Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

¿Sufres acoso laboral?

    ¿Estas notando que en el trabajo te están haciendo el vació, han dejado de hablarte, y han empezado a exigirte trabajos inútiles o te exigen plazos imposibles de cumplir? ¿Estas siendo objeto de burlas, críticas y te descalifican continuamente haciendo correr rumores sobre tu persona o tu vida personal?

    ¿Estas sufriendo violencia verbal o física, sufres amenazas o invaden tu vida privada con llamadas telefónicas anónimas? ...

    No entiendes que esta ocurriendo y piensas que la culpa es tuya. Pero eso no es verdad, lo que ocurre es que estas sufriendo mobbing.

    El acoso laboral daña tu salud física y sobre todo mental. La presión psicológica que se ejerce a través de las palabras, gestos, comportamientos, humillaciones... atentan contra tu integridad psíquica y física.

    El mobbing es un tipo de violencia que no deja señales externas pero te corroe por dentro y puede destruirte. Los síntomas que puedes sufrir van en relación con la intensidad y duración de la agresión psicológica. Pueden ir desde trastornos de ansiedad, inseguridad, depresión, irritabilidad, cefaleas, trastornos intestinales, palpitaciones, trastornos del sueño, insomnio, pesadillas, fatiga crónica, trastornos de memoria y atención, hasta el estrés postraumático, una de las secuelas más características en muchas víctimas, y que pueden destruir la vida profesional y social, y en casos graves llegar al suicidio.

    Los sectores más afectados son el sanitario, educativo, los medios de comunicación y las administraciones públicas. Y son los grupos de mayor riesgo, las mujeres mayores de 40 años que viven situaciones familiares problemáticas, así como los jóvenes menores de 30 años que carecen de un trabajo estable.

    Cuando una persona destaca y es brillante, eso es motivo de envidias y celos profesionales que pueden hacer surgir el proceso de mobbing, ya sea por competitividad, el culto al poder y al dinero etc.

    El objetivo del mobbing es controlar y dominar al otro para conseguir que abandone “voluntariamente” su puesto de trabajo, utilizando para ello el sabotaje, el aislamiento y otras “maniobras”.

    Los acosadores suelen presentar una personalidad controladora, pero son cobardes y tras sus estrategias se esconde con frecuencia un complejo de inferioridad.

    ¿Qué hacer si sufres mobbing?

    Las medidas psicoterapéuticas con estrategias específicas que ayudan a que el acosador se sienta desconcertado ante tu nueva manera de responder a sus ataques, y que te ayudan a fortalecer tu autoestima.

    Si deseas contactar conmigo, puedes hacerlo en consulta@otiliaquireza.com. Estaré encantada de poder ayudarte.

    10 nov 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.