Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 30 noviembre 2022
21:15
h

Tenacidad, éxito y apego a la tierra definen a estos Gallegos del Año

Su magnífico trabajo en las diferentes áreas en las que desempeñan su actividad profesional permite a Galicia presumir y compartir con ellos sus grandes logros

Comparten el éxito alcanzado en sus diferentes profesiones y tienen en común el orgullo con el que ejercen de gallegos en sus respectivas actividades. Son los premiados mes a mes con los Gallegos del Año en esta vigésimo quinta edición.

Distinguido en noviembre, el investigador del Ciqus José Luis Mascareñas agradeció que "o Grupo Correo teña sempre demostrado unha sensibilidade especial coa ciencia, sobre todo coa feita por galegos".

Tras considerar que "Galicia forma parte do meu patrimonio xenético e é, xunto coa miña familia, a referencia emocional fundamental na miña carreira", dijo que "temos que aspirar a unha sociedade galega na que os valores da honestidade, o esforzo, a solidariedade, a imaxinación e a capacidade crítica se impoñan aos da especulación, o clientelismo, a pasividade e a desidia".

José Sierra, presidente de Urovesa, quiso compartir su galardón de diciembre con su familia, "por su incondicional apoyo y por soportar los sacrificios familiares que requiere un proyecto empresarial", y mostró su reconocimiento "a los socios, a los empleados y a todas las personas que directa o indirectamente me ayudaron en la andadura de Urovesa".

En nombre de la saga familiar de los Domínguez, premiada en enero, fueron Adolfo Domínguez y su hija Adriana los encargados de recoger una distinción también extensible a Tiziana y Valeria Domínguez, y que el diseñador aceptó con el compromiso de llevar su compañía a todos los rincones del planeta.

Adriana Domínguez recordó el papel pionero de sus padres, y dijo que "si hoy estoy aquí es por ser gallega, por esa energía para trabajar que nos caracteriza y que nos lleva a hacerlo lo mejor posible y salir al mundo".

Atleta y fisioterapeuta, Susana Rodríguez Gacio quiso compartir su Gallego del Año de febrero con su familia porque "supo interpretar la diferencia como una cualidad más", y confesó que si bien "tener una deficiencia visual grave es un problemón y uno se pregunta qué puede hacer", añadió que "me respondo haz lo que puedas, donde estés y con lo que estés porque las oportunidades no las tiene que dar la sociedad sino nosotros".

Gallego del Año en marzo, el presidente y consejero delegado de Inversiones Finisterre y de Supervisión y Control, Amador de Castro, aseguró que "un proyecto empresarial necesita unos valores y unos principios", y subrayó que pensar en los jóvenes discapacitados que participan en su plan "son nuestro mejor estímulo".

Invitó a compartir escenario con él a uno de los participantes en dicho programa, José Manuel Areosa, quien señaló que "la empresa creyó en nosotros, demostramos que somos capaces y pido a todos que crean en nosotros".

Diego Murillo y su hija Guadalupe, presidente de AMA y directora general de Conservas Pescamar, respectivamente, fueron distinguidos en abril. Distinción que Diego Murillo consideró como "la más importante que he recibido a lo largo de mi ya intensa y dilatada vida". Una vida plagada de recuerdos "nesta Galicia que me acolleu e que deu todo o que son, e onde desexo que queden os meus restos cando a miña andadura vital acabe".

Mención especial tuvo para su familia, recordando el ejemplo de su padre, médico rural, "de lo que es el trabajo solidario, la responsabilidad y la generosidad", y su madre, que le enseñó "lo que es la constancia, el coraje, la ilusión, la honestidad, algo que entre mi mujer y yo hemos sabido inculcar a nuestros hijos".

Lupe Murillo, que tuvo un recuerdo para el periodista Enrique Beotas, aseguró que "el ejemplo de trabajo, constancia, dedicación, honestidad, lealtad y rigor en todo lo que hago se lo debo a mis padres, ambos extremeños que se quedaron en Galicia", y deseó a los asistentes que "seáis felices devolviendo a Galicia un poco de todo lo bueno que nos ha tocado vivir".

El presidente del Deportivo, Tino Fernández, premiado en mayo, se mostró "orgulloso de ver a tanto crack", y tras definirse como "deportivista, coruñés y gallego", proclamó "Forza Dépor y siempre, y con mucho orgullo, Forza Galicia".

La científica Marisol Soengas, distinguida en junio, pidió a las autoridades "que apoyen la investigación y la innovación", y agradeció a sus padres "haberme enseñado que desde una aldea pequeña de Galicia se puede hacer mucho trabajando por ella".

Los regatistas Pedro Campos y Fernando Echavarri, Gallegos del Año en julio, destacaron su compromiso con Galicia a través del deporte.

Emilio Pérez Nieto, presidente de la empresa Pérez Rumbao S.A., distinguido en agosto, agradeció la labor "de los que están en la penumbra, mi familia y mis amigos", y también al Grupo Correo Gallego porque "cada día nos invita a participar en una acción social en nuestro entorno".

Institución educativa de referencia, el colegio Manuel Peleteiro fue reconocido en septiembre, un premio que recogió su director, Luis Peleteiro, comprometiéndose a dar "lo mejor de nosotros mismos para que nuestros alumnos puedan contribuir e implicarse en la conquista de una sociedad más justa y avanzada, en la que todos podamos acceder a una vida plena y feliz".

24 oct 2014 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito