Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 septiembre 2022
02:42
h

La paloma de Picasso, bandera de la paz

    Previamente a la imagen de la paloma con la rama de olivo como emblema de la paz, Picasso ya había incluido en sus pinturas y dibujos, palomas, pichones y tórtolas; el interés venía de la más temprana infancia. En Málaga, y más tarde en la etapa vivida en A Coruña, entre los años 1891 y 1895, las palomas están presentes en sus primeras realizaciones, sorprendentes por la madurez de las líneas, su firmeza y seguridad.

    Con independencia de la atracción que siempre despiertan esas aves armoniosas, todo parece indicar que el apego hacia ellas fue alentado por su padre, José Ruiz y Blasco (1838- 1913), quien a su vez acostumbraba a representar palomas y palomares en las escenas de su pintura. Los delicados modelos formaron parte de los motivos habituales a tratar en los años de aprendizaje del joven Picasso, en una buena parte de sus ejercicios de dibujo, trazados a partir de diferentes visiones del natural; asimismo, fueron objeto de reiteración las patas de palomas, esbozadas y sombreadas. En aquellos años tempranos, quedarían profusamente plasmadas junto a otros motivos: Academia y paloma mensajera (1895), también asociadas a corridas de toros, otra de las aficiones de Picasso que arranca de la niñez: Corridas de toros y palomas (1890) . En adelante, la paloma seguirá ocupando un lugar primordial en su iconografía; en 1901, pinta en París Niña con paloma, una obra referencial de juventud; en Guernica (1937), Picasso volvió a incluir una paloma, esta vez vencida, partícipe del drama de la guerra, de la destrucción.

    Mas, en los años previos al Primer Congreso Mundial por la Paz, celebrado en París en 1949, Picasso abundó en la realización de dibujos con palomas, y cuando recibió el encargo de diseñar el cartel anunciador del congreso, guardaba numerosos bocetos, que mostró en su estudio de la calle Grands – Augustins, a Louis Aragon, para que pudiese elegir la imagen adecuada; el escritor, según anotó Pierre Cabanne, en el Siglo de Picasso, “se fijó en una litografía ejecutada en el taller Mourlot, el 9 de enero, representando una paloma acurrucada con el pelaje satinado y lustroso, blanco sobre fondo negro, con un pequeño penacho detrás de la cabeza. Los tonos y calidades eran de una gran suavidad...“. En ese momento, partía en vuelo la paloma de la paz, reconocida, sin necesidad de explicación, quedaría vinculada a Picasso, a la libertad; en otras versiones, se presentará escueta, monocolor o con ligeros tonos, y con una rama de olivo en el pico.

    Una vez mÁs, el artista situó en su tiempo ambos elementos como sucedería con otras figuras procedentes de civilizaciones anteriores, entre ellas las del mito del Minotauro y el Laberinto. Y en consonancia con la primacía de la vida, con la supervivencia, la paloma y el olivo forman parte del acervo cultural, religioso, legendario de la historia; fueron alegorías distintivas de las diosas Afrodita e Irene, y estuvieron presentes en determinados pasajes de la pintura de Rafael, o Giaquinto Corrado.

    En obras posteriores, Picasso incluye ese motivo, en diferentes soportes: cerámica, dibujo, grabado y pintura: Le visage de la paix (1951), Deux femmes et la colombe (1956), Los pichones (1957), Mundo sin armas (1962). En tal sentido, el periodista gallego Antonio D. Olano, amigo del artista en la década de los sesenta, reveló aspectos de la vida del artista en La Californie, así como momentos desconocidos de la etapa coruñesa, que fueron publicados en los libros Picasso íntimo (1971) y Picasso el señor de las palomas. Un Picasso desconocido (2008), en este último dejaba constancia de la relación nunca interrumpida del artista con las eventuales compañeras, enjauladas en las horas de trabajo en el estudio.

    Volviendo a los escenarios coruñeses, en uno de los ejes fundamentales del itinerario picassiano: la Plaza de Pontevedra, cerrada al mar por los edificios Da Guarda, la ciudad le recuerda por medio de la escultura Homenaje a Picasso (1989), cuyo autor, Ferreiro Badía, ideó una paloma abstractizada, blanca, modelada en fibra de vidrio y poliéster.

    28 mar 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.