar el arte y a compartirlo (...) Hoy es un día muy especial, ha sido un largo camino, con muchas dificultades, mentiría si dijera lo contrario, pero lo más importante es que da una garantía de quince años a la colección”, dijo Borja Thyssen ayer tras la firma del acuerdo, un acto en el que no se admitieron preguntas.

El hijo de la baronesa, que agradeció a su madre el esfuerzo en la colección, resumió con estas frase lo atropellado del proceso, muchas veces salpicado por cuestiones familiares entre madre e hijo, que han jalonado el acuerdo. “Mi padre, desde el cielo, estará contento”, aseguró.

“Es un día importante y emocionante. Estamos celebrando un contrato, pero sobre todo una vida dedicada a acumular obras de arte para ponerlas a disposición de la gente, a los esfuerzos del barón, se suman los de Borja y la baronesa (...) La cultura en España a partir de hoy es más grande, tienen mayor proyección internacional”, ha dicho el ministro Miquel Iceta.

Al acto de ayer acudieron varios familiares de la baronesa, como su nuera Blanca Cuesta, su sobrino Guillermo Cervera, conservador jefe de la colección, y una de sus hijas, Carmen. También acudieron sus abogados, José María Michavilla y Ángel Acebes, y miembros del patronato del museo

Contrato tras más de diez difíciles y largos años de negociación
Inicialmente se incluían cerca de 800 obras, pero en la actualidad solo se registran 300

Madrid. El contrato inicial de cesión por la Colección Carmen Thyssen incluía casi 800 obras, pero con los años disminuyó sensiblemente. La aristócrata fue abriendo otros museos (Málaga y Andorra, y en 2023 lo hará en Sant Feliux de Guisols) y vendió grandes obras como La Esclusa de John Constable.

El seguro de la última prórroga -publicado en el BOE el año pasado- incluía 425 obras, el acuerdo firmado ayer lo reduce a 330.

El acuerdo es ventajoso: 6,5 millones de euros anuales durante 15 años, podrá prestar 20 obras para otras exposiciones y vender un máximo de tres obras, aunque ninguna de ellas podrá ser el polémico Mata Mua que llegó a Madrid desde Andorra a última hora del pasado martes

La obra de Paul Gauguin ocupa un lugar especial en el recorrido. Su salida de España junto a otros tres cuadros en pleno confinamiento abrió una de las crisis más graves de todo el proceso de negociación, que hoy, por fin, tuvo un final feliz para la baronesa.

Valorada en 1.750 millones. La colección está valorada en 1.703.796.510 euros en el contrato firmado ayer y el Mata Mua es la obra más preciada con 250 millones de euros de estimación.

Los seguros y el mantenimiento de todos los cuadros corren a cargo del Estado, aunque la baronesa, que rubricó el acuerdo con una mascarilla delante de la imagen del popular cuadro de Paul Gauguin, cede los derechos de merchandising de las obras. efe

09 feb 2022 / 17:16
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.