Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 05 febrero 2023
01:00
h
ENTREVISTA
Carlota Pereiro // Artista plástica y diseñadora

El arte gallego tiene nombre y apellidos en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

{Santiago de Compostela, 1988} Artista y diseñadora gallega afincada en Madrid. Llegó al mundo de la moda tras estudiar Dirección de Empresas y más tarde decidió especializarse en diseño textil e inició su andadura en el mundo de los museo. Abanderada de su tierra, Galicia, actualmente es diseñadora en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de la capital de España.

Carlota Pereiro tiene sange gallega y eso se percibe en la emoción que muestra por su tierra cuando habla de ella, aunque a día de hoy viva en Madrid. Plasma en sus estampados y diseños una técnica colorida y característica de una persona con un carisma especial, ese que suele ser contagioso. EL CORREO GALLEGO conversa con ella sobre pintura, diseño, sus inicios y la infinidad de posibilidades creativas que existen.

¿Qué es para ti el arte? ¿cuál es su significado en tu vida?

Para mí es una manera de expresarnos con el mundo y es una parte muy importante en mi vida. Cuando empecé a dedicarme a ello en serio, supuso un punto de inflexión. No sería la persona que soy hoy si esto no fuera así, me ayudó a estar conectada conmigo misma. Creo que lo que hago con mi estilo y personalidad... tiene mucha conexión. Al final lo que enseñamos a la sociedad es un poco el reflejo de lo que somos por dentro. Como vestimos, de lo que nos rodeamos...El arte tiene el poder de cambiar nuestro estado mental, es algo que está por todas partes, simplemente hay que pararse a percibirlo. Lo especial también es, que cada uno lo siente de una forma diferente.

¿Cuándo empezaste a pintar?

Según me dicen en casa, de pequeña ya quise ser pintora, que es a lo que me dedicaba a hacer todo el rato. Con siete años monté con una amiga una tienda de dibujos en un hórreo que tenía al lado de mi casa. Al hacer memoria desde siempre he tenido mucho interés y curiosidad por las artes, la creatividad, las manualidades, el color. Fue al terminar la carrera con 21 años, cuando me puse de forma más profesional a pintar y diseñar, pero era algo que venía ya de atrás.

Desarrollas todo tipo de productos que puedan llevar tus dibujos, desde ropa hasta, alfombras, cerámicas, objetos decorativos, complementos...¿Cuál es tu elemento diferenciador?

A veces, desde dentro, desde la perspectiva de quien hace algo, no es tan fácil ver qué es lo especial o diferente al resto. Tampoco creo que sea un elemento en concreto lo que hace que algo sea singular, una manera de hacer las cosas. Me suelen decir que lo que hago tiene mucho que ver conmigo misma. Aportó mucha alegría, color, frescura y soy muy vitalista.

Aparte de la pintura hago diseños para distintos productos, pero siempre partiendo de dibujos o collage hechos a mano. Lo que me gusta es principalmente es el papel. Al principio tenia mucha manía a la parte digital, porque soy muy analógica, pero creo que ofrece otra manera de hacer las cosas, y hoy en día es una parte que utilizo bastante. Me gusta mucho tener la posibilidad de trabajar en ambos mundos, el arte y el diseño. Creo que están relacionados entre sí, pero a la vez es muy distinto pintar un cuadro, hacer una pieza cerámica, diseñar un pattern, o hacer un dibujo para plasmar en una alfombra.

¿En qué te inspiras a la hora de crear?

Estamos rodeados de imágenes, hoy en día más que nunca, y creo que influye también lo que tenemos alrededor desde niños, lo que ves y vives en tu día a día se queda almacenado en cada uno de nosotros junto con las influencias artísticas que vamos tomando de cualquier ámbito.Cuando te pones a crear todas esas cosas salen y se mezclan con tu ser. Para que haya inspiración sobre todo creo que hay que trabajar mucho, porque cuando lo haces, te surgen ideas que no tenías en mente y salen de repente.

A veces hay bloqueos, y es muy frustrante. También soy muy perfeccionista y hay cosas que hago que según mi filtro no están a la altura, pero es una lucha infinita cuando te dedicas, en cierta manera, a plasmar tu alma en lo que has creado. Con el paso del tiempo, vas cambiando y cuando ves lo que hiciste en el pasado tienes otra perspectiva distinta.

¿Cuál es tu diseño más importante?

Según mi forma de ver, no tengo un diseño ni obra más importante. Yo le doy la misma importancia a todo lo que hago. Para mí todo supone crear, y no me importa si es un proyecto enorme o una cosa pequeña; si es para un cliente grande, pequeño o para mí. Pongo las mismas ganas y me motivo igual con todo. También es curioso, que quizás las cosas de las que estoy más orgullosa yo personalmente, no son las que en teoría son consideradas más importantes para la gente en general.

En julio salió a la luz LERIA, una colección de pendientes que has diseñado junto a CONTRAFORM ¿Cómo ha sido la acogida? ¿Satisfecha por el trabajo realizado?

Esta colección me hace muy feliz. Empecé a diseñarla hace más de un año, y por circunstancias de la vida se alargó tanto que no salió hasta julio, pero junto a CONTRAFORM, una marca de complementos también gallega, conseguimos sacarlo adelante. No podría estar más contenta con el resultado.

Me encanta hacer proyectos que tengan que ver con Galicia, la gente debe pensar que menuda tía plasta con su tierra, pero es que aquí hay tanta riqueza cultural, tantos matíces increíbles y tanta humildad, que hay que hacerlo visible.

¿Qué es lo más difícil de ser artista?

Supongo que cada persona dirá cosas distintas. Para mí es complicado tratar de no depender de las emociones para ponerme a trabajar, o superar los altibajos que puedan surgir. Al trabajar en una profesión que tiene tanto que ver con la emoción, suele ser complicado. No es algo mecánico en el que sabes que si te pones “x” horas, estés de mejor o peor humor, el trabajo sale.

Hay días que avanzas muchísimo en poco tiempo y otros no. Debemos de asumir las dos situaciones e intentar que no nos afecte en negativo. Una de las preguntas que más me hacen es; ¿cuánto tardas en pintar un cuadro? es gracioso porque hay cuadros que llevan muy poco y otros mucho. No es cuestión de lo que tardas en pintar una obra en concreto, sino lo que has trabajado para llegar al resultado final.

¿Por qué una artista como tú estudia dirección de empresas, si parece contrario a una faceta artística?

Esto llama mucho la atención a todo el mundo. Con 17 años no es el momento de decidir qué quieres hacer el resto de tu vida. Cada uno tiene unos tiempos, y siento que yo siempre he ido más tarde que los demás por así decirlo.

Al contrario de lo que suele pasar, recuerdo a mi madre diciéndome que hiciera Bellas Artes, pero era yo la que no lo veía claro. En ese momento no me conocía como me conozco hoy en día. En aquel momento, empresariales es la carrera en la que se metía todo el mundo que no tenía claro qué hacer y no quería romperse mucho la cabeza, y así fue. Luego vinieron cuatro años de pasarlo muy bien hasta que esa etapa acabó, porque sí, nadie lo cree, pero la terminé (risas). No me arrepiento de haber hecho esta carrera, porque a esa edad simplemente quería seguir descubriendo el mundo y conocerme a mí misma. De todas maneras creo que, independientemente de lo que estudiamos, lo que uno tiene dentro acaba saliendo de una u otra forma.

Trabajas como diseñadora para el Museo Nacional Thyssen- Bornemisza. ¿Cómo accediste a esta institución tan reconocida? ¿De qué te encargas?

El primer contacto fue al terminar un máster de diseño, seleccionaron mi proyecto y empecé haciendo unas prácticas de tres meses, de esto hace como ocho años.

Me encargo sobre todo de diseñar todo tipo de productos para la tienda, inspirándome en las obras que vienen a las exposiciones temporales y de la colección permanente. Desde textiles a cerámicas, alfombras, joyería, papelería... La verdad es que es un trabajo muy ameno porque cada exposición es diferente, cada proyecto es nuevo y tiene un proceso distinto. Tengo la posibilidad de tocar un montón de ámbitos distintos y me encanta porque hace que no sea nada monótono. Además, es una oportunidad de estar en contacto con esta institución y todo lo que ello conlleva.

¿Te has sentido apoyada por tu familia a lo largo de tu carrera?

Bueno yo diría carrerita, pero sí, mucho. Soy muy afortunada, en mi casa me apoyaron y creyeron en mí más que yo. Además comparten la sensibilidad y gusto estético, siempre me apoyé en ellos y me fié de sus consejos y opiniones. Creo que sentirse apoyado es algo muy importante, sobre todo para superar los momentos de incertidumbre que pueden surgir al dedicarte a esto o a cualquier otro ámbito, de esta manera tener seguridad en ti mismo.

¿Qué consejo le darías a los que vienen detrás de ti para que no tiren la toalla en el mundo del arte?

La verdad, es que no me considero nadie para dar consejos. Diría primero que fuera miedos y dudas, porque muchas veces se nos van a plantear sobre todo al empezar, pero hay que tener claro que hay hueco para todo y cuando de verdad tu vida es esto, tampoco te planteas otra cosa; segundo, trabajar mucho y ser constante, aunque a veces se haga complicado. Al final cuando te gusta lo que haces, nada es difícil. Finalmente diría ser humilde y sobre todo, ser tremendamente honesto con uno mismo.

24 sep 2022 / 21:04
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.