ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN

De las dietas milagro a los trastornos alimentarios: cómo perder peso de forma sana y sin riesgos

Las dietas milagro suelen ser muy bajas en calorías y limitan de forma extrema la ingesta de alimentos que aportan hidratos de carbono

De las dietas milagro a los trastornos alimentarios: cómo perder peso de forma sana y sin riesgos

De las dietas milagro a los trastornos alimentarios: cómo perder peso de forma sana y sin riesgos / Freepik

Rafa Sardiña

Rafa Sardiña

Según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 19% de las mujeres y el 15% de los hombres hacen dieta en nuestro país supervisada por un profesional de la nutrición.

Sin embargo, hay un gran porcentaje de españoles que quieren perder peso en poco tiempo, sin hacer ejercicio y sin supervisión médica. Y más ahora, metidos de llene en el verano y la imparable 'operación bikini'.

  • Es lo que se conoce como dietas milagro:
  • Aquellas que prometen adelgazar de forma rápida, sin apenas esfuerzo y restringiendo total o parcialmente alimentos o grupos de alimentos básicos, tales como legumbres, cereales, frutas y verduras.

El absurdo de las dietas milagro

Sin embargo, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas alertan de que “no solo no funcionan, sino que resultan peligrosas” para la salud.

Como explican estos profesionales, las dietas milagro “suelen ser muy bajas en calorías y limitan de forma extrema la ingesta de alimentos que aportan hidratos de carbono”. 

Sí es verdad que se pierde peso rápidamente, pero se debe principalmente “al agua corporal y masa muscular”. 

No obstante, produce un efecto rebote o yoyó, que es causado tras la pérdida súbita de peso en las dietas que se siguen sin control profesional y que suelen ser recomendadas a través de Internet o las redes sociales sin ningún fundamento científico.

Las dietas vegetariana y vegana se asocian a niveles más bajos de colesterol

Las dietas vegetariana y vegana se asocian a niveles más bajos de colesterol

Sarcopenia, un peligroso efecto secundario

Pero, hay un efecto secundario cada vez más habitual entre las personas que hacen este tipo de dietas, que son peligrosas y nada recomendables.

Se trata de sarcopenia, un trastorno musculoesquelético generalizado y progresivo que se caracteriza por la pérdida de masa y función muscular, y que se acompaña de una disminución del desempeño físico.

Esta pérdida de masa muscular es especialmente común en personas que viven con obesidad, “lo que conduce a problemas funcionales y metabólicos importantes”.

¿Cuáles son los riesgos de las dietas milagro?

Estas dietas milagro tienen muchos efectos secundarios para quienes las siguen. Y es que perpetúan la asociación entre salud y peso corporal, lo que aumenta el riesgo de trastornos de la conducta alimentaria (TCA). 

Desde el comienzo de la pandemia del coronavirus (más allá de otros problemas de salud mental como depresión o ansiedad), han aumentado un 50% los desórdenes o trastornos de la conducta alimentaria.

Hablamos de problemas de salud mental que afectan, sobre todo, a jóvenes y que pueden detectarse a partir de síntomas como:

A nivel emocional:

  • Inestabilidad.
  • Aumento de la irritabilidad.
  • Montaña rusa de emociones (sin saber explicar el cambio de emociones).
  • Tristeza y ansiedad.
  • Autolesiones.

Con la alimentación:

  • Aumento de la frecuencia y tiempo en el baño, sobre todo después de las comidas.
  • Ayunos repentinos y no motivados.
  • Uso injustificado de dietas restrictivas, como las dietas milagro.
  • Cambios en los gustos, como por ejemplo evitar los hidratos de carbono, las salsas que suelen acompañar a la pasta…

Con la imagen corporal:

  • Pérdida de peso injustificada.
  • Actividad física de forma compulsiva
  • Síntomas físicos como sequedad de la piel, estreñimiento, caída del pelo o pies y manos frías.

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas recuerdan que las dietas milagro “nunca son adecuadas porque instauran malos hábitos, favorecen los desequilibrios nutricionales y son insostenibles a largo plazo, que es donde deben fijarse los objetivos de los planes de alimentación saludables”.

rutas, verduras y legumbres son imprescindibles en la dieta.

Frutas, verduras y legumbres son imprescindibles en la dieta.

Efectos secundarios de las dietas milagro

  • Cansancio y apatía.
  • Déficit nutricional.
  • Incremento de riesgo cardiovascular.
  • Alteración de la función hepática y renal.

Aunque también, debido a la deficiencia en nutrientes esenciales, afecta a todos los sistemas del organismo como el nervioso, inmune, integridad de la piel… Pero, en el caso de las mujeres, puede llegar a tener efectos negativos a nivel reproductivo y emocional: baja autoestima y frustración.

¿Cómo detectar una dieta milagro?

  • Resultados rápidos y sin apenas esfuerzo.
  • Prohíbe alimentos o los restringe mucho.
  • La dieta va acompañada de algún producto específico: método, libro o, por ejemplo, un batido en concreto.
  • No está pautada por un profesional sanitario.
  • No aporta pruebas fiables de su eficacia y, sobre todo, seguridad.
Las verduras y hortalizas, claves en una alimentación equilibrada que nos permita adelgazar.

Las verduras y hortalizas, claves en una alimentación equilibrada que nos permita adelgazar.

Es el caso de por ejemplo:

  • Dieta Hollywood (hiperproteica).
  • Dieta Gourmet (plan de alimentación con alimentos naturales y sin restricciones).
  • Dieta Dunkan (proteica).
  • Dieta del Dr. Haa (sin lípidos y proteínas).

¿Se puede perder peso de forma saludable?

La respuesta es sí.

Lo primero es pedir consejo a un profesional sanitario titulado para “diagnosticar correctamente el exceso de peso y sus riesgos asociados”.

Aunque es importante no buscar una dieta, sino un cambio de hábitos alimentarios a largo plazo, para adquirirlos de manera progresiva y mantenidos en el tiempo.

  • Rechaza cualquier dieta que contenga uno o varios indicadores de que es una dieta milagro, aunque esté prescrita por un profesional (presuntamente) sanitario”.

Hay que reducir el riesgo cardiovascular asociado al exceso de peso (diabetes, hipertensión y dislipemias -alteración en los niveles de grasas en sangre-). Una buena alimentación siempre debe ser realista y estar acompañada del incremento de actividad física y hábitos de sueño saludables. 

  • “Si lo necesitas, acompaña el seguimiento del dietista-nutricionista con un tratamiento psicológico, para abordar la ansiedad, la autoestima o el estrés”.