Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 26 septiembre 2021
16:00
h

Las obras viajeras de Ferreiro Badia

    Manuel Ferreiro Badia (A Coruña, 1944) acostumbra a buscar nuevos lugares para su obra, sin detenerse en el empeño; por tal motivo, su actividad fuera de Galicia le ha dado grandes satisfacciones y a la vista están los resultados. Su escultura Compostela: estudio fractal de una concha, de poliedros estrellados, campo y estrellas, basada en el estudio del origami, tiene un consolidado background, una vida de peregrinaje, marcada por sus orígenes y ha protagonizado viajes y traslados.

    Desde que se mostró por primera vez en la Darsena de A Coruña, en la exposición A Carón do Mar, en 2016, la alegórica y resistente pieza ha cambiado de continente, sin obstáculos en su recorrido; en 2017 formó parte de un proyecto singular, “Sculpture by the sea” que se celebra anualmente en la playa de Cottesloe, en Perth, Australia, en donde las diferentes esculturas seleccionadas construyen un paseo en la arena; en aquella ocasión Compostela compartió atmósfera con las creaciones de Tony Cragg y Zadok Ben David.

    En los años siguientes la obra no se detuvo en su caminar; en 2017, 2018 y 2019, se mostró en el Artwalk de Yountville, en el Valle de Napa, en California, con nuevos amigas, entre ellas las piezas de Jedd Novatt y Gordon Hueher; sin embargo no finalizó ahí su camino y en el pasado año, la obra llegó a Nueva York, aceptando su autor, la invitación del Ayuntamiento de la ciudad para participar en el programa Art in the Parks, un pionero proyecto que está en funcionamiento desde 1967, y ofrece nuevas percepciones para la escultura monumental, al aire libre; toda una historia ininterrumpida que evidencia lo acertada que fue su creación y que cuenta con un pasado memorable; artistas de reconocida importancia: Louise Nevelson, Richard Serra, Robert Indiana, Christo, Manolo Valdés, han intervenido sucesivamente con sus creaciones. Y en estos días, hasta septiembre, la viajera escultura se puede contemplar en Finn Square.

    Mientras tanto, respecto a la inminente finalización de esta etapa, Compostela, ha cumplido con una de las funciones que el escultor le asignó: llegar a otros públicos, dejar constancia de la existencia de la cultura milenaria xacobea.

    En una linea parecida, en cuanto a estimación, la obra Dance, construida en piedra de diorita, -remite en sus formas abstractas a la idea de un cuerpo femenino- fue motivo de reconocimiento por parte de la asociación de escultores norteamericanos: National Sculpture Society, al considerar su inclusión entre las seleccionadas para su exhibición en la 86 Annual Awards Exhibition, en el Rainey Sculpture Pavilion de Brookgreen Garden en Carolina del Sur y posteriormente, en The Award Winners Exhibition en Manhattan, en ese contexto, en 2020, el escultor recibe la Medalla de Bronce y el John Cavanaugh Memorial Prize.

    Entretanto, resulta alentador comprobar como el enérgico escultor coruñés sigue adelante con sus proyectos dirigidos a producir su obra en Galicia y mostrarla en el exterior, en lugares específicos, adecuados, que propician el entendimiento de su escultura; ciertamente está consiguiendo sus objetivos, con la determinación y discreción acostumbradas; aún así ha sorprendido su actividad que ha dado a conocer, en los últimos meses, en diferentes medios de comunicación, compartiendo al tiempo el destino actual de otras obras de su autoría entre ellas la escultura The Thing que se encuentra en los jardines de la Kunstwerk Carlshütte, en Alemania, o el Autorretrato en el estudio dibujo seleccionado por el jurado de The Self-Portrait Prize, 2021, de la Ruth Borchard Collection, de Londres, que integra un conjunto de autorretratos que pertenecieron a la escritora británica.

    Toda la actividad encaminada a la difusión de su trabajo, no impide la investigación y el estudio que habitualmente viene desarrollando acerca de nuevas aplicaciones de materiales, su comportamiento y resultados. Y a esa tarea, a la creación escultórica en la que prima el carácter geométrico, se suma la practica del dibujo, de la pintura, aunque, sin duda, a Ferreiro Badia se le identifica como escultor, y en Galicia, quedan numerosas muestras de sus actuaciones en el espacio público, siempre reveladoras de la amplitud de registros, de la capacidad para acometer diferentes formatos.

    30 ago 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.