Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 29 noviembre 2022
23:50
h
El que fue líder histórico de los Non Adscritos del BNG presenta el jueves en la librería Couceiro la biografía de Alejandro Viana, el ponteareano que salvó a 15.000 republicanos en el exilio// Fue diputado y alcalde de Vigo TEXTO F. Leves

El nacionalista Roberto Mera rescata al Schindler gallego

Si alguien escribiese algún día la crónica de los ponteareanos que llegaron a ejercer como alcaldes de Vigo, puede que todos los focos tendiesen a alumbrar las actuales legislaturas de Abel Caballero, pero más allá del lucerío multicolor con el que la historia reciente se impone sobre la pasada, de las sombras del siglo XX surgiría el nombre de Alejandro Viana Esperón, un hombre hecho a sí mismo que lideró la transformación social de la ciudad olívica de hace cien años –de la que fue regidor entre 1926 y 1927–, se codeó con personajes como Castelao, Paz Andrade, Azaña, Alcalá Zamora, Casares Quiroga o Pablo Neruda, fue diputado en Cortes y lo más importante de todo su imponente legado: salvó a más de quince mil exiliados republicanos a los que ayudó a embarcar desde Francia hacia América.

Para dar luz a la vida de este Schindler gallego y hacerle justicia a su figura elevando su nombre a los altares de la historia que se merece, escribió su biografía su paisano y familiar Roberto Mera, actual concejal del BNG en el equipo de gobierno de Ponteareas, que buceó durante veinte años en todos los archivos habidos y por haber para hilar una compleja e impecable investigación que ahora nos ofrece en el libro Alejandro Viana. Un galego á fronte do rescate dos refuxiados republicanos, que este jueves día 16, a las 19.30 horas, se presenta en la compostelana librería Couceiro.

Alejandro Viana (Ponteareas, 1877), tras estudiar en el Seminario de Tui, se labró pronto una prometedora carrera profesional en Vigo al abrigo de la pujanza industrial que en las primeras décadas del siglo XX caracterizó a esta ciudad. Desempeñó diversos oficios relacionados con el sector mercantil y destacó por el entusiasmo con el que participaba y acometía las iniciativas de carácter social, que en una urbe en plena ebullición como era entonces la viguesa eran numerosas y de gran alcance. Para comprender la medida de la implicación de Viana en la vida de los vigueses he aquí un breve resumen de sus más destacadas acciones: su nombre aparece entre los fundadores del periódico El Pueblo Gallego y del Ateneo de Vigo, fue presidente de la compañía de Tranvías y del Círculo Mercantil, vocal de la Caja de Ahorros de Vigo, impulsor del estadio de Balaídos, cerebro de la fusión con el ayuntamiento de Lavadores y alcalde de la ciudad en un breve periodo entre 1926 y 1927.

El gran compromiso político que también le singularizaba le llevó a militar en varias formaciones republicanas. Con Izquierda Republicana, el partido de Azaña, obtuvo un escaño en el Congreso, donde coincidió con históricos galleguistas. Fue uno de los diputados que en 1936 entregó al presidente de la República el Estatuto de Autonomía de Galicia.

Casi al acabar la guerra marchó a Francia, donde dirigió el Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles, ayudando a quince mil republicanos a partir hacia América y salvar así sus vidas. Después de una odisea de un año por África escapando de la Gestapo, se estableció en México, donde fallecería en 1952.

Esta biografía de Alejandro Viana, tío bisabuelo suyo, supone la primera incursión de Roberto Mera en el campo editorial. Con este volumen de 260 páginas se estrena en la esfera literaria, pero en el mundo de la política este concejal nacionalista cuenta con una amplia trayectoria que se remonta a principios de los años 90, cuando formó parte de un grupo de jóvenes ponteareanos que fundaron las bases de una nueva oposición nacionalista y de izquierdas que con el tiempo desplazaría del poder local a la conservadora saga de los Castro. Pero fue en el año 2002 cuando su nombre saltó del ámbito municipal al autonómico al encabezar la candidatura de los Non Adscritos del BNG que se enfrentó a la oficial en la Asamblea Nacional. Era la primera vez que alguien desafiaba el granítico y omnívoro poder del aparato frentista y su candidatura, sorpresivamente, alcanzó el treinta por ciento de los apoyos. Tras siete años en el Consello Nacional del Bloque y cuatro en la Executiva Nacional, decidió apagar las luces de su feliz estancia en la política autonómica y regresar a su pueblo natal, donde prosiguió con su investigación sobre Alejandro Viana, el Schindler gallego al que con este libro rescata de las tinieblas.

13 dic 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.