Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 febrero 2021
17:35
h

Las mascarillas FFP2 homologadas y su buena protección frente al COVID-19

Desde el principio de la pandemia ha habido muchas decisiones que la población no comprendió y sigue sin hacerlo. Una de ellas guarda relación con el cierre de los bares y restaurantes, cuando por ejemplo en el transporte público se aglutinan muchas más personas en un ambiente cerrado. La respuesta está en las mascarillas.

Incluso respetando las distancias de seguridad recomendadas por los estamentos sanitarios, al comer o beber es inevitable que el COVID-19 acabe campando a sus anchas, empeorando así las cifras de contagios. Todo lo contrario sucede si los usuarios llevan puesta una mascarilla, especialmente si se trata de las que detallaremos a continuación.

Nos referimos a las Mascarillas FFP2 Homologadas, cuyo uso ha sido recomendado en reiteradas ocasiones por las autoridades europeas: alemanas, españolas, etcétera. Ello no es de extrañar teniendo en cuenta la óptima protección que garantizan, así como otras características que iremos desgranando en próximas líneas.

Tamaño adecuado

Lo primero a tener en cuenta reside en la talla de las mascarillas FFP2. Se trata de un aspecto al que no muchos usuarios dan la importancia que realmente merece. Y es que si no se opta por el tallaje adecuado, el nivel de seguridad disminuiría de manera considerable.

Afortunadamente en comercios electrónicos como las farmacias online, en pleno 2021, hay stock de todas las tallas existentes. Por ende, tanto modelos para adultos como aquellos que son infantiles se encuentran disponibles para adquirirlos con tan solo un par de clics.

Un tamaño adecuado no solo asegurará una máxima capacidad de protección ante el COVID-19, así como otras infecciones víricas que circulan por el aire. Por si fuera poco, también brindará una máxima comodidad.

Ello es de agradecer sobre todo por parte de quienes trabajan con una mascarilla puesta, así como por otras personas que transcurren gran parte del día con la misma colocada debidamente en su rostro.

Gracias a las tiras, las cuales han mejorado mucho desde que se produjo el boom de las mascarillas, las orejas no sufren lo más mínimo. De hecho, ninguna parte de la cara se resiente, evitando las típicas marcas que antaño sí eran habituales.

Diseños aptos para todos los gustos

No solo los tamaños se adaptan a todo tipo de consumidores. Ello también sucede con los diseños. No hay que echar la vista demasiado atrás para dar con una época en la que las mascarillas FFP2 simplemente se limitaban a cumplir su cometido: proteger.

A día de hoy continúan haciéndolo, pero los fabricantes han añadido un nuevo objetivo que también cumplen. El mismo se resume en satisfacer las preferencias visuales de cualquier tipo de persona.

Hombres y mujeres de todas las edades, así como por supuesto niños y niñas, no tienen dificultades a la hora de dar con una mascarilla FFP2 que les convenza al cien por cien. Teniendo en cuenta que habrá que llevarlas durante muchos meses más -e incluso tal vez también a lo largo de 2022-, se agradece portar algo que guste y a su vez congenie con el resto de atuendos con los que se atavíe cada persona.

Protección excelente

Al principio de la pandemia se popularizaron las conocidas como mascarillas higiénicas. A día de hoy siguen viéndose muchas personas con ellas puestas, aunque su principal pega reside en que la filtración se produce en el aire que exhalan los usuarios.

Justo lo contrario acontece con las FFP2. En este caso es el aire que se inhala el que filtra el conjunto, garantizando así una óptima protección de carácter individual. Así pues, es comprensible que quienes desean una mayor seguridad propia se decanten por estos modelos.

Su eficacia en términos de filtrado asciende al 92 por ciento. Es por dicho motivo que las autoridades sanitarias de Europa no dudan en recomendar su utilización desde marzo del año pasado.

Cómo reconocer mascarillas FFP2 homologadas

Es importante incidir en la trascendencia que adquiere que las mascarillas FFP2 hayan sido homologadas. En caso contrario nadie asegura que el producto brindará la protección que promete en su ficha técnica.

Distinguirlas visualmente puede ser una tarea algo complicada, ya que las no homologadas se parecen a las que sí lo están. Sin embargo, hay un detalle que revela si te encuentras ante una mascarilla FFP2 homologada.

Fíjate en el envase. En él tiene que aparecer un dato: la fabricación del producto ha sido efectuada siguiendo la normativa UNE-EN 149:2001+A1:2010. Si dicha información es mostrada, sabrás que el producto merecerá la pena garantizando que su capacidad de filtrado será elevada y, por ende, inhalando un aire libre de COVID-19.

Poco a poco la concienciación social ha ido a más sobre la importancia de portar este tipo de mascarillas. Solo así se conseguirá reducir al máximo exponente la tercera ola que tan devastadora está siendo no solo en Galicia, sino también en el resto de España.

04 feb 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito