Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 30 junio 2022
12:45
h
DISCURSOS

Premios compartidos con los compañeros de sus áreas profesionales

La mayoría de los galardonados eludió el protagonismo y recordó a sus colegas ·· La palabra ‘gracias’ fue la más pronunciada por los Gallegos del Mes

El denominador común entre los galardonados con el Gallego del Mes fue la solidaridad. Casi todos hicieron extensible su premio a sus compañeros profesionales, empleando su discurso como una forma de reivindicar a sus respectivos colegas profesionales.

La primera en caminar por esa senda fue la diseñadora Carmen Pichel, que se acordó de las fi rmas D’aquela y Acrescencia cuando agradeció el premio. “Es muy emocionante recibir este premio; quiero darles las gracias a todos los que han compartido conmigo todo este trabajo”, expuso.

El mismo tono, aunque mucho más formal, fue el empleado por los abogados Ramón Sabín Sabín y Antonio Vázquez–Guillén. El primero, que fue quien más se extendió en sus agradecimientos, recordó que él es tan sólo un “eslabón” de una cadena y trajo a su memoria a sus “compañeros de trabajo”; no sin antes realizar una mención al apoyo recibido por parte de la Administración en su lucha judicial defendiendo los derechos de las cofradías afectadas por el vertido del Prestige.

Vázquez–Guillén también se acordó de la Xunta en su turno, El público que asistió a la gala completó el aforo del Auditorio de Galicia, como en ediciones anteriores de esta celebración así como de su compañero Óscar García Maceiras. En su opinión, de esa catástrofe “tiene que surgir algún efecto constructivo” para paliar sus dramáticas consecuencias. Con todos los que lo sostuvieron con su trabajo quiso compartir su premio.

Elías Rodríguez Varela fue el encargado de añadir una dosis de retranca a la velada, cuando quiso elogiar a su “maestro” Celso Currás. “Me hizo sentir el orgullo de ser gallego cuando era difícil y de ser español, ahora que parece que no está muy de moda”, contó.

Además, como Touriño, realizó una mención especial a Feliciano Barrera, a quien calificó como “un hombre a imitar”.

Quizás el momento más emotivo fue el protagonizado por Mar Capeáns Garrido. Tras explicar el funcionamiento del grupo científi co en que trabaja para “entender la materia”, incidió en la importancia de premiar a una mujer en el ámbito científi co. Por ello, dedicó su distinción a su madre, a su hermana y a su hija, momento en que se le quebró levemente la voz.

También se acordó de su familia el oftalmólogo José Pérez Moreiras por “soportar mis noches en vela”. Ese esfuerzo es el mismo realizado por muchos médicos, por lo que quiso extender su mención a todo el colectivo. “La cirugía es un arte que se crea con imaginación y las manos hacen realidad el pensamiento”, concluyó.

José Mora subió al escenario y su ronda de agradecimiento fue una de las más breves. De nuevo, imbuido por el espíritu que impregnó la velada, dijo: “Este premio es extensible a mis colaboradores, y para todos los científi cos en general es un estímulo”. Por ello, aprovechó para pedir más apoyo gubernamental al ámbito científi co.

Sonrisa delatora

El decano de la Facultade de Económicas, Jaime Barreiro Gil, mostró una alegría contenida, aunque no oculta, cuando se colocó frente al micrófono. En su opinión, siempre existe alguien con más méritos para ser premiado. Sin embargo, su sonrisa le delataba: “La verdad es que estoy encantado y lo que menos me apetece es disimularlo”.

Igual de contentos, pero visiblemente nerviosos, se mostraron Carlos Asorey y Carmen Eixo, propietarios del club de jazz compostelano Dado Dadá. “Muchísimas gracias a nuestros clientes, que hicieron que estemos aquí; les dedicamos el premio”, dijo ella.

Miguel Anxo Fernán Vello no pudo asistir y en su lugar acudió su hermano Fidel, quien mantuvo la complicidad y la amistad del primero con Francisco Pillado, con quien compartía galardón. “Siempre recibí un trato exquisito por parte del Grupo Correo Gallego y lo valoro”, dijo.

Mejores metas

Los ciclistas Óscar Pereiro y Marcos Serrano fueron parcos, pero también se acordaron de sus compañeros en el pelotón. “Es un galardón para todos los deportistas”, dijo Serrano antes de que Pereiro confi ase en que “esto nos dé más fuerzas para continuar con mejores metas”.

La brevedad fue la nota en común de los agradecimientos del cocinero Marcelo Tejedor y del artista Antón Lamazares. El primero se acordó de sus compañeros de fogones y dedicó su premio “a toda la profesión”, pero, sobre todo, a sus clientes “que tuvieron la paciencia de darnos su confi anza en un acto tan íntimo como es comer”.

Por su parte, Lamazares entendió el reconocimiento de su carrera como un apoyo a la pintura y a todos los que tratan de plasmar sus inquietudes sobre un lienzo.

Otro punto en común entre los galardonados fue una mención especial al jurado que propició su presencia en un acto como el de ayer.

EL AUSENTE

Fernán Vello no pudo llegar a tiempo

Fidel Fernán Vello subió al escenario para recoger el premio que había recibido su hermano, el escritor Miguel Anxo. “Venía de Münich, pero no le ha dado tiempo de llegar”, se excusó. Fue la única ausencia entre los premiados y la motivación fue ajena a la voluntad del poeta.

A punto estuvo de no ser la única, pues el acto comenzó con la ausencia de Antón Lamazares en los asientos de los premiados, verdaderos protagonistas de una velada que volvió a reunir en Compostela a gran parte de la sociedad civil gallega.

Lamazares, según dijeron, estaba de camino desde Vigo y, de hecho, se incorporó al acto a los pocos minutos de que éste se hubiese iniciado.

También se hizo mención, además de al editor del diario Feliciano Barrera, al doctor Sixto Seco, fallecido el año pasado y uno de los principales impulsores de unos galardones que Fidel Fernán no dudó en asegurar que se mantienen al mismo nivel que cualquier otro galardón entregado en otras comunidades autónomas. “Pero éstos son para nosotros, los gallegos”, apuntó.

LAS FRASES

Mar Capeáns:

“En mi ámbito hay pocas mujeres; se lo dedico a mi madre, a mi hermana y a mi hija”

Elías Rodríguez:

“Feliciano Barrera es un hombre a imitar por parte de todos nosotros”

Jaime Barreiro Gil:

“Es una maravilla sentirse estimado. Los amigos son necesarios para sobrevivir”

Marcelo Tejedor:

“Dedico el premio a los clientes que tuvieron la paciencia de darnos toda su confianza”

04 dic 2020 / 10:22
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito