Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 18 octubre 2021
20:29
h

Usar el manos libres reduce en un 40 % la atención al volante

Un estudio asegura que atender una llamada de teléfono o atender el WhatsApp mientras se conduce multiplica por dos la probabilidad de cometer errores

Atender una simple llamada relajada mientras se conduce no es tan inofensivo como se puede pensar. Hablar por el móvil con el sistema de manos libres reduce “drásticamente” la atención al volante en un 40 % e incrementa de forma importante la probabilidad de cometer una infracción como saltarse un semáforo en rojo.

Mantener una conversación a través de aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp mientras se conduce reduce la atención sobre la conducción hasta un 53 %, según se desprende del informe Teléfono Móvil, Cansancio, Somnolencia y Distracciones al Volante, de Fundación Mapfre, en colaboración de Adhara Research y el Instituto de Movilidad Sostenible (IMS).

La investigación incluye los resultados de un grupo de 24 conductores, la mitad cansados y con sueño, y la otra mitad, descansados (al inicio del día y tras haber dormido con normalidad la noche anterior), que se pusieron al volante de un simulador de conducción que monitorizó su actividad cerebral mientras respondían mensajes y hablaban por el sistema de manos libres.

El informe, presentado ayer por el director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Jesús Monclús, concluye que esas acciones mientras se conduce multiplica por dos la probabilidad de cometer errores graves en la conducción, como sufrir una salida de la vía, colisionar con un vehículo o atropellar a un peatón.

También apunta que atender una llamada relajada reduce la atención un 36 %, un porcentaje que sube al 40 % cuando la conversación es estresante. Así, el estudio confirmó el esfuerzo cognitivo que deben realizar los conductores, especialmente cuanto más complicada o estresante es la tarea que llevan a cabo con el móvil.

Además, el informe indica que conducir cansado y con falta de sueño reduce en más de la mitad (52 %) el nivel de atención. Los mismos conductores que iniciaron la prueba con una atención del 50 % (debido al cansancio), incrementaron su atención cuando respondieron una llamada relajada y otra estresante de tres minutos de duración. Los expertos lo denominan efecto despertar y avisan de que el efecto de la llamada puede ser peligroso.

Al contrario de lo que sucede durante las llamadas, al menos durante los tres minutos iniciales, la conversación por WhatsApp sobrepasa las capacidades de los conductores cansados y somnolientos desde el primer segundo, y su atención sobre la conducción cae un 67 %.

LAS MUJERES, MÁS PRUDENTES. Los resultados de este informe apuntan que algunos conductores, principalmente mujeres, ponen en práctica acciones de conducción más prudentes para minimizar el riesgo que genera atender una conversación por WhatsApp, como, por ejemplo, reducir la velocidad y aprovechar las detenciones de los semáforos en rojo.

Como consecuencia de ello, las conductoras acumulan menos errores de conducción que el resto y son más precavidas que ellos. Destaca, además, que los conductores mayores cometen menos infracciones, pero más errores de conducción; y que los jóvenes incurren en más infracciones y gastan más combustible, sobre todo por su estilo de conducción.

Durante la presentación del informe, Monclús aseguró que en 2003 se permitió el sistema manos libres, “una decisión adecuada con la información con la que entonces se disponía”, pero defendió que en la actualidad se debería “reconsiderar”.

“Un cerebro distraído puede funcionar bien en modo automático, cuando la demanda de atención es normal, pero no identificar a tiempo riesgos potenciales.

14 oct 2021 / 13:12
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.