Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 30 noviembre 2021
01:13
h

Próxima oficina móvil para ‘credenciales peRRegrinas’

Santiago. Ana Iglesias

Reactivadas las peregrinaciones por el Camino de Santiago, también han empezado a llegar a la capital gallega algunos peregrinos con perros. De momento, a cuentagotas, aunque los datos recogidos por la Asociación Protectora de Animais do Camiño (Apaca) son relativos, ya que como bien indica su responsable, Raquel Freiria, “este año cambiamos de local y al no estar en el Camino Francés, sino en Cacheiras, no tenemos una radiografía tan exacta de lo que pasa”.

Y es que la entidad, creada en Arzúa por ella y por Santiago Piñán en 2015, y muy popular por haber sido la promotora de la credencial PeRRegrina que se da a los animales que hayan cubierto los cien kilómetros pertinentes de la Ruta Jacobea, está iniciando una nueva etapa, que le llevará desde el próximo día 15 de agosto a tener oficina móvil.

“Tras el confinamiento nos instalamos en una casa rural de Cacheiras, donde estamos con los perros, y nuestra intención es tener una furgoneta que nos permita movernos por la ruta para estar cada día en un punto distintos del Camino para ofrecer información. También para poder desplazarnos si hay algún problema o si algún peregrino con perro nos necesita”.

“Además, nos instalaremos siempre al mediodía cerca del kilómetro cero en Santiago, en un sitio fijo que nos diga el Concello, para poder expedir la Compostela canina a las mascotas”, ya que de momento y tras el cambio de sede a la localidad vecina, los peregrinos que llegan y la solicitan se ven obligados a trasladarse al local de Apaca en coche, o a pedirles que sean los de la propia asociación los que se trasladen para atenderlos. “Nos estamos moviendo”, dicen, “quedamos con ellos y vamos tirando”.

Por ello, Raquel insiste en aclarar que “al no estar a pie de camino, los datos que tenemos son relativos, pero por el momento y desde hace un mes, está llegando más o menos uno al día. Vienen con mascarillas, precaución y por lo que nos dicen, no se encuentran más problemas que otros años, casi al contrario, quizá porque no hay tanta demanda, en los locales están siendo más flexibles con el acompañamiento de mascotas”.

“También estamos notando menos quejas que otros años, e incluso no nos está entrando ningún animal abandonado, aunque sí continúan las denuncias por perros atados con cadenas a lo largo del Camino, y hay menos adopciones que antes del coronavirus, aunque hay que tener en cuenta que no somos una protectora de animales al uso, y quizá eso solo nos pase a nosotros y otras asociaciones registren más”.

Empeñados en el fomento de la educación en el respeto a los animales, Apaca surgió para dar respuesta a la problemática de los animales abandonados en la Ruta Jacobea y luchar porque sea un ejemplo de convivencia entre animales y vecinos. Precisamente de este objetivo nació la credencial canina, que según Raquel es “el símbolo del reconocimiento que los dueños quieren para sus perros, porque la gente que hace el Camino con sus mascotas es porque las considera parte de su familia”.

El diploma ha conseguido convertirse además en un apoyo para la labor de la protectora, y también fomentar las adopciones, algunas tan famosas como la de Michi, rescatada por unas peregrinas japonesas que se lo llevaron a Japón, o Limón, adoptado el pasado año por los promotores del documental The Great Way, en el que aparece, y que días atrás volvió a Compostela para reencontrarse con sus salvadores de Apaca, Raquel y Santi.

Además, entre sus últimos proyectos un interesante libro, el Codex Canini, en el que dan consejos para peregrinar con animales.

04 ago 2020 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito