Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 22 mayo 2022
09:31
h

Ingresa en la UCI del CHUS un joven de 23 años tras recibir la primera inoculación de ‘Pfizer’

El muchacho de Brión perdió la consciencia 48 horas después del pinchazo, según su padre/ / El paciente había sufrido una encefalitis en 2015, pero nadie le preguntó sobre la misma// Sanidade afirma que no es una contraindicación para la vacuna

Un joven vecino de Brión permanece ingresado en la UCI del Hospital Clínico de Santiago desde el pasado jueves tras recibir la primera dosis de la vacuna en la Cidade da Cultura. Responde a las iniciales de C.B.L, tiene 23 años y el Sergas lo citó para la primera inoculación el pasado martes. Su padre, muy preocupado, se puso ayer en contacto con EL CORREO para exponer su caso y advertir de los posibles efectos secundarios que el antídoto de Pfizer podría haber provocado en su hijo.

“Cuando fue a vacunarse estaba perfectamente. Es un chaval joven, fuerte, que se cuida mucho”, explica su padre, antes de apuntar que el muchacho sintió los primeros efectos pasadas unas horas. “El martes me comentó que le dolía mucho el brazo y le dije que era algo habitual durante varios días; pero el miércoles, cuando nos llamó, porque vive con la novia, nos dijo que no había pasado buena noche y que se encontraba muy cansado”. El joven “se preocupó y decidió acudir al PAC”, donde, “al comentarle que le habían puesto la vacuna, le recetaron paracetamol, y lo empezó a tomar”.

Aun así, C.B.L. no notaba ninguna mejoría. Todo lo contrario, “pasó la noche mal”, y al día siguiente, jueves, seguía “extremadamente cansado, sin fuerzas para absolutamente nada”, por lo que “su madre se empezó a preocupar de verdad y decidió llamarle cada hora durante toda la mañana para ver cómo estaba”.

Al filo del mediodía, cuando su progenitora le dio un telefonazo, “ya no era capaz de hablar, solo decía cosas sin sentido, como si perdiera la consciencia”, explica el padre, al tiempo que apunta que “en ese momento su madre llamó también a la novia para preguntarle cómo veía a su pareja. Cuando ella llegó al salón ya no se tenía en pie y apenas era capaz de hablar”.

Con esto, la familia llamó de inmediato una ambulancia, que trasladó al muchacho directamente al Clínico de Santiago. “El jueves entró por Urgencias, lo tuvieron dos horas en Críticos y luego ya lo bajaron a la UCI”, donde ayer continuaba. Su padre señala que cuando llegó al hospital “convulsionaba y entraba en coma por momentos, según nos informaban los médicos”.

Poco después le comunicaron que se trataba de una encefalitis. “Cuando les pregunto a los médicos si se puede deber a un efecto secundario de la vacuna, me responden que es una hipótesis, aunque también existen otras posibilidades”, afirma el progenitor.

Al afectado, que arrojó un resultado positivo en la prueba de coronavirus cuando se le practicó en el hospital, se le complicó el diagnóstico al detectársele también una infección en el pulmón y otras complicaciones en el organismo que obligaron a los médico a sedarle, señala su padre.

“Mi hijo había sufrido una encefalitis en 2015; pero cuando se fue a vacunar no le preguntaron por esta cuestión; ni tampoco nadie revisó su historial. Hay más casos de personas que recibieron la inyección y luego sufrieron este problema”, sostiene el padre. “Creo que deberían preguntar sobre esto en el momento que uno se va a vacunar, porque estoy seguro de que si mi hijo supiera que uno de los efectos es la encefalitis, ya no se hubiese vacunado”, sentencia.

El hombre, desolado, quiere hacer público su caso “porque creo que hay cosas que se deben mejorar. Es evidente que estamos en una pandemia y que la vacunación debe ser rápida, pero pienso que también se debería estudiar un poco el historial médico de cada paciente”, sentencia.

Consultadas por este periódico, fuentes del CHUS señalaron que “la encefalitis no es una contraindicación para la inoculación de la vacuna”, a la vez que añadieron que solo se contempla como contraproducente el pinchazo “en casos donde se hayan sufrido reacciones alérgicas graves a algún medicamento”. Sobre este caso, pidieron prudencia hasta que los médicos puedan confirmar la causa que provocó la dolencia al joven.

Descartan los expertos la relación entre la dolencia y la inoculación

“Con la evidencia científica disponible de los ensayos clínicos de la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2 contra el virus SARS-CoV-2, ninguna persona había presentado antes encefalitis luego de la aplicación de la vacuna”, señalaron las autoridades sanitarias mexicanas ante la aparición en ese país del único caso de ese tipo en una persona que había sido inoculadas. Se trataba de una mujer de 32 años, médica de profesión que, como el joven de Brión, había sufrido el mismo problema.

En España se documentó el caso de una mujer en Valladolid aunque la conclusión final fue que se trataba de una encefalitis postvacunal. Habia recibido una dosis de AstraZeneca. A raíz de estos supuestos todos los expertos coincidieron en que no existe ninguna relación entre la vacunación y la encefalitis e, insisten, como desde Saúde Pública, en la necesidad de inocularse.

Los laboratorios Pfizer-BioNTech no han descrito la encefalitis como posible efecto secundario de la vacuna y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) publicó el prospecto y la hoja de uso, documento en el que tampoco se describe este efecto adverso.

16 ago 2021 / 02:36
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito