Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

El poder que tienen las palabras

    Todos tenemos guardados en nuestra memoria, momentos en los que alguien que apreciábamos nos dijo palabras, frases que nos causaron un profundo dolor. Esas palabras impactaron en nuestra mente y dejaron una huella profunda muy difícil de superar.

    Posiblemente aun hoy, al recordar esas palabras, revivamos el dolor que en su día nos produjeron.

    Esto ocurre porque esos momentos dolorosos se mantienen “vivos” en la mente y no han podido almacenarse como un recuerdo más, donde ya no hay emociones asociadas a ese momento.

    La mayoría de las palabras que escuchamos no dejan huella alguna en nosotros, sin embargo, las palabras que proceden de personas importantes para nosotros como nuestra pareja, un familiar, un amigo... pueden llegar a ser tan o más dañinas que una agresión física.

    Con las palabras se puede desvalorizar a una persona llegando a afectar a su autoestima. Este lenguaje que desacredita es muy destructivo.

    Las palabras también pueden descalificar cuando se utilizan frases como “no vales para nada” “eres la persona más torpe del mundo”...

    Las palabras son vibraciones que moldean la mente para convertirse en pensamientos y después en acciones.

    ¿Sabías que hablar de tus fracasos tiene efectos negativos sobre tu cuerpo y sobre tus emociones? Las palabras son capaces de desencadenar reacciones bioquímicas y fisiológicas en tu cuerpo.

    Cuando utilizas palabras negativas, te quejas continuamente...te sientes cansado, sin energía y hasta te deprimes.

    Sin embargo, cuando recibes una buena noticia o te dices a ti mismo cosas positivas... te sientes optimista, con energía...

    Las palabras tienen mucha más importancia de lo que podríamos pensar. La manera en que nos expresamos de nosotros mismos revela datos sobre nuestra personalidad y nuestro carácter. Hablan de quien somos como personas.

    Seguramente habrás escuchado alguna vez decir que “las palabras se las lleva el viento”. Yo diría que depende de quien dice esas palabras y quien las recibe.

    Las palabras pueden sanar pero también son capaces de causar dolor emocional intenso que golpea nuestra alma y rompe el corazón en mil pedazos.

    Deberíamos ser cuidadosos con las palabras que elegimos y recordar que cada una de ellas tiene el poder de afectar a una persona tanto para bien o para mal. Y como decía Horacio “La palabra dicha no puede volver atrás

    Por otra parte, hay una íntima relación entre el lenguaje, las palabras y las emociones por lo que debemos tener cuidado que palabras usamos.

    Si deseas contactar conmigo, puedes hacerlo en consulta@otiliaquireza.com. Estaré encantada de poder ayudarte.

    15 dic 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.