Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 29 noviembre 2022
10:35
h

Pequeños gestos para cambiar el mundo

Visto lo visto, la cosa está como para darle un telefonazo a Jeff Bezos, el multimillonario fundador de Amazon, y pedirle que nos lleve en su New Shepard a dar una vuelta larga por el espacio a ver si mientras tanto las cosas se calman un poco, porque lo que es la tierra ahora mismo se está quedando hecha un asco. Vaya, que no hay más que darle un vistazo al periódico cada mañana para comprender por qué Bezos, que viajó en julio 11 minutos con su hermano Mark, la pionera de la carrera espacial Wally Funk, y el estudiante Oliver Daemen, está empeñado en impulsar el turismo espacial, habida cuenta de cómo se está poniendo lo de vivir en este planeta.

A los efectos de la pandemia, que sigue arrojando cifras de incidencia diaria y patologías varias derivadas de la fatiga y el hartazgo generalizado, amén de una crisis económica importante, se suman las guerras y los desastres naturales. Sí, en plural, porque aunque últimamente solo se escuche hablar de Rusia y de Ucrania, así está también Siria, que lleva luchando desde 2011; y Yemen, uno de los países más pobres del mundo; y Afganistán, y la República Democrática del Congo, cuya guerra comenzó en el año 1996 y todavía perdura, y los conflictos en Pakistán, Irak... sin olvidar las inundaciones, terremotos, volcanes, filomenas y hasta polvo sahariano.

Y por si no hubiera ya bastante con todo esto, la gasolina y la electricidad se ponen por las nubes, mientras sigue subiendo el paro y baja la calidad de vida. Lo dicho, cómo para querer quedarse por aquí.

MENOS MAL QUE PARA CONTRARRESTAR LAS NOTICIAS TERRIBLES que llenan las páginas de los periódicos, se encuentran otros gestos que nos reconcilian con la humanidad. Como la de Oleg, el párroco de la iglesia de San Basilio el Grande en Yitomir, que no dudó ni un segundo en convertir la capilla en en refugio para todos los que necesitasen un techo donde comer y descansar, haciéndola más casa que nunca. O el empresario Nacho Sandoval, creador de eventos como la #fabadaday y la Ruta de La Fabada y Las Verdinas, que como cada año ha organizado para celebrarla una gran fabada solidaria preparada por alumnos del C.P.E.E Latores de Oviedo, con discapacidad psíquica con diversidad de condiciones asociadas, entregando cerca de 150 raciones a la Cocina Económica.

Pero además y dada la guerra de Rusia, para apoyar al Chef José Andrés donarán una parte de la recaudación de cada menú a Peace & Food, la campaña que desde la ONG World Central Kitchen se está realizando en la frontera entre Ucrania y Polonia para alimentar a las personas que están saliendo del país.

Una iniciativa, por cierto, a la que se pueden sumar los más de 100 restaurantes inscritos en esta edición de la Ruta que se celebra hasta el 27 de marzo en todo el mundo, y a los que esperemos que se unan muchos más. Porque a veces, pequeños gestos logran grandes cambios, y eso es maravilloso.

POR ESO MISMO, Y POR MUCHAS MÁS COSAS, ME ENCANTÓ VER el último desfile de Roberto Diz en la MBFW de Madrid, con una espectacular Dolores Couceiro desfilando poderosa, diva y emponderada. A sus 57 años, tras superar un cáncer, y con “imperfecciones en el cuerpo y arrugas en la cara”, como ella misma dice, la fotógrafa compostelana recorrió la pasarela de Ifema para mostrar a una mujer real, normal, natural y segura de sí misma, y en mi opinión con una imagen tan potente y llena de significado que no debería quedarse en el olvido.

Porque la moda no son solo tallas 36 ni chicas veinteañeras, ni la imagen de mujer perfecta tiene que ver con unos estándares de belleza que cada vez están más anticuados.

Y no se trata de volver la vista a las top de los 90 reivindicando la maravillosa madurez de Cindy Crawford, Helena Christensen y Naomi Campbell, protagonistas de la última Off White, sino de reivindicar la estilosa naturalidad de mujeres que pasan de los 50 convertidas gracias a las redes en auténticas influencers como la entrenadora personal Grece Ghanem, la escritora Sophie Fontanel, la profesora de universidad Lyn Slater o las españolas Pilar de Arce, Carmen Gimeno o Patrizia Casarini, por poner solo un ejemplo.

Mujeres emponderadas, con autoridad e influencia, que a golpe de post están cambiando poco a poco la forma de percibir el mundo de la moda haciéndolo más real sin que pierda glamour. No estaría de más que esa toma de conciencia de que las mujeres tienen la capacidad de ser dueñas de sus propias acciones y de liderar su vida, fuese en realidad capaz de provocar una transformación social; pero de las de verdad de la buena y con cero postureo.

Música de Mäbu y vino de autor en Ponte da Boga

Vuelven las presentaciones a la bodega Ponte da Boga, donde el próximo día 23 volverá a sonar la música acompañando un nuevo vino de autor. En esta ocasión la de Un Año Después, un rosado que se podrá catar en el viñedo de la Ribeira Sacra mientras se escucha un showcase exclusivo de Mäbu, el grupo que fundaronTxarlie y María Blanco Uranga, hija de los cantantes Sergio y Estíbaliz, conocidos por aquel primer Hallo. Todo apunta a que será una cita perfecta.

17 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.