Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
14:12
h

“Pablo Iglesias tiene alma de agente secreto, de espía”

Fernando Jáuregui (Santander 1950) es un veterano periodista y escritor que presume de haber escrito más de doce mil artículos y una treintena de libros en sus cincuenta años como profesional de la información. Su último libro, La Ruptura (editorial Almuzara) es, dice, “el que más esfuerzo y dolor me ha costado: ahí está medio siglo de la historia de España, en el que he ejercido como mirón, como verso suelto; y luego eso, la ruptura con casi todo lo que había sido nuestra vida hasta el 6 de enero pasado. Menudo semestre nos trajeron los reyes magos... y lo malo es que no parece que el horizonte del medio año que nos queda vaya a ser muy alentador”.

En la contraportada dice que su libro le costará el exilio. Hombre, no será para tanto...

No, claro, es una especie de broma entre la editorial y yo. Pero reconozco que, sin haberlo pretendido demasiado, parece que he pisado algunos callos con las cosas que cuento y que algunos querían silenciar. Ya se sabe que noticia es todo aquello que alguien no quiere que se publique. Y no son estos los mejores tiempos para la libertad de expresión, la verdad. Ni para las demás libertades. De hecho, no son estos los mejores tiempos que recuerdo haber vivido, en general.

¿A quién cree que molesta especialmente ‘la Ruptura’?

Bueno, hago un retrato no muy complaciente de la llamada “clase política”, de quienes han sido presidentes del Gobierno y de mis relaciones con La Moncloa. Narro algunos episodios de abierta censura contra algunos periodistas –yo entre ellos—, vetados por el poder político como tertulianos, por ejemplo. Y lamento decir que Televisión Española siempre ha estado muy solícita ante tales vetos. Siempre o, para ser justos, casi siempre.

Pero sigue sin contestarme acerca de quién desearía exiliarle a usted.

Ya digo que tanto como exiliarme... Pero qué duda cabe de que a un personaje tan pagado de sí mismo como el vicepresidente Pablo Iglesias, increíble que haya escalado hasta donde está, no le habrán gustado nada algunas anécdotas. Suponiendo, claro, que llegue a enterarse de lo que el libro dice.

Que se enterará...

Él presume de estar muy bien informado. Pablo Iglesias tiene alma de agente secreto, de espía de novela de Le Carré. Quizá por eso tenía tanto interés en mantener una conexión orgánica con el CNI. Se enterará, sí, y desde luego su ya escasa simpatía por mí no se acrecentará. Que Dios me pille confesado, jaja.

Si el vicepresidente está en el organismo de control de los servicios secretos será porque el presidente lo ha autorizado.

Sí, y eso que Pedro Sánchez dijo que no podría dormir teniendo a Pablo Iglesias en el Gobierno. Pues ahora se han convertido en extraños compañeros de cama, como decía Churchill de los políticos. Hay quien dice, con evidente exageración, que Iglesias hace y deshace a placer en el Gobierno. Yo creo que acabarán tarifando. Y será la cuestión de la monarquía la que propicie la ruptura.

¿No será usted de los que creen que Pedro Sánchez quiere ser presidente de la Tercera República, como dice algún importante colega?

No, claro que no. Sánchez no puede traicionar su promesa de defender esta Constitución, que es, claro, monárquica. Se sentirá más o menos republicano, pero sabe que, si propicia esa traición, España acabará gobernada durante muchos años por una derecha dura.

¿Ah sí? ¿Cree usted que los españoles son monárquicos?

Ni tampoco republicanos. Aunque forzoso sea decir que algunas revelaciones sobre actividades, ejem, ‘financieras’ de Juan Carlos I ayudan poco a Felipe VI, que es uno de los mejores reyes de la Historia de España, por más que, desde luego, su reinado, hasta ahora, está consistiendo en seis años de auténtico ‘via crucis’. En el libro cuento que he tenido ocasión de tratar algo a don Felipe –le hice la primera entrevista, cuando cumplió dieciocho años- y pienso que podrá llegar a una etapa de ‘felipismo’ como su padre la tuvo de ‘juancarlismo’. Pero me parece que el rey no está demasiado bien asesorado. No soy quién para dar consejos, pero le falta algo de cercanía a la gente que sufre, al ciudadano de a pie.

¿Llegará a reinar doña Leonor, la Princesa de Asturias?

Me gustaría poder decir rotundamente que sí. Pero no puedo decirlo. Estamos, ya digo, ante una tormenta perfecta. Casi todo lo hemos, lo han, roto. La ruptura perfecta. Ahora ¿cómo pegar los trozos?

23 jun 2020 / 20:48
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.