Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 11 abril 2021
02:35
h

¿Cuánta deuda puede exonerar la Ley de Segunda Oportunidad?

La solución para los problemas económicos de muchas personas físicas y autónomos puede estar en una Ley de julio de 2015 que permite el perdón de las deudas contraídas de buena fe

Existen soluciones. Claro que sí. No todo pueden ser malas noticias y resignación por la realidad que impera. En un océano de información sobre la Covid-19, los casos positivos, las restricciones o medidas implantadas y el sinfín de protocolos establecidos, parece no haber cabida para el optimismo. Pero existe. Hay quien busca soluciones para salir hacia adelante y muchos la están encontrando en una ley de julio de 2015, la llamada Ley de Segunda Oportunidad.

Y es que hay muchas personas que les ha tocado saborear un trago muy amargo en estos últimos meses. Las deudas se han acrecentado a niveles inesperados y los hay que han tocado fondo y no pueden afrontar esa pesada losa. Es ahí donde la Ley 25/2015, de 18 de julio, o Ley de Segunda Oportunidad, está cobrando importancia, ya que permite el perdón o exoneración de parte o la totalidad de las deudas contraídas pero, ¿cuál es exactamente esta cantidad?, ¿hay que tener en cuenta algún tipo de limitación?

No hay una cifra exacta

Para tratar de conocer un poco más los entresijos de este mecanismo, la abogada Elisabet de Vargas Capella de Abogados para tus deudas recuerda que las personas cuya deuda supere los cinco millones de euros no podrán ampararse en esta ley, pero que aquellas que estén por debajo pueden optar “a que se les libere de todas sus deudas con el fin de que puedan volver a emprender nuevos caminos o proyectos desde cero”. Con el fin de ilustrar un poco más cuál es el funcionamiento o la utilidad de este procedimiento relata dos ejemplos de casos gestionados últimamente.

El primero es “un caso de éxito en acuerdo extrajudicial en mediación”, que data del pasado 20 de abril de 2020. En este caso la solicitante “tenía una hipoteca junto con su marido y su hijo suscrita a la entidad Caixa Catalunya con valor de 277.455, 08 euros”. La letrada relata que “cuando ella empezó a tener problemas para asumir el pago de la Hipoteca, la gestión del préstamo pasó a manos de la famosa entidad ‘Anticipa’ y se produjo una reclamación vía judicial de la deuda”.

Ante esta situación de apuro económico, la susodicha decidió acogerse a la segunda oportunidad y después de emprender el procedimiento “conseguimos que le perdonaran más de 60.000 euros y que también obtuviera la correspondiente cuota mensual de hipoteca ajustada a sus posibilidades”, revela la especialista.

Este es un ejemplo de acuerdo extrajudicial de mediación, pero no todos los procesos se saldan con un pacto entre los acreedores y el deudor y en ocasiones se recala en un juicio donde el Juez puede decretar el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho o BEPI. Un ejemplo de sentencia judicial reciente, recuerda De Vargas Capella, lo tuvieron el pasado 31 de julio de 2020 cuando lograron la cancelación total de las deudas de una solicitante por parte del juzgado.

En esta ocasión, “esta persona tenía varios préstamos personales y tarjetas con diferentes bancos”. A raíz de la pérdida de su empleo pasó a no poder asumir estas cantidades y a verse abordada por unas facturas que no podía pagar. “Después de llevar a cabo todo el procedimiento logramos que quedara libre de una deuda de más de 23.000 euros”, una cantidad verdaderamente reseñable y que bien puede servir de ejemplo sobre la productividad del mecanismo.

En boga por el coronavirus

Desde este despacho confirman que la Ley de Segunda Oportunidad es una tendencia al alza en los últimos meses en España. Así pues, Cristian Tanase, CEO del bufete, confirma que “desde marzo se han triplicado no sólo las entradas de casos, sino también las llamadas y formularios rellenados en busca de información sobre el mecanismo”.

Él explica este crecimiento debido a que “para muchos autónomos y personas físicas sobreendeudados es su única vía de escape ya que tienen dificultades de pago en sus préstamos personales, hipoteca, tarjetas, minicréditos...”. Por no mencionar a las personas que se han visto inmersas en procesos de ERTEs o que han perdido su empleo, que en gran medida “se verán sin ningún ingreso y no tendrán cómo afrontar sus gastos cotidianos”.

En cualquier caso, esta situación también está sirviendo, confiesan, “para visibilizar la existencia de la Ley de Segunda Oportunidad, una ley que es muy desconocida pero que ofrece unos resultados reales a todo aquel deudor que se acoge a ella”. Una visibilidad que a muchos particulares les está ayudando a ‘hacer borrón y cuenta nueva’ y corroborar que, en efecto, existen soluciones en plena crisis del coronavirus por muy escondidas que parezcan.

28 oct 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito