Lunes 21.10.2019 Actualizado 11:26
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Un libro reivindica al gallego Xoán de Novoa, un marinero "infravalorado"

SANTIAGO. EFE   | 06.08.2014 
A- A+

La biografía 'Estigma de un olvido. Vida de un pionero' recopila las hazañas del marinero ourensano Xoán de Novoa, un personaje "infravalorado" al servicio de la corona de Portugal y descubridor de parajes como las islas de Santa Elena y La Ascensión.

Su nombre era Xoán de Novoa, un hombre de familia noble nacido en el Castillo de Maceda (Ourense) en torno a 1450, que huyó al reino vecino de Portugal tras las revueltas irmandiñas gallegas y la posterior caída de la aristocracia, cuenta en una entrevista con EFE el autor de la obra, el periodista Enrique Morales Cano.

Hace algo menos de 200 años (1821) moría encarcelado en la isla de Santa Elena Napoleón Bonaparte, el emperador francés encargado de situar al islote en los libros de historia. Sin embargo, el primero en situar en las cartas náuticas este lugar fue Novoa, capitán de una expedición lusa hace ahora 512 años (1502).

Morales señala que en 1501, cuatro años después de que el conde de Vidigueira, Vasco de Gama, navegante y explorador también portugués llegase por primera vez a la India, Xoán de Novoa dirigió la tercera expedición y, al llegar, fundó la primera factoría sobre bases permanentemente operativas.

"Fue el único que regresó a Lisboa con las mismas carabelas y, además, cargadas de especias", añade el escritor, que desde hace unos cuatro años vuelca su trabajo en escribir biografías.

Precisamente, en este viaje de vuelta descubrió la Isla de Santa Elena, nombrada así en homenaje a la emperatriz de Constantinopla, que con una superficie de 121 kilómetros cuadrados y poco más de 4.000 habitantes tardaría tres siglos más para darse a conocer, cuando los ingleses decidieron confinar en ella a uno de sus mayores enemigos, el francés Napoleón Bonaparte.

Además de estos dos descubrimientos, Morales le atribuye un tercero que no le está reconocido, la actual Sri Lanka, antes Ceilán.

"Pero se lo escamotearon por entrar en conflicto con un político y magnate portugués llamado Juan Alfonso Alburquerque", explica el escritor, y prosigue añadiendo que éste era una "mala bestia" que quería anular al orensano que, entre otros cargos, también fue alcalde de Lisboa.

Entre todas estas peripecias, Morales destaca que Novoa fue el primer hombre europeo en entablar una batalla naval en Asia, en las aguas del Océano Índico, frente a la bahía de Cananor, aplicando la técnica del abordaje.

El descubrimiento de las islas Agalega, un grupo de dos únicos islotes localizados en el Océano Índico cerca de las islas Mauricio y con apenas trescientas personas, parecen ser obra también de este gallego de nacimiento, ya que algunos documentos le atribuyen su descubrimiento.

Estos parajes, junto con una isla al noroeste de Madagascar que lleva su nombre, fueron algunos de los elementos cruciales que llevaron a este periodista retirado de la Agencia Efe a investigar sobre la trayectoria de Novoa.

Morales buscaba un regalo de boda para su hijo y su futura nuera sobre la presencia gallega en la zona, ya que ella es oriunda de Mauricio.
  Todo un cúmulo de casualidades que desembocaron en la figura de João da Nova, su nombre en portugués, que murió en Cochí -'Kochi'-, al sur de la India, en el año 1509, en un emporio de la pimienta y rodeado de pobreza, lo que revela, a juicio de Morales, que era un hombre "honrado", ya que en esa época se vivían tiempos de "corrupciones masivas".

"Murió pobre, pero en su legado aportó dinero para la construcción de una capilla de la Concepción en su honor en la ciudad de Lisboa", detalla.
  "Yo creo haber contribuido a que se conozca más", concluye Morales, que ahora busca un editor para la publicación de este ejemplar de carácter histórico sobre una "de tantas personalidades que se ha tragado el tiempo de manera injusta", quizás, apunta, por entenderlo como un "traidor" al trabajar fuera de su tierra.